Parishes | Schools | Priests | Masses |
More in this section MAIN MENU

Pasión por los derechos de los inmigrantes

Servicios Legales Católicos celebra dos décadas de activismo

English Spanish

Los tres homenajeados muestran sus premios New American en la gala del 20 aniversario de Catholic Legal Services, el 27 de abril, en Miami. Desde la izquierda: El P. Reginald Jean-Mary, párroco de la iglesia Notre Dame d'Haiti; Julie Grimes, gerente de una cadena hotelera; y Mario Murgado, director general de una concesionaria de autos con sede en Miami.

Fotógrafo: JIM DAVIS | FC

Los tres homenajeados muestran sus premios New American en la gala del 20 aniversario de Catholic Legal Services, el 27 de abril, en Miami. Desde la izquierda: El P. Reginald Jean-Mary, párroco de la iglesia Notre Dame d'Haiti; Julie Grimes, gerente de una cadena hotelera; y Mario Murgado, director general de una concesionaria de autos con sede en Miami.

MIAMI | Anastasia White es de Rusia, no de Centroamérica o el Caribe. Pero conoce los obstáculos para obtener la residencia en los Estados Unidos, lo que, a su entender, se ha vuelto cada vez más difícil desde que llegó hace nueve años.

“Esto me apasiona”, dijo la abogada de Fort Lauderdale durante la gala de los premios New American, el 27 de abril. “Siento que cambio la vida de las personas. Es una gran responsabilidad, pero también es muy gratificante”.

Estuvo bien acompañada en la celebración del 20º aniversario de Servicios Legales Católicos (Catholic Legal Services, CLS). Más de 300 abogados, sacerdotes, líderes comunitarios y otras personas se reunieron para celebrar la ocasión, rendir homenaje a los héroes de la causa, y presentar donativos para continuar el trabajo de la entidad.

CLS obtuvo el fuerte respaldo del Arzobispo Thomas Wenski, quien ayudó a fundarlo hace dos décadas.

Los abogados más jóvenes que asistieron a la gala del 20 aniversario de Catholic Legal Services en Miami posan para la foto. Desde la izquierda: Anastasia White, Aliaksandr Sirytsyn y Nadia Gonzalez.

Fotógrafo: JIM DAVIS | FC

Los abogados más jóvenes que asistieron a la gala del 20 aniversario de Catholic Legal Services en Miami posan para la foto. Desde la izquierda: Anastasia White, Aliaksandr Sirytsyn y Nadia Gonzalez.

“En esta comunidad, pocos trabajos son tan significativos”, expresó el Arzobispo durante una breve charla en la gala. “Cuando ellos cambian una vida, cambia para siempre. ¿Qué puede ser más hermoso?” El evento, celebrado en el hotel J.W. Marriott Marquis, destacó a tres personas con honores especiales:

  • La hotelera Julie Grimes, quien ayudó en el lanzamiento de una fundación que capacita y emplea a residentes de las zonas urbanas en la industria hotelera. Grimes también presidió Operation Hope for Haiti (Operación Esperanza para Haití), de Miami, en asociación con la organización benéfica WorldVision.
  • El P. Reginald Jean-Mary, párroco de Notre Dame d’Haiti, la iglesia principal de los haitiano-estadounidenses en Miami. El P. Jean-Mary fue homenajeado por fundar Pierre Toussaint Leadership and Learning Center (Centro de Liderazgo y Aprendizaje Pierre Toussaint), donde los niños y adultos jóvenes aprenden música, alfabetización, artes culinarias y compromiso cívico.
  • El concesionario de automóviles Mario Murgado, quien inmigró durante un vuelo de libertad desde Cuba en 1966. Además de su relevancia comercial, Murgado es un fideicomisario de la Universidad St. Thomas y la Universidad Internacional de La Florida, supervisa el Nicklaus Children’s Hospital, y fue director del Miami Children’s Hospital.

La gala de Miami atrajo a varias personas de la costa. Entre ellas estaba el P. Frank O’Loughlin, quien ha luchado durante décadas por los derechos de los trabajadores migrantes en los cañaverales del Sur de La Florida.

El P. O’Loughlin, actual director ejecutivo del Centro Guatemalteco-Maya en Lake Worth, expresó su admiración por la determinación de los activistas veteranos como los de CLS, especialmente por los casos de niños que él les envía.


El tejido de la nación

“¿Cómo perseverarías al trabajar por estos menores?”, preguntó. “¿Cómo lo logran estos jóvenes abogados?”

A pesar de que el evento no era una manifestación política, Grimes fue una de las varias personas que advirtieron sobre la dirección de la política migratoria en el país.

“Los inmigrantes forman el tejido mismo de esta nación”, manifestó en su discurso de aceptación. “Sin embargo, últimamente hemos estado viendo rasgaduras en el tejido de nuestra nación; se halan los hilos que nos unen. A la política de raza y temor se le debe responder con el poder de la unidad y la fuerza de la comunidad”.

El Arzobispo Wenski agregó su propia evaluación de los problemas políticos. “Todos queremos que Estados Unidos sea grandioso, pero no que sea insensible... El sistema no sirve; necesitamos una reforma migratoria integral”.

En la noche de premiación, también se presentó un avance de tres minutos de un documental sobre niños sin acompañamiento, producido por Alexandra Codina, de Miami. El avance muestra a una familia de cuatro personas que lucha por permanecer en Estados Unidos y escapar de la violencia pandillera en su Honduras natal.

“Vamos más allá de la política para defender los derechos que tenemos todos como seres humanos, y los derechos que tienen todos los niños, independientemente de su estado migratorio”, explicó Codina. Luego presentó a la familia de refugiados, que había estado a su lado en la cena, la que recibió un aplauso efusivo.

La cineasta Alexandra Codina, izquierda, comparte un momento con Cheryl Little, directora ejecutiva de Americans for Immigrant Justice, en la gala del 20 aniversario de Catholic Legal Services, el 27 de abril, en Miami.

Fotógrafo: JIM DAVIS | FC

La cineasta Alexandra Codina, izquierda, comparte un momento con Cheryl Little, directora ejecutiva de Americans for Immigrant Justice, en la gala del 20 aniversario de Catholic Legal Services, el 27 de abril, en Miami.

El proyecto, en el que Codina trabajó durante tres años, se estrenará en el invierno, pero ya ganó un premio del Festival de Tribeca en la categoría de mejor película documental.

A su vez, Codina se inspiró en un informe de 2017 de Americans for Immigrant Justice (Estadounidenses por la Justicia para Inmigrantes, AIJ por su sigla en inglés) sobre niños centroamericanos a los que se les negaba el asilo en los Estados Unidos.

“Los niños arriesgan sus vidas para llegar aquí”, dijo Cheryl Little, directora ejecutiva de AIJ, quien participó en el evento. “Sienten que es la única manera de salvar sus vidas”.

Elogió a CLS y a quienes se asocian con la organización. “No se trata de destacar su nombre con luces o de vestirse de lujo para un banquete. Se trata de cuidar a las personas más vulnerables entre nosotros, de reconocer a quienes se dedican a darles una oportunidad ante la justicia”.

 

Se agotan poco a poco

En su discurso, el director ejecutivo de CLS, Randy McGrorty, hizo elogios y presentó advertencias. Agradeció a su personal por trabajar en nombre de los inmigrantes. También agradeció a los inmigrantes, “porque perseveran en su esfuerzo por unirse a este país. Su determinación rinde homenaje a la mejor tradición en los Estados Unidos”.

Su advertencia: los fondos se están agotando para grupos como CLS, incluidos Catholic Charities, Church World Service y Human Rights Institute en la Universidad St. Thomas.

“Poco a poco los privan de recursos”, avisó McGrorty. “Si desaparecemos, no sólo desaparecerán los clientes, sino también sus contribuciones. Más peligroso aun, perderemos el estado de derecho”.

En la gala se recaudaron fondos para CLS de varias maneras. Los comensales pagaron $250 por un plato de costillas estofadas, polenta de trufa negra y vegetales asados, y de postre, tarta de queso con fresa y guayaba, y “mousse” de crema de vainilla. También participaron en una subasta silenciosa de prendas. Finalmente, se colocaron sobres en cada mesa para donativos.

El propio Arzobispo Wenski no vaciló en hacer promoción en favor de CLS en su discurso. Compartió un dicho haitiano: “Decir ‘gracias’ es decir: ‘Por favor, den un poco más’”.

Y parece que así se hizo, pues se recaudaron más de $70,000 en la noche, según Myriam Mezadieu, directora de operaciones.

La velada atrajo no sólo a activistas profesionales, sino a personas como Henry Rodríguez, director de repuestos de un concesionario local de automóviles. Ésta fue su tercera participación en la cena anual, pero tal vez la más sugestiva para él, pues el año pasado estuvo en estado de coma durante cuatro meses tras un accidente automovilístico. Su corazón se detuvo en dos ocasiones, y necesitó un total de 110 pintas de sangre.

“Yo no debería estar vivo”, dijo Rodríguez, que asiste a Our Lady of the Holy Rosary-St. Richard, en Palmetto Bay. “Tengo la bendición de estar aquí, y quiero ayudar lo mejor que pueda”.

Si la presencia de abogados más jóvenes fue un indicativo, la actividad garantizó el futuro del compromiso, así como del efectivo.

“Fue alentador, un gran evento”, opinó Nadia González, de Fort Lauderdale. “Es bueno ver a otros que se sienten de la misma manera”.

Aliaksandr Sirytsyn, quien nació en Bielorrusia, también dijo que la gala la había motivado a continuar la lucha por los inmigrantes.

“CLS me inspira a hacer algo por la comunidad”, dijo Sirytsyn, quien reside en Miami y ocasionalmente representa casos de inmigración gratuitamente. “Están cambiando la imagen de los abogados”.

Mario Murgado da su discurso de aceptación como uno de los tres homenajeados en la gala del 20 aniversario de Catholic Legal Services, el 27 de abril, en Miami.

Fotógrafo: JIM DAVIS | FC

Mario Murgado da su discurso de aceptación como uno de los tres homenajeados en la gala del 20 aniversario de Catholic Legal Services, el 27 de abril, en Miami.



Latest News

Breaking News

Feature News

Parish News

School News

Homilies

Statements