Parishes | Schools | Priests | Masses |
More in this section MAIN MENU

Un día en la vida escolar 'híbrida'

Dispositivos tecnológicos y profesores hicieron posible la escuela híbrida durante la pandemia

English Spanish

El futuro está en sus manos: La maestra de segundo grado de la escuela Our Lady of the Lakes, Jalenni Cruz, lleva el iPad donde tres de sus alumnos están conectados a través de Zoom, y participan virtualmente en la jornada escolar. Durante todo el día en OLL, los iPads fueron el dispositivo de referencia que mantuvo a los estudiantes virtuales conectados con sus compañeros que asisten en persona a sus lecciones y otras actividades escolares.

Fotógrafo: CRISTINA CABRERA JARRO| FC

El futuro está en sus manos: La maestra de segundo grado de la escuela Our Lady of the Lakes, Jalenni Cruz, lleva el iPad donde tres de sus alumnos están conectados a través de Zoom, y participan virtualmente en la jornada escolar. Durante todo el día en OLL, los iPads fueron el dispositivo de referencia que mantuvo a los estudiantes virtuales conectados con sus compañeros que asisten en persona a sus lecciones y otras actividades escolares.

Nota del editor: En septiembre de 2020, las escuelas de la Arquidiócesis de Miami reabrieron después de haber cerrado a mediados de marzo debido al COVID-19. El año escolar 2020-21 comenzó con todos los estudiantes aprendiendo en línea, pero en octubre, las escuelas arquidiocesanas dieron a los padres la opción de enviar a sus hijos a las escuelas en persona o mantenerlos en casa, aprendiendo en línea. Para los profesores arquidiocesanos, eso significó impartir clases simultáneas a los alumnos presenciales y a los que veían en las pantallas de los ordenadores.

El año pasado  se ha escrito mucho sobre el "heroísmo" de los trabajadores de primera línea en hospitales, supermercados y otras industrias de servicios: Aquellos que no tuvieron el lujo de trabajar desde casa durante la pandemia. Creemos que los educadores de la Archidiócesis también pertenecen a esa categoría de "heroísmo" por la forma en que aceptaron los retos docentes que planteó la pandemia y se adaptaron a la "nueva normalidad".

Para dar a nuestros lectores una muestra de esa "nueva normalidad", enviamos reporteros a una escuela secundaria de Broward y a una escuela primaria de Miami-Dade, para que pasaran un día con un maestro en un aula híbrida. Esto es lo que ocurrió.

 

 

MIAMI LAKES | En comparación con el mes de mayo del año pasado, cuando las escuelas estaban silenciosas, vacías y cerradas debido al COVID-19, este mayo, a primeras horas de la tarde suena el timbre de la escuela Our Lady of the Lakes, en Miami Lakes. Las puertas se abren y los estudiantes salen a los pasillos con la emoción de saber que falta menos de una hora para la salida. Algunos niños se ríen mientras las filas de sus clases se desplazan por el campus. Esto suena, parece y se siente como un ambiente escolar benditamente normal, incluso cuando todos están usando cubre bocas.

La clase de segundo grado pasa con su maestra, Jalenni Cruz. Si un grupo de alumnos de segundo grado no era ya bastante, ahora Cruz tiene literalmente las manos llenas, llevando un trípode y un iPad. En el dispositivo conectado a través de Zoom, hay tres estudiantes que asisten virtualmente a su jornada escolar. Cuando pasan otros grupos, la escena se repite, con profesores o estudiantes voluntarios que llevan los dispositivos por el campus o los utilizan en las aulas.

En la escuela Our Lady of the Lakes, un estudiante resuelve un problema de matemáticas en la pizarra inteligente de su clase. Al mismo tiempo, algunos de sus compañeros participaron en la lección de forma virtual y en tiempo real a través de Zoom. En todas las escuelas de la Arquidiócesis de Miami, los estudiantes tenían la opción de regresar en persona o virtualmente durante el año académico 2020-2021.

Fotógrafo: CRISTINA CABRERA JARRO| FC

En la escuela Our Lady of the Lakes, un estudiante resuelve un problema de matemáticas en la pizarra inteligente de su clase. Al mismo tiempo, algunos de sus compañeros participaron en la lección de forma virtual y en tiempo real a través de Zoom. En todas las escuelas de la Arquidiócesis de Miami, los estudiantes tenían la opción de regresar en persona o virtualmente durante el año académico 2020-2021.

Rose Cabrera, profesora de lenguaje y religión de octavo grado de la escuela Our Lady of the Lakes, dirige la clase con estudiantes que la atienden vía Zoom. Al comienzo del año escolar 2020-2021, no era posible realizar clases presenciales. Cuando fue posible, los profesores enseñaban simultáneamente por ambas alternativas: clases virtuales y clases presenciales.

Fotógrafo: COURTESY PHOTO

Rose Cabrera, profesora de lenguaje y religión de octavo grado de la escuela Our Lady of the Lakes, dirige la clase con estudiantes que la atienden vía Zoom. Al comienzo del año escolar 2020-2021, no era posible realizar clases presenciales. Cuando fue posible, los profesores enseñaban simultáneamente por ambas alternativas: clases virtuales y clases presenciales.

Una estudiante de octavo grado de la escuela Our Lady of the Lakes escribe en su iPad sentada en su escritorio que tiene una protección de plástico, mientras su maestra de lenguaje, Rose Cabrera, escribe en la pizarra inteligente. La clase tiene estudiantes que aprenden en persona y otros virtualmente conectados a través de Zoom.

Fotógrafo: CRISTINA CABRERA JARRO| FC

Una estudiante de octavo grado de la escuela Our Lady of the Lakes escribe en su iPad sentada en su escritorio que tiene una protección de plástico, mientras su maestra de lenguaje, Rose Cabrera, escribe en la pizarra inteligente. La clase tiene estudiantes que aprenden en persona y otros virtualmente conectados a través de Zoom.

Viviendo un año de "Fe sobre el miedo": La escuela Our Lady of the Lakes en Miami Lakes adoptó el lema para el año académico 2020-2021. Se exhibieron carteles como este en toda la escuela, así como en camisetas y máscaras que usaban los maestros y los trabajadores. El mensaje también se compartió en las redes sociales.

Fotógrafo: CRISTINA CABRERA JARRO| FC

Viviendo un año de "Fe sobre el miedo": La escuela Our Lady of the Lakes en Miami Lakes adoptó el lema para el año académico 2020-2021. Se exhibieron carteles como este en toda la escuela, así como en camisetas y máscaras que usaban los maestros y los trabajadores. El mensaje también se compartió en las redes sociales.

Blindados y protegidos, en persona o virtual: los estudiantes de la Escuela Our Lady of the Lakes sentados en sus escritorios esperan el inicio de la clase. También estaban esperando los estudiantes que asisten a su clase virtualmente, visibles a través de un iPad en frente del salón de clases conectados a través de Zoom.

Fotógrafo: CRISTINA CABRERA JARRO| FC

Blindados y protegidos, en persona o virtual: los estudiantes de la Escuela Our Lady of the Lakes sentados en sus escritorios esperan el inicio de la clase. También estaban esperando los estudiantes que asisten a su clase virtualmente, visibles a través de un iPad en frente del salón de clases conectados a través de Zoom.

Así es como la escuela Our Lady of the Lakes (OLL), y todas las demás escuelas arquidiocesanas, lograron la enseñanza híbrida —presencial y virtual— en el año escolar 2020-2021. En OLL, terminaron el año con 450 alumnos presenciales y 13 virtuales.

Al igual que muchas escuelas, OLL se adaptó a los desafíos técnicos, así como a las medidas sanitarias y de seguridad ocasionadas por la pandemia. También adoptaron un nuevo lema para el año: “La fe sobre el miedo”. Los profesores hicieron anuncios y los colgaron por toda la escuela, lo imprimieron en mascarillas y camisetas, y lo compartieron en las redes sociales de la escuela.

“Sabiendo la forma en que terminamos el año escolar 2019-2020, y sin saber qué esperar para el año escolar 2020-2021, decidimos que lo mejor era poner nuestra confianza en Dios y trabajar juntos para erradicar cualquier temor que se arrastrara por la pandemia y sus efectos”, dijo la directora Bárbara Picazo. “Sabíamos que, por encima de todo, Dios tenía el control y nos ayudaría a servir a nuestros alumnos y familias lo mejor posible”.

 

TECNIFICÁNDONOS

El año académico 2020-2021 comenzó en agosto en las escuelas arquidiocesanas. Los estudiantes de PreK fueron los primeros en regresar en persona. Ese primer día fueron recibidos por entusiastas profesores enmascarados y con carteles de bienvenida, controles de temperatura, y un montón de desinfectante para las manos.

Incluso el P. Luis Flores, el vicario parroquial, roció a los alumnos con agua bendita a su llegada.

Los alumnos de mayor grado regresaron sólo virtualmente al principio.

Inicialmente, sólo los alumnos de sexto a octavo grado de OLL tenían sus propios iPads. El resto accedía a los dispositivos a través de carritos tecnológicos móviles. Una vez que la escuela confirmó que el aprendizaje virtual sería la norma, al menos para comenzar el año, se entregaron iPads a los alumnos de tercero a quinto grado.

“Nuestro equipo programó manualmente unos 300 iPads”, explica Nicole Peña, coordinadora de recursos tecnológicos de la escuela. Su equipo añadió todas las aplicaciones y plataformas virtuales como: Zoom, Showbie y Socrative, así como versiones virtuales de los textos escolares.

Los maestros, que ya estaban preparados para enseñar virtualmente con computadoras en sus aulas de clases, recibieron un iPad sobre un trípode. Esto les permitía alejarse de sus escritorios y caminar de un lado a otro en la parte delantera del aula. En el suelo, frente a las pizarras inteligentes, una zona delimitada con cinta adhesiva servía de referencia visual, recordando a los profesores el espacio que podían recorrer antes de quedar fuera de la vista de la cámara.

Rose Cabrera, coordinadora de religión y profesora de lengua y literatura, dijo que cada escuela encontró su método único para enseñar virtualmente. “Tienes que encontrar lo que funciona, y también tienes que conocer a tu profesorado, y saber sus puntos fuertes y débiles con la tecnología”.

Pero el verdadero reto llegó en marzo de 2020, cuando las escuelas tuvieron que hacer una rápida transición de la enseñanza presencial a la virtual por primera vez. En agosto, ya estaban preparados.

“Tuvimos mucho apoyo de la administración y de nuestro equipo de tecnología cuando hubo problemas”, dijo Cabrera.

"Todos estuvimos a la altura del reto. Es casi como si no nos hubiéramos saltado nada".

 

APRENDIZAJE HÍBRIDO

A finales de septiembre de 2020, el Arzobispo Thomas Wenski y la Oficina arquidiocesana de Escuelas aprobaron el aprendizaje presencial, al tiempo que daban a los padres la opción de mantener a sus hijos en casa, aprendiendo virtualmente.

“Como alguien que se considera una maestra veterana, sentí que el nuevo año escolar sería diferente y desafiante. Sin embargo, ver el regreso de los estudiantes y devolver la normalidad y la coherencia a la vida de mis alumnos me dio mucha satisfacción”, dijo Cabrera.

Algunos estudiantes, como Kamila Pimentel, alumna de octavo grado de OLL, se sintieron aliviados de volver. “Realmente no me concentro en casa con todo el ruido y las distracciones”, dijo.

Pero no crean que los alumnos que asistían a clase en sus casas lo tenían fácil. En tiempo real, a través de Zoom, siguieron los horarios de clase, hicieron los exámenes con sus compañeros, en voz alta leyeron partes durante las obras de teatro, respondieron a problemas de matemáticas escritos en las pizarras inteligentes, y mucho más.

“Es muy envolvente porque hacen que tanto los presenciales como los virtuales participen activamente en la clase”, dijo Addison Lucas, alumna de octavo curso.

La opción virtual también permitió que los estudiantes que se ausentaron, debido a la exposición al COVID u otras razones, no perdieran la escuela por completo. También funcionó para los profesores que dictaban clases desde casa cuando surgía la necesidad mientras un profesor sustituto estaba presente físicamente para supervisar el aula.

 

UN AÑO EXTRAORDINARIO

¿Pero qué es un año escolar sin un poco de diversión? Todos los alumnos participaron en las actividades extraordinarias que hacen que un año académico sea memorable, independientemente de si asistían en persona o virtualmente.

"Zooming" (acercándonos) a un año escolar: El anuario 2020-2021 de Our Lady of the Lakes se aseguró de incluir a todos los estudiantes, los que asistían a la escuela en persona y los que asistían virtualmente. Nicole Peña, coordinadora de tecnología y encargada del anuario, les da crédito a las familias por enviar fotos de sus hijos aprendiendo desde casa.

Fotógrafo: CRISTINA CABRERA JARRO| FC

"Zooming" (acercándonos) a un año escolar: El anuario 2020-2021 de Our Lady of the Lakes se aseguró de incluir a todos los estudiantes, los que asistían a la escuela en persona y los que asistían virtualmente. Nicole Peña, coordinadora de tecnología y encargada del anuario, les da crédito a las familias por enviar fotos de sus hijos aprendiendo desde casa.

A través de Zoom, realizaron excursiones y visitas virtuales, como al estudio de la NBC6 con la presentadora de noticias Roxy Vargas. El bombero Héctor González mostró a los estudiantes la Estación de Bomberos 23 del condado de Palm Beach y los llevó a dar un paseo virtual en un camión de bomberos.

Janelle Jay, coordinadora de misiones del grupo misionero laico Amor en Acción, que normalmente visitaba la escuela en persona, fue invitada vía Zoom a hablar sobre los esfuerzos misioneros de la Arquidiócesis de Miami en Haití y la República Dominicana.

“Quedé gratamente sorprendida e impresionada con los estudiantes de la escuela primaria. Era un público atento. Hicieron buenas preguntas y mostraron gran interés y preocupación por su escuela hermana (en Haití)”, dijo Jay.

Los iPads montados en trípodes se utilizaron no sólo en el aula, sino también para captar las actividades exteriores en tiempo real. Se retransmitieron en directo procesiones Eucarísticas, Misas y otros actos, incluidos rosarios vivientes. Para el Viernes Santo, los alumnos de octavo grado, que participaron tanto en persona como virtualmente, realizaron su tradicional Vía Crucis con un toque virtual.

“Hemos intentado hacer todo lo posible para que los niños no se pierdan nada”, dijo Cabrera.

El anuario de OLL recoge los momentos más destacados de este singular año pandémico. En algunas páginas se puede ver a los alumnos en las fotos tradicionales del colegio, sonriendo. En otras están todos enmascarados, pero son igualmente memorables.

Los estudiantes que asisten virtualmente no se quedaron fuera. Peña, que además de informática colabora con el anuario escolar, les pidió a los padres de los alumnos que aprenden virtualmente fotografías del año académico en casa junto con fotografías en sus pasatiempos favoritos, jugando con sus mascotas y en días festivos.

“Esto es un trabajo de corazón”, dijo Peña.

Para saber más

Para el año escolar 2021-2022, la escolarización híbrida no será una opción. Los estudiantes que deseen asistir a clases de forma virtual tendrán que inscribirse en ADOM Virtual, la escuela católica virtual de la Arquidiócesis de Miami. Para más información visite: www.adomvirtual.com.

Latest News

Feature News

Parish News

School News

Columns

Homilies