Parishes | Schools | Priests | Masses |
More in this section MAIN MENU

Fallece el Hno. Richard DeMaria, de 78 años

Sirvió como director y superintendente de escuelas, y escribió un blog sobre su 'viaje a la muerte'

English Spanish

MIAMI | El Hno. Richard DeMaria, que relató su “viaje a la muerte” en cartas mensuales a sus amigos, compañeros de los Hermanos Cristianos de Edmund Rice, y en el blog de Let's Talk, de la Arquidiócesis, ha fallecido.

El ex superintendente de escuelas de la Arquidiócesis (1998-2010) falleció en paz el 20 de junio en el hogar de ancianos de St. Cabrini, en Dobbs Ferry, Nueva York. Su hermana, Joann Mulqueen, compartió la noticia a través de un correo electrónico con el mismo grupo al que él se había dirigido desde que le diagnosticaron la ELA, también conocida como enfermedad de Lou Gehrig, en 2016.  

El Hno. Richard DeMaria, nacido el 25 de junio de 1942; profesó sus primeros votos el los Hermanos de las Escuelas Cristianas de Edmund Rice en 1960; murió el 20 de junio de 2021.

Fotógrafo: COURTESY PHOTO

El Hno. Richard DeMaria, nacido el 25 de junio de 1942; profesó sus primeros votos el los Hermanos de las Escuelas Cristianas de Edmund Rice en 1960; murió el 20 de junio de 2021.

“No hubo ningún trauma ni drama, simplemente falleció en paz”, escribió Mulqueen. “Continuaba de buen humor, seguía comiendo y recibía muchas, muchas visitas. Continuaba comunicándose con sonrisas, con sus ojos, y moviendo la cabeza en respuesta a las preguntas”, expresó.  

Quienes le conocieron recuerdan su bondad, su sonrisa constante, y su genialidad. Era licenciado en ciencias, orientación y administración de la educación, así como doctor en teología, y colaboraba con artículos en publicaciones especializadas. 

Su profundo compromiso con la educación católica, y especialmente con la educación de los pobres y los marginados como única manera de “cambiar el mundo y cambiar a la gente”, le trajo a Miami en 1993 para servir como director de Archbishop Curley-Notre Dame, una escuela secundaria del centro de la ciudad con un pasado histórico y un futuro incierto. (Se fusionó con la escuela secundaria de Msgr. Edward Pace en 2016). 

En 1989, abandonó la “torre de marfil” del Iona College en New Rochelle (Nueva York), donde había desempeñado diversos cargos, entre ellos el de rector durante 18 años, para trabajar con los trabajadores agrícolas inmigrantes en la Diócesis de Venice (Florida). 

A los 68 años, después de su etapa como superintendente aquí, se convirtió en misionero, y trabajó con las casas de formación de los Hermanos de las Escuelas Cristianas en Sudáfrica y Kenia, donde tuvo “un gran impacto en la formación de los jóvenes que se unieron a nuestra congregación en África”, según su colega, el Hermano Patrick Sean Moffett, que sucedió al Hno. Richard como director en Curley-Notre Dame. 

El Hno. Richard explicó su decisión de ir a África de esta manera: “Me doy cuenta de que me he acostumbrado a vivir una vida de comodidad, gracias a la generosidad de los demás. Me doy cuenta también de que me he acostumbrado a tener influencia. Vivir en un lugar en el que no tendré ni posición ni influencia ni importancia, y en el que no dispondré de muchas comodidades, será difícil, sin duda... 

“Lo espero no porque sea masoquista, sino porque soy un cristiano que cree que después de la muerte, siempre viene una nueva vida. En este momento de mi vida, necesito que me estiren, que me desorienten, que me deshagan, para que pueda surgir una nueva fuerza y sabiduría. Tengo la esperanza de que mi experiencia como un 'forastero en tierra extraña' dé lugar a una persona que tenga una mayor capacidad de asombro ante la belleza, la verdad y el bien. Estoy ansioso por empezar a experimentar este proceso de purificación”. 

Utilizó palabras similares al describir cómo encaraba la enfermedad. En el blog de Let's Talk, donde habló por primera vez de su diagnóstico de ELA, escribió: 

“Lo que me sorprende es lo tranquilo que estoy ante el futuro. Esta calma no es el resultado de la ignorancia sobre cómo esta enfermedad quita lenta pero inevitablemente todas las capacidades hasta que uno muere... ¿Qué produce esta calma en mí?  Mi fe en el dicho de que Dios nunca nos envía una cruz sin la gracia de soportarla. Mi experiencia en la vida siempre ha demostrado que eso es cierto, y por eso confío en que, de una forma u otra, desarrollaré, a lo largo de mi vida, la humildad necesaria para aceptar la pérdida segura inevitable de fuerzas y capacidades. También espero que esto me lleve a una experiencia más profunda de unidad con mi Dios de las sorpresas”.  

“Aceptó con gracia su enfermedad”, afirmó el Hermano Cristiano Jim DePiro, que vivió con él en Miami durante 10 años. “(Yo) admiraba cómo dejó su puesto en Iona y se mudó a los márgenes en Bonita Springs (Florida)... Una de sus mayores virtudes era su capacidad de reírse de sí mismo”. 

Hope Sadowski, asistente administrativa del Departamento de Escuelas, que trabajó con el Hno. Richard durante sus 12 años como superintendente, compartió la noticia de su fallecimiento en un correo electrónico a los directores escolares de la Arquidiócesis y a los empleados del Centro Pastoral.  

“Tuve el privilegio de recibir estos blogs que estaban llenos de mensajes espirituales de alguien cuya fe lo sostuvo durante este tiempo”, escribió Sadowski. “Ahora finalmente está en paz y conoce todas las respuestas (a sus preguntas) durante este tiempo difícil”. 

El Hno. Richard nació el 25 de junio de 1942 en Wadsworth, Ohio. Ingresó en el juniorado de los Hermanos de las Escuelas Cristianas de Edmund Rice en agosto de 1958, en el noviciado en 1960, y profesó sus primeros votos en septiembre de 1961. 

En 2019, sus blogs sobre la vida con ELA obtuvieron el tercer puesto entre los blogs de religiosos/clérigos por la Asociación de la Prensa Católica de Estados Unidos y Canadá. En 2010, recibió el premio Lumen Christi (Luz de Cristo) otorgado por el Gremio de Educadores Católicos de la Arquidiócesis. 

La misa fúnebre se celebró el 26 de junio en la iglesia de Holy Family, en New Rochelle, seguida del entierro en el cementerio de los Hermanos Cristianos en West Park, Nueva York. 

Además de su hermana Joann Mulqueen, le sobreviven otras dos hermanas, Betty Jane Sobon y la Hermana Gail DeMaria, de la Congregación de las Hermanas de San José de la Paz; el esposo de Mulqueen, John; cinco sobrinas y sobrinos; y seis sobrinos-nietos. 

Comments from readers

Carlota E. Morales Ed. D. - 06/23/2021 07:34 PM
It was with a heavy heart that I received the news that Brother Richard had passed away, A myriad of good memories came into my mind as I clearly remembered his tenure as superintendent of schools. I especially recall his spirit of service to those who needed him. He was instrumental when we first established the Padre Pio Program at St. Agatha School. His commitment to those who needed him was well known to all. You will always be remembered for your compassion to all. May you rest in peace. Carlota E. Morales, Ed. D. Retired principal
FRANK Sherlock - 06/23/2021 01:03 PM
Thank you so much for this touching reminder about the heart and soul of this wonderful man. He was deeply touched by his years in the Miami diocese. This is a fitting tribute to a man who continued to grow in his love of God through his illness. His blogs were an inspiration for those of us who received them.

Latest News

Feature News

Parish News

School News

Columns

Homilies