Parishes | Schools | Priests | Masses |
More in this section MAIN MENU

Hacer mascarillas para no quedarse con las manos cruzadas

Seglares Franciscanos responden así a la pandemia para seguir ayundado al prójimo

English Spanish

Los integrantes de la Orden Franciscana Seglar - Espejo de Cristo, posan con los frailes capuchinos del Convento St. Pio, ubicado en la parroquia St. Jerome, en Fort Lauderdale, después del rito de admisión de un nuevo integrante a la fraternidad seglar, en septiembre pasado, en la parroquia Immaculate Conception, en Hialeah.

Fotógrafo: Courtesy

Los integrantes de la Orden Franciscana Seglar - Espejo de Cristo, posan con los frailes capuchinos del Convento St. Pio, ubicado en la parroquia St. Jerome, en Fort Lauderdale, después del rito de admisión de un nuevo integrante a la fraternidad seglar, en septiembre pasado, en la parroquia Immaculate Conception, en Hialeah.

HIALEAH | En marzo pasado, cuando muchas actividades en el Sur de La Florida cerraron para evitar la propagación del coronavirus, los miembros de la Orden Franciscana Seglar-Espejo de Cristo, en Hialeah, se negaron a quedarse con las manos cruzadas y comenzaron a confeccionar mascarillas.

“La idea fue del Señor, que me iluminó”, dijo Hilda Aguilera, OFS, ministra de la fraternidad St. Francis of Assisi-Espejo de Cristo, porque “yo no soy costurera, aprendí a hacer las máscaras haciéndolas”.

Cortan los patrones para elaborar las máscaras Hilda Aguilera,OFS, ministra de la fraternidad St. Francis of Assisi- Espejo de Cristo de Hialeah y su mamá, Hilda Nieves.

Fotógrafo: Courtesy

Cortan los patrones para elaborar las máscaras Hilda Aguilera,OFS, ministra de la fraternidad St. Francis of Assisi- Espejo de Cristo de Hialeah y su mamá, Hilda Nieves.

Máscaras con La Tao, el símbolo franciscano, que los integrantes de la Orden Franciscana Seglar - Espejo de Cristo confeccionan para venderlas y recaudar fondos.

Fotógrafo: Courtesy

Máscaras con La Tao, el símbolo franciscano, que los integrantes de la Orden Franciscana Seglar - Espejo de Cristo confeccionan para venderlas y recaudar fondos.

Ayudan a virar las máscaras después de ser cosidas el integrante de la fraternidad francisana seglar Espejo de Cristo, Reny Aguilera, OFS, e Hilda Nieves.

Fotógrafo: Courtesy

Ayudan a virar las máscaras después de ser cosidas el integrante de la fraternidad francisana seglar Espejo de Cristo, Reny Aguilera, OFS, e Hilda Nieves.

Dos integrantes de la fraternidad franciscana seglar Espejo de Cristo cortan los patrones de las máscaras, Luisa Ortega, OFS, (izquierda) y Margien Espinosa, OFS.

Fotógrafo: Courtesy

Dos integrantes de la fraternidad franciscana seglar Espejo de Cristo cortan los patrones de las máscaras, Luisa Ortega, OFS, (izquierda) y Margien Espinosa, OFS.

La idea de confeccionar máscaras para venderlas entre las otras fraternidades seglares franciscanas de los Estados Unidos fue la respuesta a sus preocupaciones de cómo recaudar fondos para ayudar a los más necesitados. Todos los eventos que realizaban, como cenas comunitarias para colectar fondos, se cancelaron por el COVID-19.

Todos los integrantes de la fraternidad, un total de 10 hermanos laicos, ayudaron en la elaboración de las máscaras, que llevan un bordado de la Tao, el símbolo Franciscano.

En los primeros meses de elaboración, los hermanos de la fraternidad pasaron algunos fines de semana cortando los moldes y las telas, mientras Aguilera y su mamá cosían, para terminar los pedidos que recibían de diferentes partes de Estados Unidos, de Hawái y hasta de Portugal.

“Nunca pensé que llegaría tan lejos, fue una idea pequeña que prosperó. Fuimos muy bendecidos”, dijo Aguilera. “Dios tenía un plan para eso”, agregó.

Las máscaras de la fraternidad de Hialeah, que es la única fraternidad franciscana en español en el Sur de La Florida, se venden solo a través de pedidos directos a Aguilera.

Después de siete meses de pandemia, los pedidos se han ido calmando, dijo Aguilera, pero piensan seguir confeccionando máscaras hasta noviembre. “Porque ya en diciembre, tenemos otros apostolados que siempre hacemos con el favor de Dios”, indicó.

Apostolados que incluyen la confección y entrega de paquetes de comida y juguetes para familias inmigrantes, trabajadores del campo del Sur de La Florida, durante el período natalicio.

Durante todo el año confeccionan paquetes de cuidado personal, que llevan a centros de cuidado de ancianos y a los desamparados que acuden al albergue de las Misioneras de la Caridad, en Miami. Aunque en estos momentos las Misioneras de la Caridad no permiten la entrada de voluntarios en el albergue, los franciscanos seglares siguen enviando comida y agua para los desamparados.

También antes de la pandemia llevaban sándwiches y comidas calientes a los desamparados en diferentes partes de la ciudad de Miami, hasta que una ordenanza de la ciudad lo prohibió.

“Debido al COVID nos vimos un poco tristes porque no podíamos tener fondos para ayudar, pero gracias a Dios y con mucha oración empezamos a hacer las máscaras y fue bien próspero y pudimos reunir dinero”, agregó Aguilera.

 

¿Quiénes son los Franciscanos Seglares?

La Orden Franciscana Seglar (O.F.S.), es parte del movimiento franciscano fundado hace más de 800 años por el mismo san Francisco de Asís. Los miembros seglares “son hombres y mujeres, solteros y casados, que trabajan al servicio de la Iglesia, al servicio de los más vulnerables y los rechazados por la sociedad. La O.F.S. tiene su Regla de vida y Constituciones, o sea, "nos guían para vivir una vida de penitencia a través de las enseñanzas del Evangelio y la Iglesia, y a la vez, viviendo las obras de misericordia”, indicó Aguilera.

Su regla actual es la Reforma aprobada por Pablo VI en 1978. Antes era conocida como la tercera orden de San Francisco de Asís; están por todo el mundo y “es muy popular en Latinoamérica”, dijo Fray Lombardo D’Auria, asistente espiritual de la fraternidad St. Francis of Assisi-Espejo de Cristo. Fray Lombardo es uno de los tres miembros de la Orden de los Frailes Menores (la primera orden creada por San Francisco) asignados al convento St. Pio, recientemente erigido, ubicado en la parroquia St. Jerome, en Fort Lauderdale.

Los miembros de la fraternidad Espejo de Cristo pertenecen a diferentes parroquias de Miami. En el 2003, el P. Roderic Petrie, OFM, ya fallecido, comenzó la fraternidad en la parroquia Immaculate Conception, en Hialeah, en español, porque no había ninguna en el área, en ese idioma.

Espejo de Cristo fue patrocinada por la fraternidad Queen of Peace, en Miami, que ya estaba establecida en la Arquidiócesis de Miami hasta que fue canónicamente establecida por la Santa Madre Iglesia Católica en la Santa Sede en el 2009. Es una de las tres fraternidades que se encuentran en la Arquidiócesis de Miami. La otra fraternidad es St. Joseph, en Fort Lauderdale.

PARA SABER MÁS 


Latest News

Breaking News

Feature News

School News

Sports

Columns