Parishes | Schools | Priests | Masses |
More in this section MAIN MENU

Un año para la historia

Estudiantes de la clase 2020 y sus profesores enfrentaron la 'nueva normalidad' con mucha creatividad e imaginación

English Spanish

MIAMI | Las perspectivas para la clase de 2020 parecían sombrías a mediados de marzo, cuando se cancelaron las clases presenciales. A medida que la cuarentena por el coronavirus se extendía desde abril hasta mayo, la desolación se solidificó al terminar el año escolar: no habría baile, ni viajes de graduación, ni se caminaría por el escenario con toga y birrete para recibir un diploma.

El mundo vivía tiempos sin precedentes, y los estudiantes y profesores se vieron obligados a adaptarse prácticamente de la noche a la mañana: enseñar y aprender a través de Zoom y otras plataformas de videoconferencia y reunirse con los amigos sólo a través de las pantallas.

Fotógrafo:

Los adolescentes se adaptaron mejor al nuevo modo de aprendizaje. Los padres con niños pequeños y sus maestros tuvieron grandes dificultades para lograr que los niños se mantuvieran concentrados y aprendieran sus lecciones sin la presencia física de los maestros.

Nada en la memoria colectiva había preparado a nadie para tal momento. La clase de 2020 — tanto los alumnos de octavo grado en las escuelas parroquiales como los de último año en las escuelas secundarias — pasaría a la historia.

Y de hecho lo hicieron. Pero no por lo que se perdieron. La pandemia desató una ola de creatividad en los profesores y administradores arquidiocesanos, una muestra viral de imaginación y afecto que trascendió el distanciamiento físico —e irónicamente, hizo que la graduación fuera aún más memorable para la clase de 2020.

No fue una ceremonia larga y formal con oradores principales cuyos nombres y palabras serían olvidados en una semana. No hubo una sola ceremonia, de hecho, hubo una serie de ruidosas y coloridas celebraciones.

Casi todas las escuelas celebraron eventos de paso —el equivalente de una fiesta en la “nueva normalidad”— donde los padres y los estudiantes, con sus vehículos engalanados con globos, carteles y pancartas, pasaron frente a grupos de profesores “enmascarados” y repartiendo regalos.

Algunos maestros y administradores fueron a las casas de sus estudiantes para dejar carteles en el césped elogiando a la clase de 2020, además de los tradicionales distintivos de graduación, anuarios y otros recuerdos.

Las Hermanas del Inmaculado Corazón de María, que administran Our Lady of Lourdes Academy, anunciaron los nombres de las dos mejores estudiantes de la clase en vivo, a través de Instagram y Facebook, visitándolos en sus casas para sorprenderlos con la noticia. (https://www.instagram.com/p/B_p6GX6HaWm/). Repitieron el proceso para anunciar a los ganadores de otros premios académicos y deportivos.

La Escuela Secundaria Immaculata-La Salle honró a sus graduados con un nuevo mural frente al campo de deportes (https://www.facebook.com/ILSroyals/videos/2735171566710648/). La Escuela Secundaria Msgr. Edward Pace organizó una graduación en auto. La Secundaria Archbishop Coleman Carroll celebró su ceremonia al aire libre, con los estudiantes enmascarados y debidamente distanciados y los padres mirando desde sus automóviles.

Los profesores de educación física se convirtieron en estrellas de los medios sociales al impartir sus clases a través de Zoom, utilizando objetos de la casa como equipos para ejercitarse. Los estudiantes también superaron el aburrimiento del encierro siendo creativos: hicieron máscaras y los lazos que las unen, hicieron tarjetas de felicitación para los trabajadores de la salud, e incluso hicieron un video musical.

Mantenerse al día con las explosiones de alegría y creatividad no ha sido fácil. Los periódicos arquidiocesanos trataron de cubrir todo lo que se pudo e incluirlo en esta edición de graduación de junio de 2020.

Aún no está claro si las clases presenciales se reanudarán en septiembre. Lo que es seguro es que la clase de 2020 experimentó un año para recordar. Hicieron historia mientras vivían tiempos sin precedentes.

Que las lecciones de los últimos tres meses los preparen para enfrentar cualquier desafío que el futuro les ponga en su camino. Y que continúen haciendo historia utilizando sus innumerables talentos para crear otra “nueva normalidad” — de unidad, justicia, solidaridad y paz.

Latest News

Feature News

School News

Sports

Columns

Homilies