Parishes | Schools | Priests | Masses |
More in this section MAIN MENU

Los hispanos en el Encuentro: ‘Somos de aquí’

300 delegados al Encuentro Regional discuten soluciones a desafíos de la fe y la cultura

English Spanish

MIAMI | Reunidos en Miami durante tres días de intensa reflexión, 300 católicos en su mayoría hispanos reflexionaron sobre los problemas y ofrecieron soluciones a tres desafíos primordiales:

  • Ser hispanohablantes en una iglesia que habla inglés,
  • ser inmigrantes en un país que se ha vuelto cada vez más hostil a su presencia,
  • y ser creyentes en una sociedad progresivamente secular.  

El Fraile Dominicano Sergio Serrano, director del Ministerio Hispano en la Arquidiócesis de New Orleans, participa el 23 de febrero en el Encuentro Regional para las Regiones Episcopales V y XIV. Trescientos delegados de 30 diócesis y nueve estados del sureste de los Estados Unidos se reunieron en la iglesia Nuestra Señora de Guadalupe del 22 al 24 de febrero.

Fotógrafo: TOM TRACY | FC

El Fraile Dominicano Sergio Serrano, director del Ministerio Hispano en la Arquidiócesis de New Orleans, participa el 23 de febrero en el Encuentro Regional para las Regiones Episcopales V y XIV. Trescientos delegados de 30 diócesis y nueve estados del sureste de los Estados Unidos se reunieron en la iglesia Nuestra Señora de Guadalupe del 22 al 24 de febrero.

La representante del ministerio a jóvenes adultos, Karelys Carvajal, participa el 23 de febrero en el Encuentro Regional para las Regiones Episcopales V y XIV.

Fotógrafo: TOM TRACY | FC

La representante del ministerio a jóvenes adultos, Karelys Carvajal, participa el 23 de febrero en el Encuentro Regional para las Regiones Episcopales V y XIV.

Delegados al Encuentro Regional del Sureste conversan el 23 de febrero durante una de las sesiones de trabajo.

Fotógrafo: TOM TRACY | FC

Delegados al Encuentro Regional del Sureste conversan el 23 de febrero durante una de las sesiones de trabajo.

La cruz del V Encuentro se ve a la entrada de la iglesia Our Lady of Guadalupe en Doral antes del comienzo de la Misa de apertura del Encuentro Regional del Sureste.

Fotógrafo: ANA RODRIGUEZ-SOTO | FC

La cruz del V Encuentro se ve a la entrada de la iglesia Our Lady of Guadalupe en Doral antes del comienzo de la Misa de apertura del Encuentro Regional del Sureste.

Un delegado al Encuentro Regional del Sureste despliega uno de los documentos que resultaron de Encuentros pasados al comienzo de la Misa de apertura, celebrada el 22 de febrero en Our Lady of Guadalupe, en Doral.

Fotógrafo: ANA RODRIGUEZ-SOTO | FC

Un delegado al Encuentro Regional del Sureste despliega uno de los documentos que resultaron de Encuentros pasados al comienzo de la Misa de apertura, celebrada el 22 de febrero en Our Lady of Guadalupe, en Doral.

El Arzobispo Christophe Pierre, nuncio papal en los Estados Unidos, observa a los delegados mientras trabajan en la última sesión del Encuentro Regional del Sureste el 24 de febrero, antes de celebrar la Misa de clausura.

Fotógrafo: ANA RODRIGUEZ-SOTO | FC

El Arzobispo Christophe Pierre, nuncio papal en los Estados Unidos, observa a los delegados mientras trabajan en la última sesión del Encuentro Regional del Sureste el 24 de febrero, antes de celebrar la Misa de clausura.

Los delegados que asistieron al Encuentro Regional del Sureste estuvieron del 22 al 24 de febrero discutiendo temas como la inmigración y la confesión, las familias y la educación religiosa, los jóvenes y las vocaciones. Hablaron en español e inglés. Rezaron y cantaron también en ambos idiomas.

Al final, resumieron su trabajo en dos palabras: esperanza y compromiso. Las palabras describen tanto el impacto que ha tenido en ellos el proceso del Encuentro durante varios años y la tarea que han emprendido como resultado de ello.

“Mi esperanza es ante todo tener una voz”, dijo Marthamaría Morales, de la Diócesis de Birmingham, Alabama. “Que no nos están haciendo favores. Somos parte de la Iglesia universal. Somos de aquí. Y asumimos nuestro lugar”.

Este, el primero de los 13 Encuentros regionales, fue un preludio del gran evento: el V Encuentro nacional de la Pastoral Hispana, que tendrá lugar en Grapevine, Texas, en septiembre. Fue también una secuela a los meses de discusiones similares que se realizaron a lo largo de 2017 en parroquias y diócesis en todos los Estados Unidos.

 

30 DIÓCESIS, NUEVE ESTADOS

Los delegados que asistieron al Encuentro Regional del Sureste representaron a dos regiones de la Iglesia, V y XIV, que abarcan 30 diócesis en nueve estados. Desde La Florida, al norte hasta Kentucky, y al oeste hasta Luisiana; regiones con casi 4 millones de católicos hispanos, entre una población total de 10 millones de católicos. Son regiones donde la población hispana continúa creciendo: en un 149 por ciento entre 2000 y 2016 en la Región V (Louisiana, Mississippi, Alabama, Tennessee y Kentucky) y en un 104 por ciento en la Región XIV (La Florida, Georgia, Carolina del Norte y Carolina del Sur), según el documento de trabajo del Encuentro Regional.

En ambas regiones, los inmigrantes hispanos siguen llegando, mientras las segundas y terceras generaciones se asimilan lingüísticamente al mismo tiempo que conservan sus tradiciones culturales.

“Se trata de una nueva forma de inmigración en los Estados Unidos”, dijo el Obispo Auxiliar de Atlanta, Ned Shlesinger, quien presenció personalmente el cambio durante sus 21 años de sacerdocio en la Diócesis de Raleigh, en Carolina del Norte. La cual pasó de celebrar Misas en español en tres parroquias a celebrarlas en más de 60.

“Tenemos que aprender a abordar las necesidades pastorales de la gente a través de la cultura que viven y el idioma que hablan”, dijo el Obispo Shlesinger, quien fue designado a la diócesis de Atlanta en mayo de 2017.

Pero no es tan simple como aumentar el número de clérigos hispanohablantes.

 

"MILENIALS" Y BILINGÜES

Más del 50 por ciento de los católicos hispanos son menores de 27 años, y un número similar nació en los Estados Unidos, según las cifras citadas en el documento de trabajo. Hablan inglés con fluidez, pero aprendieron a rezar y aún hablan español en casa.

“Les gustan las hamburguesas y les gustan los tacos”, dijo Morales. Además, “son católicos por tradición, pero no por convicción. Así que estamos tratando de encontrar un lugar para ellos en la Iglesia Católica”.

Dijo que dar a los milenials una tarea, un sentido de misión, funciona, porque “ellos están buscando un sentido de pertenencia... un propósito en la vida”.

Ella también aboga por las Misas bilingües en ocasiones especiales, tales como la Navidad, las confirmaciones y los días festivos especiales, como una manera de ayudar a los hispanos y angloparlantes a conocerse mejor.

“Ellos rechazan porque no conocen”, dijo, y agregó que la delegación de Birmingham incluyó a dos no hispanos. Participaron porque querían aprender más sobre la cultura.

“No quiero ver dos comunidades. Necesitamos ser una comunidad”, dijo Bárbara Romani, una delegada no hispana de Miami que creció en Nueva York, entre compatriotas italianos, pero también alemanes, irlandeses, puertorriqueños, cubanos y dominicanos. Luego, se trasladó a Miami y vio como la ciudad absorbía ola tras ola de inmigrantes, primero de Cuba y luego de todos los países de Centroamérica y de Suramérica, así como de Haití.

“Hay que trabajar para incorporar, hacer cosas para reunir a la gente”, dijo Romani. Agregó que todos en la Iglesia —no sólo los hispanos— necesitan apoyar el proceso del Encuentro.

 

TERMINA EN 2020

La planificación del V Encuentro comenzó en 2014. Los encuentros parroquiales y diocesanos se realizaron el año pasado y el proceso no concluirá hasta el 2020. Los obispos estadounidenses pasarán el año 2019 revisando las conclusiones del Encuentro nacional y redactando algún tipo de plan pastoral. En 2020, esas recomendaciones regresarán a las diócesis para su implementación en las parroquias.

“Esto continúa una tradición de Encuentros que ha ayudado a la Iglesia no sólo a reconocer la necesidad, sino también a comprometerse con las soluciones”, dijo Vivi Iglesias, de la Diócesis de St. Petersburg, en La Florida, coordinadora de la Región XIV para el Encuentro.

“El énfasis que vemos surgir es en la juventud, las vocaciones, las familias jóvenes y el desarrollo del liderazgo entre los hispanos”, agregó. “Y la inmigración”.

El P. Duvan Bermúdez, director del Ministerio Hispano de la Diócesis de Palm Beach, dijo que las mayores necesidades son continuar fortaleciendo las comunidades hispanas y concientizar al clero, no sólo sobre la presencia de hispanos, sino también de personas de otras nacionalidades y etnias, incluyendo a filipinos, brasileños, vietnamitas y haitianos.

“Necesitamos ser capaces de llevar el Evangelio a estas personas”, dijo el P. Bermúdez, añadiendo que se entiende que en los Estados Unidos las personas tienen que hablar inglés. Pero, “también es importante respetar la cultura”.

 

ESPERANZA Y COMPROMISO

Dirigiéndose a los delegados al concluir sus reflexiones, el P. Rafael Capó les recordó que “con grandes dones viene una gran responsabilidad. Así que con la esperanza viene el compromiso”.

El P. Capó dirige la Oficina Regional del Sureste del Ministerio Hispano, la institución"ancla" del Encuentro Regional del Sureste. La oficina en sí nació a raíz de las reflexiones —y la implementación final— del II Encuentro, realizado entre 1975 y 1977.  

La noche de apertura, el P. Capó les dijo a los delegados: “Están llamados a ser líderes en la evangelización de los Estados Unidos”.

El Arzobispo Christophe Pierre, nuncio papal en los Estados Unidos, tocó el mismo tema en la Misa de clausura, el 24 de febrero. Hablando en español, calificó el Encuentro como un medio de “rehacer” la Iglesia e invitó a los delegados a compartir la ilusión de “que vamos a transformar la realidad”.

“Lo que es en la Iglesia de los Estados Unidos hoy, el Encuentro es una de las cosas más dinámicas que puedan existir”, dijo: “un encuentro de aquellos que en el contexto sociopolítico de este país son rechazados”.

Recordando a Moisés y a los profetas, el Arzobispo Pierre dijo que las generaciones actuales se sienten igualmente desplazadas, con “una incertidumbre sobre nuestra identidad”. A los padres les resulta difícil transmitir su fe y sus valores a sus hijos. “El mundo no tiene dirección. El mundo se pierde”.

Pero, en medio de este “mundo nuevo”, Dios convoca a su pueblo a “encontrarse como pueblo” para ser “pueblo de Dios”, dijo el Arzobispo. “No para formar una pequeña secta. No para formar un pequeño mundo de los elegidos”, sino para poner en práctica la ley suprema del reino de Dios, la ley del amor.

“Hay que reflexionar. Hacer un discernimiento”, dijo. “Hay que ver lo que podemos hacer en este nuevo mundo”. Sugirió que la respuesta se encuentra en el tema del V Encuentro: “Discípulos misioneros. Testigos del amor de Dios”.

La frase está tomada del documento publicado por los obispos de América Latina —incluyendo a un cardenal de Buenos Aires que se convertiría en el Papa Francisco—  después de su reunión en Aparecida, en Brasil.

“Entonces nuestra Iglesia debe ser —¡debe ser!— el lugar donde la gente pueda tener la oportunidad de encontrarse con Jesús”, dijo el Arzobispo Pierre. “Hay que hacer de la gente discípulos. Y si esas personas son discípulos, en el contexto de hoy, hay que orientarlos para que sean misioneros”.

“Los animo”, concluyó. “Tienen una gran responsabilidad”.

En esta foto, de izquierda a derecha: Eva Gonzalez, directora del Ministerio Hispano en la Arquidiócesis de Louisville, Ky., y coordinadora del Encuentro para la Región V; el P. Rafael Capó, director del la Oficina Regional del Sureste para la Pastoral Hispana y del SEPI; y Vivi Iglesias, representante de Catholic Relief Services basada en St. Petersburg, Fla., y coordinadora del Encuentro para la Región XIV.

Fotógrafo: TOM TRACY | FC

En esta foto, de izquierda a derecha: Eva Gonzalez, directora del Ministerio Hispano en la Arquidiócesis de Louisville, Ky., y coordinadora del Encuentro para la Región V; el P. Rafael Capó, director del la Oficina Regional del Sureste para la Pastoral Hispana y del SEPI; y Vivi Iglesias, representante de Catholic Relief Services basada en St. Petersburg, Fla., y coordinadora del Encuentro para la Región XIV.


Latest News

Feature News

School News

Sports

Columns

Homilies

Statements