Parishes | Schools | Priests | Masses |
More in this section MAIN MENU

‘Reflexionemos en cómo vivió’

Feligresa de Epiphany, Rosi Maza era una de las tres amigas desaparecidas en el derrumbe del condominio

English Spanish

Una publicación de Facebook muestra a tres de las mujeres atrapadas en el colapso de Champlain Towers South en Surfside el 23 de junio de 2021, unas horas antes de la tragedia. Las dos del extremo izquierdo son Maggie Vázquez-Bello y Francis Plasencia; Rosi Maza está en el centro, cuarta desde la izquierda.

Fotógrafo: Via Facebook

Una publicación de Facebook muestra a tres de las mujeres atrapadas en el colapso de Champlain Towers South en Surfside el 23 de junio de 2021, unas horas antes de la tragedia. Las dos del extremo izquierdo son Maggie Vázquez-Bello y Francis Plasencia; Rosi Maza está en el centro, cuarta desde la izquierda.

MIAMI | Dos fotos resumen la tragedia del derrumbe de un condominio en Surfside: una, más genérica, de los montones de escombros y polvo que quedaron atrás; otra, conmovedoramente personal, de seis mujeres sonrientes frente a un colorido telón de fondo de girasoles.

Tomada y publicada en Facebook el miércoles 23 de junio, la foto muestra a las mujeres disfrutando de “Van Gogh: The Immersive Experience”, en Ice Palace Studios. El jueves por la mañana, tres de esas mujeres habían desaparecido en algún lugar bajo los escombros.

Rosi Maza y Francis Plasencia optaron por no manejar esa noche desde Ice Palace Studios “al oeste de South Beach, al sur de Wynwood” hasta sus casas de South Miami. En su lugar, se alojaron en el condominio de su amiga Maggie Vázquez-Bello en Surfside: Champlain Towers South.

Las tres amigas eran de la parroquia de Epiphany, en Miami. Las tres participaban activamente en las Comunidades de Vida Cristiana de los jesuitas.

Las tres se encontraban allí cuando parte del edificio de 12 pisos se derrumbó a la 1:23 de la madrugada del jueves 24 de junio.

Imagen de Rosi Maza compartida por una feligresa en la iglesia St. Joseph, en Miami Beach, el 2 de julio de 2021. Maza había iniciado una Comunidad de Vida Cristiana en la parroquia, que se encuentra a dos cuadras del condominio Champlain Towers South, parcialmente derrumbado, donde se había alojado con dos amigas la noche en que el edificio se derrumbó.

Fotógrafo: ROCIO GRANADOS | LVC

Imagen de Rosi Maza compartida por una feligresa en la iglesia St. Joseph, en Miami Beach, el 2 de julio de 2021. Maza había iniciado una Comunidad de Vida Cristiana en la parroquia, que se encuentra a dos cuadras del condominio Champlain Towers South, parcialmente derrumbado, donde se había alojado con dos amigas la noche en que el edificio se derrumbó.

Y aunque la esperanza y la fe perduran, el hermano de Maza, un sacerdote jesuita que vive en la República Dominicana, envió un correo electrónico el 25 de junio a amigos y familiares en el que reconoció la cruda realidad de la situación.

“Al ver lo que queda de los pisos del edificio, sería muy difícil que alguien sobreviviera”, escribió el P. Manuel Maza. “Todavía sin poder asimilar lo que ha ocurrido, doy gracias por la vida de mi hermana Rosi, sus 70 años y todo lo que sembró”.

En efecto, sembró muchas buenas acciones, según sus familiares y amigos. En una Misa celebrada el 30 de junio en el Centro de Espiritualidad Ignaciana de Miami, su hermano recordó cómo Rosi “le resolvió problemas a más de una familia inmigrante” al recolectar y entregar donaciones de ropa y muebles.

Describió a la madre de dos hijos y abuela de seis como “una mujer de oración diaria”, dedicada a su familia, que veía el bien en todos y “creía en la bondad”.

“Rosi era muy querida”, expresó Mimi León, empleada retirada de la Arquidiócesis de Miami que conocía a Maza desde hacía casi 20 años. Ambas participaban en las Comunidades de Vida Cristiana y eran voluntarias en el Centro de Espiritualidad Ignaciana de Miami.

“Ella ayudaba a todo el mundo”, recordó León. “Siempre estaba en cualquier cosa que se le pedía”.

Las dos se vieron por última vez una semana antes del colapso, en el funeral de una amiga común en Epiphany.

Fotos de Rosi Maza (izquierda), y de Francis Plasencia en el muro del recuerdo de los fallecidos en el derrumbe del condominio Champlain Towers South. El muro se encuentra en la valla de una pista de tenis justo al oeste del edificio derrumbado.

Fotógrafo: ANA RODRIGUEZ-SOTO | FC

Fotos de Rosi Maza (izquierda), y de Francis Plasencia en el muro del recuerdo de los fallecidos en el derrumbe del condominio Champlain Towers South. El muro se encuentra en la valla de una pista de tenis justo al oeste del edificio derrumbado.

León rememoró cómo Maza había luchado contra varias reapariciones de cáncer. Cuando León se enfrentó a su propia batalla contra la enfermedad hace unos años, Maza la tranquilizó: “No te desanimes. Tú verás que vas a salir de esa”, recordó León. “Sus palabras me dieron mucha esperanza”.

El jueves por la mañana, León se despertó a las cuatro de la madrugada y se dio cuenta de que su televisor se había quedado encendido. Se transmitía la noticia sobre el derrumbe. Recuerda que pensó: “Ay, Dios mio, que no haya ningún muerto. Lo menos que yo pensé en mi cabeza era que Rosi estaba allí”.

“He pasado unos días horribles”, añadió León. “Me siento así como una desolación”.

Pero se sintió algo menos perturbada cuando se dio cuenta de que, debido al derrumbe, cientos de edificios antiguos en el condado de Miami-Dade —y quizás en otras partes— serían inspeccionados para detectar signos de deterioro estructural.

“Entonces la muerte de Rosi no ha sido en vano”, comentó León. “Las vidas de esta gente van a servir para salvarle la vida a muchos otros”.

Durante la Misa del 30 de junio, el P. Maza dijo que se sintió consolado por lo que le dijo uno de los dos hijos de Maza: “Tío, no nos enfoquemos tanto en como murió, sino que reflexionemos en cómo vivió”.

(Actualización: el cuerpo de Francis Plasencia fue recuperado el 5 de julio).

Esta foto muestra a Rosi Maza, tercera desde la derecha en la parte superior, en Loyola, España, con un grupo de Miami que ella dirigió en el viaje "Pasos de San Ignacio", en octubre de 2019. La foto fue compartida en un correo electrónico por Teresa Fernández Soneira, tercera desde la izquierda en la parte inferior, una historiadora local, autora y colaboradora ocasional de La Voz Católica. Su familia dice que a Maza le encantaba viajar.

Fotógrafo: COURTESY

Esta foto muestra a Rosi Maza, tercera desde la derecha en la parte superior, en Loyola, España, con un grupo de Miami que ella dirigió en el viaje "Pasos de San Ignacio", en octubre de 2019. La foto fue compartida en un correo electrónico por Teresa Fernández Soneira, tercera desde la izquierda en la parte inferior, una historiadora local, autora y colaboradora ocasional de La Voz Católica. Su familia dice que a Maza le encantaba viajar.


Latest News

Breaking News

Feature News

Parish News

School News

Columns

Homilies

Statements