Blog Published

Blog_14963345336604_S


Jesús dijo a sus primeros discípulos y a todos los futuros discípulos: "Les dejo la paz, les doy mi paz, pero no como la da el mundo".

Pero líderes políticos, gobiernos, corporaciones e innumerables personas buscan la paz falsa y fugaz del mundo que seduce a los sentidos, las mentes y hasta las almas a creer que poseer más cosas – incluyendo más armas de guerra, más dinero para la guerra, más entrenamiento para la guerra – traerá la paz. Por el contrario, esta mentalidad y estilo de vida egocéntrico, materialista, militarista sólo conduce al vacío personal, a treguas tensas, a la guerra y a más guerra.

La paz verdadera y duradera, la paz de la que nuestros corazones tienen hambre, la paz que nuestro mundo anhela, solamente viene de Dios. Es el "Shalom" que el mismo Jesús nos ofrece: la relación correcta, la serenidad y la armonía con el Creador, con nosotros mismos, entre nosotros y con toda la creación, mejor ejemplificadas por el Hijo encarnado del Padre. ​Sin embargo, la recepción de la paz de Dios – la misma morada del Espíritu Santo – requiere la humildad, la confianza y la apertura de un alma dispuesta a escuchar atentamente la palabra de Dios y a seguir fielmente sus pasos. Pero siempre existe una tensión entre escuchar y seguir al Santo, y escuchar y seguir al maligno. La opción es nuestra.

"Te puse delante la vida o la muerte, la bendición o la maldición. Escoge, pues, la vida para que vivas tú y tu descendencia. Ama a Yavé, escucha su voz, uniéndote a él". (Deut. 30, 19-20)

Como sucede en la actualidad, hace 100 años la mayoría de la humanidad se empeñaba en elegir la muerte y la maldición. Europa y otras regiones estuvieron involucradas en la Primera Guerra Mundial, que cobró aproximadamente 17 millones de vidas y causó destrucción incalculable.

La época alrededor de 1917 era una de persecución extrema para la Iglesia. Desde México a Francia, desde Portugal a Rusia, los seguidores de Cristo estaban bajo un ataque feroz.

En Portugal, la recién instalada república atea saqueó las iglesias católicas y los conventos. Se aprobó la legislación para suprimir las órdenes religiosas, las fiestas religiosas y la enseñanza de la religión en las escuelas. La mayoría de los obispos fue exiliada y muchos sacerdotes fueron encarcelados. Pero en medio del pecado y el dolor humanos, el Dios de la vida siempre elige sufrir con su pueblo. Él siempre nos da la fuerza y ​​el valor para perseverar en la fe. Y cuando es necesario, envía a su Madre.

Hace 100 años, el 13 de mayo de 1917, cerca de la ciudad de Fátima en Portugal, la Virgen se apareció a tres niños diciendo: "Por favor, no me teman. ... Yo vengo del cielo". Con un rosario en la mano, pidió que oraran y se dedicaran a la Santísima Trinidad. Y les pidió que "dijeran el Rosario todos los días, para traer la paz al mundo y el fin de la guerra".

El rosario es un hermoso y poderoso regalo celestial. Las oraciones intercesoras marianas son reconfortantes. Los misterios que se centran en la vida, la muerte, la resurrección y la ascensión de nuestro Señor son maravillosos para meditar y pueden llevar al alma a una sublime experiencia contemplativa de nuestro Dios de paz.

Al rezar el rosario y otras oraciones por la paz, nos convertimos en personas de paz que están más dispuestas a difundir la paz de Dios, la paz que el mundo no puede dar.​ 


Comments from readers

James - 07/03/2017 06:20 PM
Dear Tony Magliano and beloved faithful, Thank you. I do hearby agree beyond a shadow of a doubt that this holy writing hits home with all of us. With the insanity of our current daily lay life, it is calming to know that peace can be achieved. Breathing Jesus in (in more than one way) permits us to be our best. I'm strongly urging all readers to commit to a continually growing prayer life, especially the Rosary everyday. Blessings and Graces through our Lord Jesus Christ. He has risen!
Rafael - 07/03/2017 04:36 PM
For thousand of years, the world's population was basically illiterate except for the church. The church in good and bad which yielded much influence over state and the population. Now that more and more individuals are educated, we see man changing Society to suite their needs such as taking the word peace and love to their own purpose - and a very dangerous LGBT movement. Where do we find the balance. Thank you God Bless

Powered by Parish Mate | E-system

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy Policy and Terms of Service apply