Parishes | Schools | Priests | Masses |
More in this section MAIN MENU

'No los dejo, me envían'

Feligreses del Obispo Baldacchino en St. Kieran se despiden de él con tristeza y con un camión de bomberos

English Spanish

MIAMI | Por mucho tiempo, los esposos Claudia y Thomas Botero habían estado alejados de la Iglesia. Al nacer sus dos hijos pensaron en regresar y aunque lo intentaron muchas veces, nada los atraía otra vez.

Hasta que un día asistieron a una Misa donde el mensaje del sermón era: “No importa la situación, vengan a mí, las puertas están abiertas”, dijo Claudia.

“Nos miramos y se nos aguaron los ojos; era un mensaje dirigido a nosotros de una forma increíble que inmediatamente nos cautivó”, dijo Thomas, recordando ese momento hace cuatro años.

Era una Misa con el Obispo Peter Baldacchino, Obispo Auxiliar de Miami y párroco de la iglesia St. Kieran, en Miami.

El Obispo Peter Baldacchino posa con la familia Botero, feligreses de St. Kieran. A la izquierda Claudia (la mamá) y Alexandra. A la derecha Julián y Thomas (el papá). La familia Botero regresó a la Iglesia después de escuchar una homilía del Obispo Baldacchino donde los invitaba a regresar sin importar lo que hubiera pasado. “Era un mensaje dirigido a nosotros que inmediatamente nos cautivó”, dijo Thomas, recordando ese momento hace cuatro años.

Fotógrafo: ROCIO GRANADOS | LVC

El Obispo Peter Baldacchino posa con la familia Botero, feligreses de St. Kieran. A la izquierda Claudia (la mamá) y Alexandra. A la derecha Julián y Thomas (el papá). La familia Botero regresó a la Iglesia después de escuchar una homilía del Obispo Baldacchino donde los invitaba a regresar sin importar lo que hubiera pasado. “Era un mensaje dirigido a nosotros que inmediatamente nos cautivó”, dijo Thomas, recordando ese momento hace cuatro años.

Los recién casados Daniel Torres y Andrea Romero saludan al Obispo Peter Baldacchino después de la Misa dominical, el 30 de junio, en la parroquia St. Kieran. “El Obispo Peter, nos ayudó muchísimo durante todo el proceso (de preparación matrimonial), nos llevó prácticamente de la mano”, dijoTorres.

Fotógrafo: ROCIO GRANADOS | LVC

Los recién casados Daniel Torres y Andrea Romero saludan al Obispo Peter Baldacchino después de la Misa dominical, el 30 de junio, en la parroquia St. Kieran. “El Obispo Peter, nos ayudó muchísimo durante todo el proceso (de preparación matrimonial), nos llevó prácticamente de la mano”, dijoTorres.

Pat Tetcash, feligresa de St. Kieran, durante la celebración de despedida del Obispo Peter Baldacchino le muestra al Obispo un delantal que realizaron para recaudar fondos para la nueva Diócesis a la que el Obispo fue asignado, Las Cruces. El delantal tiene una fotografía del obispo y el mensaje “Hasta la vista Bishop Peter”. Con ellos otra feligresa, Jenny García.

Fotógrafo: ROCIO GRANADOS | LVC

Pat Tetcash, feligresa de St. Kieran, durante la celebración de despedida del Obispo Peter Baldacchino le muestra al Obispo un delantal que realizaron para recaudar fondos para la nueva Diócesis a la que el Obispo fue asignado, Las Cruces. El delantal tiene una fotografía del obispo y el mensaje “Hasta la vista Bishop Peter”. Con ellos otra feligresa, Jenny García.

EL Obispo Peter Baldacchino posa con los integrantes del movimiento Legión de María, en la parroquia St. Kieran, durante la despedida que los feligreses de esa parroquia le realizaron.

Fotógrafo: ROCIO GRANADOS | LVC

EL Obispo Peter Baldacchino posa con los integrantes del movimiento Legión de María, en la parroquia St. Kieran, durante la despedida que los feligreses de esa parroquia le realizaron.

“El Obispo Peter de verdad nos tocó el corazón. Él es una persona con una pasión y una ternura y una dulzura, tiene un don de ser. Él es hombre de la gente”, dijo Thomas, durante la celebración de despedida que los feligreses de St. Kieran le organizaron al Obispo, el 30 de junio, después de las Misas dominicales.

En mayo pasado, el Obispo Baldacchino fue nombrado tercer Obispo de la Diócesis de Las Cruces, en New Mexico; su instalación en su nueva diócesis será el 23 de julio. Ha sido Obispo Auxiliar de Miami desde marzo del 2014 y párroco de St. Kieran desde junio del mismo año.

Durante la Misa, el Obispo Baldacchino agradeció a Dios por los últimos 5 años. Y también les informó que el P. Adelson Moreira, vicario parroquial de St. Kieran, fue asignado a la parroquia Corpus Christi, en Miami.

“Muchos pueden pensar, nos están dejando. ¡No! Dejar es hacer la maleta y salir. Nosotros no los estamos dejando. A nosotros nos están enviando”, señaló el Obispo Baldacchino, y explicó que todos nosotros formamos parte del cuerpo de Cristo, y el Santo Padre, que es la cabeza del cuerpo de Cristo, nos ha enviado. Entonces, “es como mi cabeza dice vamos, y es mi cuerpo el que se mueve. Si yo estoy yendo a Las Cruces, ustedes están viniendo conmigo a Las Cruces”, indicó.

Así mismo, les aseguró que “el Señor ya había pensado en ustedes hace mucho tiempo”. El nuevo párroco designado para St. Kieran es el P. Jesús Ferrás, de la comunidad de Schoenstatt y ex alumno de la escuela secundaria Immaculata-LaSalle, ubicada a unos pasos de St. Kieran.

El Obispo Baldacchino les dijo: “El nuevo sacerdote va a traer a los jóvenes. Espero que puedan darle el mismo respeto y colaboración que han pasado conmigo”.

Al terminar la Misa, un camión de bomberos esperaba al Obispo para llevarlo a la Casa de los Caballeros de Colón, ubicada a unas cuadras del lugar para empezar la celebración.

“Al Obispo le encanta el camión de bomberos. Siempre que hacíamos el festival de St. Kieran, el pedía que viniera el camión de bomberos para los niños. Y nosotros pensamos: qué sorpresa más grande que traérselo para él, en esta celebración”, dijo Jenny García, parte del grupo organizador de la celebración de despedida.

La despedida fue para “agradecerle por su tiempo con nosotros. Fuimos bendecidos de que fuera parte de nuestro camino espiritual en nuestra parroquia St. Kieran”, le dijo Pat Tetcash, feligresa y parte del comité organizador del evento.

También, “estamos aquí para celebrar su próximo camino y ese camino lo lleva a la misión en Las Cruces”, agregó Tetcash.

La despedida incluyó un almuerzo donde se vendió comida, bebidas y delantales con la imagen del Obispo y la frase “Hasta la Vista Bishop Peter”, para recaudar fondos para su nueva misión. Los feligreses también le llevaron regalos, como una pelota para que se mantuviera en forma y una Biblia para seguir profundizando su fe.

Los niños de St. Kieran donaron una torta y los Caballeros de Colón del Consejo 1726 le entregaron una donación de 500 dólares a nombre de la Diócesis de Las Cruces.

El Obispo agradeció a los presentes por la sorpresa y los regalos y les dijo: “Estoy feliz de estar con ustedes y espero tomarnos algunas fotografías juntos. Disfruten, quiero verlos sonriendo, aunque a veces haya momentos tristes”.

Para muchos asistentes, ése era uno de ellos.

“Ha sido muy espiritual, un hombre muy profundo en la fe. Me deja un vacío, estoy triste de que se vaya”, dijo García. “Es un hueco horrible el que nos deja. Queremos quejarnos con el Papa, pero él sabe lo que hace”, agregó Thomas, después de tomarse una fotografía con su esposa, sus dos hijos y el Obispo Baldacchino.

Señalo que el Obispo empezó una tradición de reunirse con los feligreses después de las Misas dominicales para tomarse un café y también muchas fotografías. Eso unió más a la comunidad. “Acá todos nos conocemos y eso todo por él”, indicó Thomas.

“He ido a Misas donde hay niños corriendo y el sacerdote les dice a los padres: póngalos atrás, en el huequito en donde les toca; él no. Él decía: ‘no se distraigan con los niños, los niños serán los niños, déjenlos que jueguen en la casa del Señor’. Ese don de ser, de estoy aquí por ustedes, es una cosa muy especial”, indicó Thomas.

“Creó una comunidad muy activa; estamos muy tristes porque se va”, dijo Maria Ángela Paguada, feligresa y lectora de St. Kieran.  Paguada recordó que el Obispo algunas veces pedía perdón por no hablar bien el español. “Pero, yo siempre le entiendo muy bien. Siempre se preocupó por hacer que su comunidad lo entendiera bien”, agregó.

El Obispo Auxiliar de Miami y párroco de St. Kieran, Peter Baldacchino saluda a los feligreses de su parroquia al llegar en un camión de bomberos a la vecina Casa de los Caballeros de Colón Consejo 1726, donde se realizó una celebración de despedida al obispo, que fue designado nuevo Obispo de la Diócesis de Las Cruces, en New Mexico.

Fotógrafo: ROCIO GRANADOS | LVC

El Obispo Auxiliar de Miami y párroco de St. Kieran, Peter Baldacchino saluda a los feligreses de su parroquia al llegar en un camión de bomberos a la vecina Casa de los Caballeros de Colón Consejo 1726, donde se realizó una celebración de despedida al obispo, que fue designado nuevo Obispo de la Diócesis de Las Cruces, en New Mexico.

El Obispo Peter Baldacchino juega con una pequeña pelota de fútbol que le regaló una feligresa de St. Kieran, durante la celebración de despedida.

Fotógrafo: ROCIO GRANADOS | LVC

El Obispo Peter Baldacchino juega con una pequeña pelota de fútbol que le regaló una feligresa de St. Kieran, durante la celebración de despedida.

Para Rosa y Manuel Álvarez, “fue una guía espiritual invaluable; llegó cuando pasábamos por una tragedia, nuestro hijo había sido diagnosticado con cáncer”, dijo Rosa, cuyo hijo de 24 años falleció hace tres años.

“Él nos ayudó a aceptar la voluntad de Dios, a encontrar esa paz. Nos guio a través de ese proceso tan difícil y nos ayudó a seguir adelante y nos dio fe y esperanza”, agregó Rosa.

“Cuando mi hijo falleció me acuerdo perfectamente que él (el Obispo Baldacchino) me miró y me dijo: ‘Él está preparado’. Para mí eso es lo que me llena cuando pienso en él (mi hijo)”, dijo Manuel.

El Obispo también se enfocó en los jóvenes y en las parejas jóvenes. “Fue una gran bendición haber conocido al Obispo Peter, nos ayudó muchísimo durante todo el proceso (matrimonial)”, dijo Daniel Torres, junto a su esposa Andrea Romero. Ellos se casaron en mayo pasado. Empezaron a asistir a St. Kieran cuando se mudaron de Maryland a Miami por trabajo hace aproximadamente un año.

“Nos dio un curso (prematrimonial). Nos tomó mucho cariño. Nos llevó prácticamente de la mano, no sé si porque nos vio jóvenes”, agregó Torres.

En su afán de traer más feligreses a St. Kieran, con el apoyo de un comisionado de Miami pudo conseguir que el trolley, el autobús gratuito de la ciudad de Miami, pase por la parroquia diariamente, dijo García.

Además, en Navidad, el movimiento Legión de María de St. Kieran organiza posadas, y el Obispo los acompañaba en sus 15 paradas, que incluían el asilo de ancianos, que recientemente fue cerrado.

La Legión de María también realiza los sábados el Door to Door (De puerta a puerta), donde se recorre el área de la parroquia con el trolley. “El Obispo hace una invitación especial a cada casa que tocamos para que nos abran, y les da la bienvenida y una apertura para los que necesiten un sacramento, una Misa, o un acercamiento a Dios”, dijo Ana Maria Méndez, miembro de la Legión de María de St. Kieran.

El Obispo Baldacchino “en una homilía nos da una catequesis. Es una persona que nos pone alerta, nos hace llamados para que no estemos dormidos, dejándonos muy clara la verdad. Cuando supimos que se iba, fue muy difícil, pero lo ponemos todo en oración y que sea lo mejor para él.”

El Obispo Auxiliar de Miami y párroco de St. Kieran, Peter Baldacchino llega acompañado de feligreses a la Casa de los Caballeros de Colón, donde se realizó una celebración de despedida. El Obispo Baldacchino fue designado nuevo Obispo de la Diócesis de Las Cruces, en New Mexico.

Fotógrafo: ROCIO GRANADOS | LVC

El Obispo Auxiliar de Miami y párroco de St. Kieran, Peter Baldacchino llega acompañado de feligreses a la Casa de los Caballeros de Colón, donde se realizó una celebración de despedida. El Obispo Baldacchino fue designado nuevo Obispo de la Diócesis de Las Cruces, en New Mexico.


Latest News

Breaking News

Feature News

School News

Columns

Homilies