Parishes | Schools | Priests | Masses |
More in this section MAIN MENU

19 de marzo: Volver sobre la figura de San José

English Spanish

Estatua de San José en la sacristía de la Iglesia St. Katharine Drexel, en Weston.

Fotógrafo: Jim Davis

Estatua de San José en la sacristía de la Iglesia St. Katharine Drexel, en Weston.

Representación de la Sagrada Familia en la iglesia St. Rose of Lima, en Miami Shores.

Fotógrafo: Jim Davis

Representación de la Sagrada Familia en la iglesia St. Rose of Lima, en Miami Shores.

“A este seminario sobre San José sí quiero ir, porque conozco poco sobre él”. Esta frase, dicha por un catequista días previos a un simposio al que asistimos sobre el santo, organizado por la congregación Oblatos de San José en Lima, deja ver cuánto falta enseñar acerca del esposo de María y padre de crianza de Jesús. Se podría decir que no solo es un gran desconocido en su rol en los evangelios, sino también en la vida del cristiano, en las aulas de los colegios y en la meditación de los sacerdotes.

Este tipo de certezas son importantes, porque a San José hay que verlo más allá de una devoción personal. Conviene acercarse más a su figura y estudiarlo con mayor sustento, ya que es un gran modelo para los padres, los educadores y hasta para quienes buscan la buena muerte, que como él, tuvo la dicha de morir acompañado de Jesús y de María.

 

Hablar de San José

Los padres de la Iglesia, especialmente San Bernardo, se han expresado con una teología muy acertada sobre San José, a partir del evangelio de San Mateo. Esto con un énfasis especial en su rol insustituible en la encarnación de Jesús. La tradición de la Iglesia le ha dado un lugar prominente al patriarca, lo que puede comprobarse en la gran cantidad de oraciones y pinturas con las que se ha invocado y plasmado a San José, sea durante el nacimiento de Jesús, siempre junto a María, y también como elegido de los tiempos, portando la rama floreciente de Jesé o trabajando en su taller.

No hay que confundir esta rama con una flor decorativa que se pinta de modo erróneo en un lado de las obras de arte. A este respecto, dio una explicación años atrás a la agencia Zenit el P. Tarcisio Stramare, oblato de San José, biblista italiano y el más grande josefólogo vivo. “El bastón es la rama floreciente de almendro que hizo brotar Dios para elegir al sumo sacerdote Aarón, como el custodio del Tabernáculo en Números 17,16. Ahora, es José a quien Dios ha elegido directamente como ‘custodio’ de un tabernáculo más precioso, que es Jesús; y él mismo nos avisa que la encarnación ha llegado”.

Por ello la importancia de profundizar en los documentos y homilías de los papas y de otros teólogos sobre San José. Se debe rescatar la exhortación apostólica “Redemptoris Custos” de San Juan Pablo II, así como la inspiradora homilía del papa Francisco en la misa de inauguración de su pontificado, entre otros textos.

 

Celebrar a San José

Algo que puede ayudar a destacar la figura de San José, y acercarlo a la vida cotidiana de los alumnos y sus familias, es la celebración de las pocas pero significativas fiestas que la Iglesia le ha dedicado durante siglos.

Una misa o liturgia de la palabra, y hasta una novena, serían modos de honrar su paternidad y su elección divina, como parte de la historia de la salvación. Si a esto se le añade alguna publicación, una charla o una “fan page” en Facebook, se dejará el campo abonado para que crezca el interés y la devoción por el santo más justo.

Si bien la antigua memoria del Desposorio de José y María ya no está incluida en el ordo litúrgico, esto no quita que cada 23 de enero pueda conmemorarse en aras de la protección de las familias. Las fechas que sí resaltan en el calendario anual son el 19 de marzo — establecida posiblemente por Gregorio XI en el siglo XIV, y fijada como solemnidad por San Pablo VI en 1969.

Y también la entrañable memoria libre de San José Obrero, que cada 1 de mayo permite reflexionar sobre el sentido del trabajo cristiano. Esa fecha es propicia para interceder por quienes llevan el sustento a sus hogares, a fin de que lo hagan en un clima de deberes y derechos inalienables, tal como lo enseña la Doctrina Social de la Iglesia.

 

Fascinarse por el santo

Pero, ¿qué tiene este patriarca milenario para fascinar tanto a la humanidad? ¿Por qué su nombre lo llevan tantas personas —y no solo los varones? O nos preguntamos cómo se llegó a denominar con ese nombre, a lo largo de los siglos, capitales, regiones, avenidas y plazas... No es casualidad que se designe con el nombre de San José edificios, conventos y hasta hospitales públicos. Y no queremos extendernos al recordar todo el homenaje que encierra el bautizar clubes deportivos, productos alimenticios y hasta universidades.

Revisando una y otra vez los evangelios, encontraremos tan poco de José que nos sigue intrigando cuál fue el papel que Dios le dio en la Historia de la Salvación. Es una verdad que atrae, el hecho de que fuera escogido entre miles de varones judíos, y esa exclusividad ya le da un peso de elegido, por lo tanto un bendito de Dios, algo muy común también en otras religiones cuando se refieren a un profeta o iluminado.

Estatua de José en la iglesia St. Rose of Lima, en Miami Shores. El martillo en su mano izquierda muestra su vocación como carpintero.

Fotógrafo: Jim Davis

Estatua de José en la iglesia St. Rose of Lima, en Miami Shores. El martillo en su mano izquierda muestra su vocación como carpintero.

También es un hecho que su silencio, humildad y obediencia son características del santo que aún hoy interpelan al creyente, y en muchos casos conmueven todas sus seguridades y certezas en la idea de que al mundo se le “somete” por la fuerza, la imposición o siendo el que grita más. En este tiempo, algunos ven con creciente frecuencia que obedecer es un signo de debilidad, por lo que desafían y cuestionan a la autoridad o le buscan la sinrazón. Por ello, las virtudes de San José destacadas en los evangelios, podrían ayudar a edificar mejor las bases de quien quiera realizar una buena carrera laboral, sin pisotear a nadie ni maldecir por no haber llegado aún a ser jefe.

 

Perennizar al patriarca

Vista esta necesidad de “Ir a San José”, hay que felicitar a los obispos de algunas diócesis de los Estados Unidos y de otros países, por haber anunciado la proclamación de un “Año de San José”, lo que permitirá destacar su figura, comprender el camino que han dejado sus huellas y —cómo no— volverse un mejor devoto. Es de esperar que otras diócesis pudieran tomar este mismo tipo de iniciativas, u otras novedosas, para seguir dándole a San José su sitial, desde el cual protege al mundo de mayores peligros.

No hay que descartar que, dada la gran confianza que le tiene el papa Francisco a San José —a quien le encarga sus más preciados proyectos para que “los sueñe”, en sus propias palabras— anuncie pronto un año josefino para encomendarle los problemas del mundo, que ahora sí están quitando el sueño a la humanidad...

Finalmente, hay quienes consideran necesario que se proclame un dogma sobre San José, para definirlo mejor y evitar leyendas o historias de los apócrifos. Pero eso ya sería motivo de un nuevo debate, que desde ahora  queda abierto...

Periodista peruano

Click here to post your comments about this article.

Comments from readers

Irena Lathrop - 03/20/2020 09:56 PM
Thank you for posting an English translation of the original article. It is quite fascinating to read, and hopefully, many more of the Faithful will consecrate their families, husbands , sons and lives to St. Joseph.
Irena Lathrop - 03/18/2020 07:05 PM
Is this article available in English? The Italian and Polish Catholics have a great devotion to St Joseph. Please, think of all Catholics when honoring St Joseph.

Latest News

Breaking News

Feature News

Parish News

School News

Sports

Columns

Press Release

Statements