Parishes | Schools | Priests | Masses |
More in this section MAIN MENU

Las vírgenes consagradas: las que atraen hacia Dios

Docenas de vocaciones inusuales se reúnen en Miami

English Spanish

La cantante y directora de canto, Claire Halbur, vestida de rosado, dirige un pequeño coro de vírgenes consagradas durante la Misa del 8 de julio, en el Centro de Renovación MorningStar, en Pinecrest.

Fotógrafo: CRISTINA CABRERA JARRO| FC

La cantante y directora de canto, Claire Halbur, vestida de rosado, dirige un pequeño coro de vírgenes consagradas durante la Misa del 8 de julio, en el Centro de Renovación MorningStar, en Pinecrest.

MIAMI| Para muchos católicos, el título de "virgen" va con María, la Santísima Madre, la única.

Ciertamente, los sacerdotes y los religiosos practican el celibato y la castidad, y eso es lo que se espera. Pero la mayoría de la gente en esta cultura obsesionada con el sexo, incluidos los católicos, se sorprenden al saber que las "vírgenes consagradas" existen en el mundo de hoy, trabajando y viviendo en la sociedad, no fuera de ella.

Elizabeth Rizzo, una virgen consagrada de Nueva Orleáns, recibe la Comunión del Arzobispo John Favalora. Junto a ella está Claire Halbur.

Fotógrafo: CRISTINA CABRERA JARRO| FC

Elizabeth Rizzo, una virgen consagrada de Nueva Orleáns, recibe la Comunión del Arzobispo John Favalora. Junto a ella está Claire Halbur.

Las vírgenes consagradas del estado de La Florida posan con el Arzobispo Emérito, John Favalora. Desde la izquierda: Nancy Dvorak, de la Diócesis de San Agustín y Magalis Aguilera, Kathleen Danes (sentada) y María de Los Ángeles Exposito, todas de la Arquidiócesis de Miami.

Fotógrafo: CRISTINA CABRERA JARRO| FC

Las vírgenes consagradas del estado de La Florida posan con el Arzobispo Emérito, John Favalora. Desde la izquierda: Nancy Dvorak, de la Diócesis de San Agustín y Magalis Aguilera, Kathleen Danes (sentada) y María de Los Ángeles Exposito, todas de la Arquidiócesis de Miami.

Magalis Aguilera fue consagrada por el Cardenal Luis Aponte Martínez, en Puerto Rico, ahora vive en Miami, se dirige al Arzobispo emérito John Favalora durante la sesión de preguntas y respuestas.

Fotógrafo: CRISTINA CABRERA JARRO| FC

Magalis Aguilera fue consagrada por el Cardenal Luis Aponte Martínez, en Puerto Rico, ahora vive en Miami, se dirige al Arzobispo emérito John Favalora durante la sesión de preguntas y respuestas.

Pauline Garland es una de ellas. Archivista y bibliotecaria de la Arquidiócesis de Sydney, en Australia, es una virgen consagrada por 25 años. Cuando trabajaba en una base naval, marinos, marineros y submarinistas la interrogaban sobre el anillo que llevaba, que todas las vírgenes consagradas reciben en su Rito de Consagración.

"El anillo atraía a la gente, y le decían: 'Hay algo en ti. ¿Quién eres? ¿Qué haces? Yo decía, soy una virgen consagrada, e inmediatamente me preguntaban: "¿Qué es eso?". Los que no sabían de mi celibato me preguntaban:'¿Aún no has encontrado un compañero?'"

Garland y otras 28 mujeres como ella, más dos candidatas, se reunieron del 6 al 10 de julio, en Miami, para la Reunión de Vírgenes Consagradas en Estados Unidos 2018, en el Centro de Renovación MorningStar, en Pinecrest. Las edades de las participantes estaban entre los 20 y los 70 años y representaban a 16 estados y seis países, incluidos Australia, Austria, El Salvador, Alemania, Goa y los Estados Unidos. Cuatro de ellas son de La Florida, incluidas tres de la Arquidiócesis de Miami.

"No tenemos muchas oportunidades para reunirnos porque la gente vive esto individualmente en su propia diócesis", dijo Judith Stegman, una virgen consagrada de la Diócesis de Lansing, Michigan. Hizo sus votos hace 25 años y ahora es presidenta de la Asociación de Vírgenes Consagradas de los Estados Unidos, USACV. "A la gente le encanta cuando tenemos tiempo para estar juntas. Esta es la primera vez en Miami y recibimos una cálida bienvenida".

La convocatoria les dio a las participantes la oportunidad de crecer espiritualmente a través de la oración, las presentaciones y los paneles, así como oportunidades para establecer vínculos y hacer turismo. Diferentes obispos y sacerdotes celebraron sus Misas diarias, incluido el Obispo Earl Boyea de la Diócesis de Lansing, enlace episcopal para la USACV; el Arzobispo emérito de Miami, John Favalora; el Obispo Auxiliar, Peter Baldacchino; y el P. Fernando Hería, rector de la Ermita de la Caridad, en Miami.

El Arzobispo Favalora, quien celebró la Misa el 8 de julio en MorningStar, habló sobre el papel profético de las vírgenes consagradas, tal como se expresa en su forma de vida.

"En los 2,000 años de la Iglesia vemos el papel profético de Jesús llamando a los individuos de tiempo en tiempo, de lugar en lugar, en esta circunstancia y en esa circunstancia, para ser la voz de Dios hablando y continuando a revelarse a su pueblo y a través de toda la historia", dijo.

Señaló que la religión, e incluso el reconocimiento de Dios en la vida diaria, son una lucha para las personas que viven en el mundo secularizado y sexualizado de hoy. Las vírgenes consagradas son signos vivientes de que hay más de lo que la cultura popular puede ofrecer.

"Te has profesado a Cristo y a la Iglesia. Esa es una unión mística. Es lo más alejado posible del aquí y ahora. Muy pocas personas piensan en eso, pero hay pocas señales cuando la gente te conoce y descubre quién eres. Y entonces, para aquellas a quienes el espíritu está tocando, se preguntan ¿por qué? ¿Qué motivaría a la gente a hacer eso? No pueden entenderlo. Eres una perplejidad, pero les hace pensar. Y a través de ti, Dios atrae su atención", dijo el Arzobispo Favalora.

La experiencia de Garland ciertamente lo prueba. Ella también es testigo de su consagración al mantener su atuendo modesto, simple y femenino. "Como persona consagrada, pienso mucho en mi ropa. Vengo de Australia donde la ropa —menos, es mejor, donde tenemos una cultura de playa, pero incluso tengo hermanas religiosas que vienen a verme y me preguntan ¿dónde compro mi ropa?".

Además del anillo, en el Rito de Consagración, las vírgenes reciben un libro de la Liturgia de las Horas y un velo — un símbolo nupcial que no está destinado a ser usado todos los días. Pero a discreción del obispo se puede usar en la Misa.

Virginia Meyer, una virgen consagrada de Chicago, le pregunta al Arzobispo John Favalora cómo puede llegar mejor a su obispo.

Fotógrafo: CRISTINA CABRERA JARRO| FC

Virginia Meyer, una virgen consagrada de Chicago, le pregunta al Arzobispo John Favalora cómo puede llegar mejor a su obispo.

Una virgen consagrada ora durante la Misa del 8 de julio, en el Centro de Renovación MorningStar, en Pinecrest.

Fotógrafo: CRISTINA CABRERA JARRO| FC

Una virgen consagrada ora durante la Misa del 8 de julio, en el Centro de Renovación MorningStar, en Pinecrest.

La virgen consagrada Emily Byers de Lafayette, Louisiana, se ríe con el Arzobispo Emérito John Favalora, que nació y creció en Nueva Orleans.

Fotógrafo: CRISTINA CABRERA JARRO| FC

La virgen consagrada Emily Byers de Lafayette, Louisiana, se ríe con el Arzobispo Emérito John Favalora, que nació y creció en Nueva Orleans.

Eso es lo que hace la cardióloga Linda Ann Long. Ella fue consagrada en 1995 en la Arquidiócesis de Minneapolis-St. Pablo.

"Sabía que la forma original era llevar el velo, pero sería muy difícil en mi trabajo, usar un velo en el hospital. Entonces el Arzobispo [Harry] Flynn me pidió que lo usara en la iglesia", dijo Long.

Las tres vírgenes consagradas de la Arquidiócesis de Miami incluyen a María De Los Ángeles Exposito, una ex agente de bienes raíces, que fue consagrada por el Arzobispo Favalora, en 2006. Fundó los Cenáculos Contemplativos de la Divina Misericordia y ha viajado a América del Sur y Centroamérica, España y a varios estados de Estados Unidos.

La cubana Magalis Aguilera, psicóloga clínica, fue consagrada en 1986 en Puerto Rico, por el Cardenal Luis Aponte Martínez. Se mudó a Miami en 1992 y trabaja en la práctica privada, principalmente con niños y familias. Ella se desempeña como vicepresidenta de la USACV y ayudó a organizar la convocatoria de este año.

En 2003, Kathleen Danes fue la primera mujer en convertirse en virgen consagrada en la Arquidiócesis de Miami. Continúa rezando por las intenciones de la Iglesia local, incluso después de que un derrame cerebral la debilitara.

"Dios nunca te envía más de lo que puedes resistir", dijo Danes. "No ha sido más que una herramienta de aprendizaje, pero echo mucho de menos [el trabajo de la iglesia]. Estaba en la iglesia siete días a la semana, la abría y la cerraba".

Ella dijo que está un poco decepcionada al ver más bancos vacíos durante las Misas y que la sociedad este sacando a Dios de todo. "Diría que debemos hacer de Dios una prioridad. Tenemos que hacer de la Iglesia una prioridad. No vamos a crecer en la Fe si no vamos a la Iglesia. La Palabra te nutre".

Después de 15 años de gozosa virginidad consagrada, ella ofreció este consejo a aquellas que podrían estar intrigadas o discerniendo el llamado: "Para ser una virgen consagrada, vas a querer tener el mejor amante que puedas tener, y ese es el Señor. Es por eso que lo hacemos, nos casarnos con el Señor".

Virginidad consagrada: una práctica antigua

  • La virginidad consagrada data de la Iglesia primitiva. Algunas vírgenes famosas incluyen a Santa Agatha, Santa Inés, Santa Cecilia y Santa Lucy. Un Ordo virginum (Orden de vírgenes) formal se estableció en el siglo IV, pero cayó en desuso con el surgimiento de las órdenes religiosas.
  • En mayo de 1970, como resultado del Concilio Vaticano II, el Papa Pablo VI restauró el Rito de Consagración de vírgenes, reconociendo la Orden de vírgenes como una forma distinta de vida consagrada. Estas "novias de Cristo" adoptan su vocación de vivir en la virginidad toda la vida, "consagradas a Dios, místicamente desposadas con Cristo y dedicadas al servicio de la Iglesia", como se detalla en el N° 604 del Código de Derecho Canónico.
  • Las vírgenes son consagradas por sus obispos pero proveen completamente sus propias necesidades materiales, incluida la atención médica y la jubilación. Son libres de elegir su propia forma de servir a la Iglesia, tanto como su tiempo libre lo permita. Se espera que recen diariamente la Liturgia de las Horas y concentren, en su oración privada, las necesidades de su obispo y su diócesis. Las mujeres consagradas provienen de todos los ámbitos de la vida e incluyen maestras, trabajadoras sociales, empresarias, contadoras, bomberas, psicólogas, entre otras.
  • El 4 de julio, el Vaticano publicó una nueva Instrucción sobre el Ordo virginum, llamada Ecclesiae Sponsae Imago (La imagen de la Iglesia como Novia), anticipando el próximo 50 ° aniversario de la restauración de la Orden, que se celebrará en el año 2020. Un artículo de La Agencia Católica de Noticias señaló que la Congregación para los Institutos de la Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica del Vaticano, que emitió la instrucción, estima que ahora hay más de 5,000 vírgenes consagradas en los cinco continentes.
  • Para obtener más información, visite www.consecratedvirgins.org.


Latest News

Feature News

School News

Sports

Homilies

Statements