Parishes | Schools | Priests | Masses |
More in this section MAIN MENU

Después de la elección, la Iglesia continuará hablando

Columna del Arzobispo Wenski para la edición de octubre 2020 de La Voz Católica

English Spanish

Cualquiera que sea ciegamente leal a un partido, o a una posición ideológica, se enojará con la Iglesia cuando ella o sus pastores no estén de acuerdo con ellos. Y puesto que la Iglesia no tiene “partido”, ella no estará de acuerdo con un lado o con el otro, o con ninguno, en cualquier número de cuestiones. El literato inglés G. K. Chesterton bromeó una vez sobre las divisiones partidistas de su propio país: “Los progresistas quieren seguir cometiendo errores; los conservadores no quieren corregir los errores ya cometidos”. Tal actitud puede ensordecer a los partidarios de ambos lados del espectro político a la voz de la Iglesia.

Sin embargo, la Iglesia continuará hablando, sin importar cuáles sean los resultados de las elecciones de noviembre, porque una vez que se decidan las elecciones, no abdicaremos de nuestras responsabilidades como ciudadanos o como católicos para dar forma al debate público, de tal manera que mejore el respeto por la vida y la dignidad humanas y se promueva el bien común.

El bien común nunca puede encarnarse adecuadamente en ninguna sociedad cuando aquellos que esperan nacer pueden ser asesinados legalmente a elección. Como ha demostrado la campaña de 2020 (así como las batallas por la confirmación de nuevos jueces en la Corte Suprema), el aborto legalizado todavía está en la línea divisoria de nuestra cultura y nuestra política. 47 años después de Roe v. Wade, la cuestión del aborto no está “resuelta”, sino que sigue siendo “perturbadora”; y la conciencia colectiva de Estados Unidos seguirá intranquila hasta que Roe v. Wade sea revertido y cada ser humano, desde el momento de la concepción hasta la muerte natural, sea bienvenido en la vida y protegido por la ley.

Con las elecciones de 2020, comenzará un nuevo capítulo en nuestro muy envidiado experimento estadounidense en democracia. La forma en que este capítulo sea recordado en la historia dependerá en gran medida del compromiso continuo de los católicos estadounidenses en los grandes temas de nuestros días. Porque en el centro de gran parte del debate político actual está cómo entendemos la verdad de la persona humana. La tendencia al relativismo moral en nuestra cultura actual es quizás la mayor amenaza para el éxito continuo de nuestro experimento estadounidense en democracia. El Papa San Juan Pablo II dijo: “Separada de la verdad de la persona humana, la libertad decae en la vida individual en libertinaje y en la vida política, en la arbitrariedad de los más fuertes y en la arrogancia del poder.”. (ONU 1995)

Por tanto, la Iglesia tiene un papel distinto y valioso que desempeñar en el orden político. Gran parte de lo que dice la Iglesia puede organizarse en torno a varios temas clave: la vida y la dignidad de la persona humana; el llamado a la familia, la comunidad y la participación; derechos y responsabilidades de la ciudadanía; una opción por los pobres y vulnerables; dignidad del trabajo y derechos de los trabajadores; solidaridad y cuidado por la creación de Dios.

La Iglesia analiza adecuadamente los problemas en función de sus dimensiones sociales y morales; cualquier cosa relacionada con la persona humana y su dignidad está ciertamente dentro del ámbito de la Iglesia, que mide correctamente la política pública según los valores del Evangelio. Informados por las enseñanzas sociales católicas, deseamos compartir con nuestros conciudadanos nuestra comprensión del bien común y de las condiciones necesarias para el florecimiento humano en nuestra sociedad. Acusar a los obispos de “entrometerse en política” cuando hablan como maestros que buscan formar conciencias, ciertamente viola tanto el espíritu como la letra de la Primera Enmienda.

Lejos de “entrometerse en política”, los pastores de la Iglesia quieren ofrecer a los fieles y a todas las personas de buena voluntad un servicio de amor, y no hablar con coraje y coherencia sería fracasar en la caridad que debemos a nuestro prójimo.

Comments from readers

David Long - 10/19/2020 04:47 PM
I think it would be great if the ADOM spoke out regarding issues affecting this election, and especially "The threat of abortion which remains the preeminent priority..." Perhaps, Archbishop Wenski has and I missed it. I certainly haven't missed Father Altman speaking out on the election, nor Bishop Strickland's brave endorsement of his comments. I think it would be wonderful for Archbishop Wenski to support his Brother bishop and Father Altman. Father Altman's comments may be found here until Youtube censors them: https://www.youtube.com/watch?v=3-7eoTN2vNM Kind Regards, David Long

Latest News

Breaking News

Feature News

School News

Sports

Columns