Parishes | Schools | Priests | Masses |
More in this section MAIN MENU

Historias de peregrinos de la Jornada Mundial de la Juventud

Los sudfloridanos que viajaron a Panamá comparten sus momentos 'Kairós'

English Spanish

MIAMI | La experiencia de Carmen Hilburn en la Jornada Mundial de la Juventud giró en torno a la ciudadanía, tanto física como espiritual.

La maestra de la escuela de la Catedral St. Mary viajó a Panamá en enero con 145 miembros del Camino Neocatecumenal de Miami y Orlando. Hilburn nació en Panamá, pero no sabía nada más. Hija de un teniente coronel retirado del ejército de los Estados Unidos, vivió en ocho ciudades diferentes y cuatro países antes de establecerse en Miami el año pasado.

“Qué mejor razón que ir en peregrinación de regreso al lugar donde nací”, dijo. No se concretó el viaje a la JMJ en Cracovia, Polonia, en 2016. Parecía que Panamá también iba a fracasar hasta que se unió a la comunidad Neocat de la parroquia St. Kieran, en Miami.

“Literalmente, me uní a la comunidad y una hora después recibí la llamada de que podía ir a Panamá con ellos. Ya había renunciado a Panamá, pero Dios lo hizo posible”, dijo Hilburn, de 26 años, quien enseña a los estudiantes de cuarto grado.

Su primera impresión fue al llegar. A la espera de la autorización de inmigración, un agente le preguntó: “¿Qué haces en esta fila? Tú naciste aquí. Eres una ciudadana”.

“Dato curioso”, pensó, y continuó disfrutando de las vistas y los sonidos, las oraciones y la catequesis, la presencia y las palabras del Papa Francisco en la JMJ. “Todo es hermoso, pero nada de esto es realmente sintetizador”, recordó.

Luego, el domingo 27 de enero, después de una agotadora caminata de seis millas desde la Misa papal, y más caminatas por los lugares históricos de la Ciudad de Panamá, mientras ella y las cuatro niñas que ella acompañaba se sentaron a comer un arroz con pollo casero, la charla en la mesa giró hacia el protestantismo.

“Mi papá era un converso”, dijo Hilburn. Fue entonces cuando se dio cuenta de que Panamá representaba mucho más que su lugar de nacimiento físico. Su padre nació en Carolina del Norte, pero se convirtió al catolicismo en Panamá, después de conocer a su madre, originaria de la República Dominicana, que fue confirmada en Panamá. Sus padres también se casaron allí. Ella había sido bautizada allí.

Las maestras de la escuela de la Catedral St. Mary, Carmen Hilburn (izquierda) y Anita Tharayil se tomaron esta rápida selfie después de encontrarse en medio de la multitud, en el Campo San Juan Pablo II, donde el Papa Francisco y los peregrinos de la Jornada Mundial de la Juventud celebraron una vigilia vespertina el 26 de enero y la Misa dominical el 27 de enero.

Fotógrafo: COURTESY

Las maestras de la escuela de la Catedral St. Mary, Carmen Hilburn (izquierda) y Anita Tharayil se tomaron esta rápida selfie después de encontrarse en medio de la multitud, en el Campo San Juan Pablo II, donde el Papa Francisco y los peregrinos de la Jornada Mundial de la Juventud celebraron una vigilia vespertina el 26 de enero y la Misa dominical el 27 de enero.

“Si todas estas cosas sucedieron en Panamá, eso significaba que no sólo nací aquí físicamente, sino que toda mi historia de salvación comenzó en Panamá”, dedujo Hilburn. “Así que empecé a llorar.”

La JMJ finalmente la había impactado personalmente. Un amigo sacerdote lo describió más tarde como un momento Kairós, cuando el tiempo humano — Cronos— se encuentra con el tiempo de Dios —Kairós.

“El Señor permitió que todo esto sucediera para que yo pudiera ser testigo y darme cuenta de su tiempo y el mío en mi historia de salvación. Fue demasiado para definirlo en palabras”, dijo Hilburn. “Si Él puso todas estas cosas en mi camino para que yo pudiera ser testigo de esto, y yo no hice nada para conseguirlo, y yo no hice nada para merecerlo, ¿qué hará por mí cuando realmente me dedique a Él?”



Rezando a San Antonio

La amiga de Hilburn y también maestra de la escuela de la Catedral St. Mary, Anita Tharayil, también asistió por primera vez a la Jornada Mundial de la Juventud, pero con otro grupo, Juventud de Jesús. Tharayil, de 25 años, que enseña a niños de tercer grado, es miembro de la iglesia Syro- Malabar St. Jude Knanaya, en Fort Lauderdale.

“Siento que fui en el momento más inconveniente de mi vida”, dijo la profesora de primer año, añadiendo que tiene la suerte de trabajar en una escuela católica que le permitió tomarse un tiempo libre. “Había deseado ir antes, pero nunca pude”.

Su momento Kairós ocurrió el sábado, en el parque donde los peregrinos se reunieron para la vigilia vespertina y la Misa dominical con el Papa. Ella esperaba ver a Hilburn en algún lugar de la ciudad, pero no había sucedido, y la comunicación por texto o teléfono había sido difícil. “Seguí rezando al Señor, realmente quiero ver a Carmen.

Y rece una oración a San Antonio. Sabía que Carmen no estaba perdida, pero...” En cinco minutos, la vio. “Estaba impresionada”, dijo Tharayil. “No dejaba de gritar su nombre. Nos tomamos esa foto y nunca nos volvimos a ver”.

El mensaje que la impactó gira en torno al tema de esta JMJ: El fiat de María, o el sí, a Dios. “A esta niña se le confió la salvación del mundo. Esa es la imagen que sigue viniendo a mí”, dijo Tharayil. “No olvidar al Señor y seguir diciendo que sí.”


“Fue mágico’’

Izzy Rennella, arriba a la derecha, quien fue con un grupo de la iglesia Little Flower, en Coral Gables, posa con su compañera peregrina de Miami, Gabriella Mora, de la parroquia Blessed Trinity, en Miami Springs, después de llegar al parque donde se realizaron la vigilia vespertina y la Misa con el Papa Francisco, el fin de semana del 26 y 27 de enero.

Fotógrafo: COURTESY

Izzy Rennella, arriba a la derecha, quien fue con un grupo de la iglesia Little Flower, en Coral Gables, posa con su compañera peregrina de Miami, Gabriella Mora, de la parroquia Blessed Trinity, en Miami Springs, después de llegar al parque donde se realizaron la vigilia vespertina y la Misa con el Papa Francisco, el fin de semana del 26 y 27 de enero.

A los 19 años, Izzy Rennella es una veterana de la Jornada Mundial de la Juventud. Cuando tenía 16 años, fue a la JMJ en Cracovia con un grupo de su parroquia, Little Flower, en Coral Gables. Fue de nuevo este año, pero esta vez con su madre, de 66 años.

“Fue realmente especial, porque ella es básicamente la que me mostró la fe y me enseñó a rezar”, dijo Rennella, ahora estudiante de primer año en Miami-Dade College.

Rennella también se hizo cargo de @CatholicMiami, la cuenta de Instagram de la Arquidiócesis; compartió videos y fotos de su experiencia con los católicos del Sur de La Florida. Se veía emocionada. “Es mágico”, dijo después. “Te das cuenta de que no eres la única fanática de Jesús”.

Participar por segunda vez no disminuyó el impacto. “Fui con el único propósito de crecer en mi fe. Porque Polonia encendió esa chispa en mí y ahora quería hacerla más grande. Y Panamá la hizo 10 veces más grande”, dijo Rennella.


Muerte y renacimiento

El líder del grupo de Rennella, en Panamá y en Polonia, fue Jorge Santibáñez, director de educación religiosa y ministro de los jóvenes de Little Flower. Si la madre de Rennella era una de las participantes más ancianas de la Jornada Mundial de la Juventud, la hija de 9 meses de Santibáñez, Lexi, era una de las más jóvenes. La esposa de Santibáñez, Angélica, lo acompañó en ambos viajes.

Jorge y Angélica Santibáñez posan con su hija Lexi, de 9 meses, con quienes viajaron a la Jornada Mundial de la Juventud en Panamá.

Fotógrafo: COURTESY

Jorge y Angélica Santibáñez posan con su hija Lexi, de 9 meses, con quienes viajaron a la Jornada Mundial de la Juventud en Panamá.

Amanda Merino, de 18 años, posa con su madre, Miriam, y su hermana, Alessandra, de 13 años en la Jornada Mundial de la Juventud en Panamá. Amanda canceló su viaje a la Jornada Mundial de la Juventud en Cracovia debido a la enfermedad de su padre.

Fotógrafo: COURTESY

Amanda Merino, de 18 años, posa con su madre, Miriam, y su hermana, Alessandra, de 13 años en la Jornada Mundial de la Juventud en Panamá. Amanda canceló su viaje a la Jornada Mundial de la Juventud en Cracovia debido a la enfermedad de su padre. "Fue increíble porque estuvimos juntos como una unidad familiar y sabíamos que era lo que mi padre hubiera querido", dijo Merino sobre la JMJ en Panamá. "Si él hubiera estado vivo, probablemente también habría estado allí".

En Cracovia, “Angie y yo aún estábamos en medio de la lucha por que ella quede embarazada”, recordó. “Nuestra oración en ese momento se convirtió en ayúdanos a entender”.

Poco después de su regreso, sintieron como si sus oraciones hubieran sido escuchadas. Angie estaba embarazada de gemelos. Pero Lucas y Catalina nacieron a las 23 semanas de embarazo y no sobrevivieron. “Después de cuatro años tratando de formar una familia y luego perderla, fue desastroso”, dijo Jorge Santibáñez.

Ya habían empezado sus planes para ir a Panamá cuando descubrieron que Lexi estaba en camino. Por eso tuvieron que llevársela, dijo. “Es fruto de las Jornadas Mundiales de la Juventud y de los sacrificios y oraciones que ofrecimos durante nuestro tiempo en Polonia”.

Amanda Merino, otro miembro del grupo de Little Flower, estaba lista para Polonia cuando, una semana antes del viaje, la familia se enteró de que su padre tenía una enfermedad terminal. Ella lo canceló.

“Sabía que tenía que estar a su lado”, dijo Merino, que ahora tiene 18 años y estudia marketing en la Universidad Internacional de La Florida. Su padre murió alrededor de un mes y medio después de la JMJ de Cracovia. Recuerda haberle dicho a su madre que, en cuanto se anunciara el lugar de la próxima Jornada Mundial de la Juventud, sería “la primera peregrina en inscribirse”. Su madre estuvo de acuerdo y agregó: “Iremos en familia”.

Y así fue como Merino, su madre, Miriam, y su hermana de 13 años, Alessandra, se encontraron caminando “de arriba para abajo y de abajo para arriba” por las calles de la Ciudad de Panamá con sus compañeros feligreses de Little Flower.

“Fue increíble, porque estuvimos juntas como familia y sabíamos que era lo que mi padre hubiera querido”, dijo Merino. “Si hubiera estado vivo, probablemente habría estado allí también”.

La Jornada Mundial de la Juventud es “un ejemplo perfecto de cómo debe ser el mundo”, dijo. “Enciende ese fuego en tu alma para que te sientas orgulloso de ser católico. Te muestra por qué eres católico”.


Sacerdotes y obispos

Panamá fue la primera experiencia de la Jornada Mundial de la Juventud para el P. Elvis González, director arquidiocesano de vocaciones. Pero no será la última. “Lo publiqué en Facebook tan pronto anunciaron que sería en Portugal”, dijo.

Los sacerdotes arquidiocesanos posan para una foto antes de concelebrar la Misa final de la Jornada Mundial de la Juventud en Panamá con el Papa Francisco. De izquierda a derecha: el P. Elvis González, director de Vocaciones; el P. José Alfaro, párroco de Blessed Trinity, en Miami Springs; el P. James McCreanor, párroco retirado de Sacred Heart, en Homestead; el P. Bryan Garcia, administrador de St. Bernadette, en Hollywood; y el P. Jesuita Christian Saenz, quien acompañó a un grupo de estudiantes de la escuela Jesuita de Belén, en Miami.

Fotógrafo: COURTESY

Los sacerdotes arquidiocesanos posan para una foto antes de concelebrar la Misa final de la Jornada Mundial de la Juventud en Panamá con el Papa Francisco. De izquierda a derecha: el P. Elvis González, director de Vocaciones; el P. José Alfaro, párroco de Blessed Trinity, en Miami Springs; el P. James McCreanor, párroco retirado de Sacred Heart, en Homestead; el P. Bryan Garcia, administrador de St. Bernadette, en Hollywood; y el P. Jesuita Christian Saenz, quien acompañó a un grupo de estudiantes de la escuela Jesuita de Belén, en Miami.

En Panamá, vivió la Jornada Mundial de la Juventud desde diferentes perspectivas. Los primeros días los pasó con los peregrinos arquidiocesanos: un grupo de 135 personas organizado por la Oficina de Pastoral Juvenil y de Jóvenes Adultos que incluía al grupo de Little Flower, así como a jóvenes y adultos jóvenes de St. Katharine Drexel, en Weston; St. Joseph, en Miami Beach; Sacred Heart y la misión Santa Ana, en Homestead; Blessed Trinity, en Miami Springs, y las escuelas Mons. Edward Pace y la escuela Jesuita de Belén, en Miami.

La segunda mitad del viaje la pasó con los obispos de Miami: El Arzobispo Thomas Wenski y los Obispos Auxiliares Peter Baldacchino y Enrique Delgado. “Fue muy asombroso ver a los obispos, también, tan entusiasmados con los jóvenes.

Era un nivel más personal, más humano”, dijo el P. González. El último día, mientras concelebraba la Misa de clausura con cientos de sacerdotes, obispos y el Papa, recuerda haber mirado hacia atrás y haber visto “un océano de gente”.

Esto le hizo darse cuenta de que “el objetivo de la JMJ no es sólo estar reunidos y encontrarse con el Papa, sino encontrar al Señor”, dijo. Los jóvenes “buscan al Señor”.


Que Dios sea relevante

El grupo más numeroso de la Arquidiócesis estaba formado por 30 adolescentes y jóvenes adultos de la parroquia Blessed Trinity, dirigidos por su párroco, el P. José Alfaro. Él asistió a su primera Jornada Mundial de la Juventud en Roma, en el año 2000, como seminarista. Dijo que se embarcó en el viaje a Panamá porque quería “animar” al grupo LifeTeen que acababa de comenzar en la parroquia. “Sabía que si yo iba, más jóvenes irían”.

Eso es muy importante, dijo, porque para muchos adolescentes y adultos jóvenes, “Dios se ha vuelto irrelevante y la Iglesia se ha vuelto irrelevante”.

“Algunos que vinieron a la Jornada Mundial de la Juventud no estaban practicando la Fe y tuvieron una experiencia maravillosa. Y es a Él a quien tenemos que llegar”, dijo el P. Alfaro. Viajar juntos también crea un vínculo especial.

“También permite que los jóvenes te vean bajo una luz diferente, bajo una luz humana”, dijo, y ese vínculo “también me enriquece. Pasé horas hablando con ellos, ya fuera caminando o simplemente esperando. Viajar juntos te convierte en familia por unos días”.

La experiencia “confirmó en mi corazón” la necesidad de otra peregrinación, esta vez con los jóvenes adultos. Aunque pueda sonar un poco “loco”, dijo, le gustaría caminar con ellos por el Camino de Santiago, al norte de España. “Porque creo que son los que más nos necesitan”.

Los 135 peregrinos de la Jornada Mundial de la Juventud de Miami posan para una foto en el Santuario Nacional Corazón de María después de celebrar la Misa con los Obispos de La Florida y antes de embarcarse en el viaje de 10 millas al lugar de la vigilia nocturna y la Misa final del domingo con el Papa Francisco.

Fotógrafo: COURTESY

Los 135 peregrinos de la Jornada Mundial de la Juventud de Miami posan para una foto en el Santuario Nacional Corazón de María después de celebrar la Misa con los Obispos de La Florida y antes de embarcarse en el viaje de 10 millas al lugar de la vigilia nocturna y la Misa final del domingo con el Papa Francisco.


Latest News

Breaking News

Feature News

School News

Columns

Homilies

Pastoral Letters