Parishes | Schools | Priests | Masses |
More in this section MAIN MENU

Centro Mariano: 'Tenemos tierra y los adultos pueden trabajarla'

Crecen brotes de la granja orgánica urbana junto con oportunidades vocacionales y educativas

English Spanish

MIAMI GARDENS| A Omar Raad le gusta ensuciarse las manos con la tierra que cultiva en el nuevo campo del Marian Center: una granja urbana orgánica de dos acres, certificada por el USDA, la primera y única de su tipo en una propiedad arquidiocesana.

"Me gusta cultivar verduras. Mira, la lechuga está creciendo", dijo Raad mientras señalaba los campos donde el verde frondoso está creciendo visiblemente junto a una gran variedad de otros productos como la col rizada, el bok choy, el calabacín, los tomates y muchos más.

"Podemos poner (la salsa) Ranch en la lechuga", agregó Christopher Abreu, otro agricultor del Marian Center.

Tanto Abreu como Raad son integrantes del programa de Capacitación Diurna para Adultos del Marian Center, que proporciona servicios recreativos, sociales, ocupacionales y vocacionales a personas con discapacidades intelectuales y de desarrollo, mayores de 21 años. La agricultura orgánica urbana es la última incorporación a las oportunidades de educación y formación.

El 20 de noviembre, el Arzobispo Thomas Wenski bendijo el terreno y las cosechas en el Marian Center, que está ubicado en la 37th Ave. del N.W., justo al sur de la Universidad St. Thomas, en Miami Gardens.

"Este es el verdadero trabajo de manos humanas", dijo el Arzobispo. "Como decimos en el ofertorio de la Misa: 'Bendito seas, Señor Dios de toda la creación', porque es una cooperación entre Dios y todos nosotros; porque plantamos, pero Dios hace crecer las plantas”.

El alegre granjero Moses Kashem ara la tierra del Marian Center con un tractor para producir más productos en la granja urbana.

Fotógrafo: CRISTINA CABRERA JARRO| FC

El alegre granjero Moses Kashem ara la tierra del Marian Center con un tractor para producir más productos en la granja urbana.

También está ayudando a que las plantas y el proyecto crezcan, el agricultor Moses Kashem, fundador de St. Simon's Farm y de Urban Vegetable Project, en Miami. Ambos programas de agricultura apoyados por la comunidad vinculan directamente a los consumidores con los alimentos cultivados localmente. Los productos de St. Simon's están disponibles en Whole Foods Markets, en el Sur de La Florida y son utilizados por MiMo's Pinch Kitchen y otros restaurantes.

Kashem — que se describe a sí mismo como parte de una nueva ola de jóvenes agricultores que creen en combinar el activismo social con la agricultura — nunca había oído hablar del Marian Center.

"Me emocioné mucho cuando Maria Fogarty se acercó a mí y me dijo: ‘Hay unas monjas italianas en un barrio no muy lejos, y nos gustaría que vengas al centro y veas cómo podemos hacer de eso un programa vocacional’".

Fogarty, madre de un integrante del Marian Center y miembro de su junta directiva, había leído en el Miami Herald sobre la granja urbana de la Iglesia Episcopal St. Simon.

"Vi ese artículo de un granjero llamado Moses y cómo está produciendo vegetales en una pequeña iglesia cercana y dije: 'Nosotros podemos hacerlo. Tenemos la tierra. Y los adultos pueden hacerlo’", recordó Fogarty.

Como agricultor, Kashem busca la estabilidad a largo plazo en la tierra debido al tiempo, la infraestructura y el costo requerido para establecer una granja.

"Estaba buscando el profesionalismo de los dueños de terrenos para que supieran cómo hacer un contrato de arrendamiento fuerte", dijo.

El contrato de arrendamiento con la Arquidiócesis de Miami se negoció y aprobó a principios de este año. También se adquirieron los documentos y permisos necesarios para la producción agrícola, incluyendo un sello de aprobación del USDA para productos orgánicos.

El Arzobispo Thomas Wensk dice unas palabras después de bendecir el campo y la granja orgánica urbana en el Marian Center. Lo asiste el integrante del programa de Capacitación Diurna del Centro Mariano, Christopher Abreu.

Fotógrafo: CRISTINA CABRERA JARRO| FC

El Arzobispo Thomas Wensk dice unas palabras después de bendecir el campo y la granja orgánica urbana en el Marian Center. Lo asiste el integrante del programa de Capacitación Diurna del Centro Mariano, Christopher Abreu.

Debido a que el Marian Center no está ubicado en un área agrícola típica, la textura de la tierra es arenosa, y requiere trabajo adicional de compostaje y nutrición.

Lentamente, pero con seguridad la textura cambió, y ahora el suelo es rico e ideal para plantar y producir.

Creció en Cutler Bay, es el hijo del medio de un padre de Bangladesh al que le gustaba cultivar la tierra y de una madre italiana, que trabajaba como nutricionista, Kashem y su familia aprendieron el valor de cosechar lo que habían sembrado literalmente: de la granja en su patio trasero.  De adulto, obtuvo una licenciatura en biología de la Universidad Internacional de La Florida, e incluso consideró una carrera en el campo de la medicina. Pero algo faltaba. Su esposa, Erin, su novia, en ese momento, también se dio cuenta.

"Me di cuenta de que eso no lo motivaba, pero cada vez que íbamos a dar un paseo, por un lugar diferente, señalaba las diferentes plantas y para qué servían", dijo Erin.

Kashem fue a trabajar para el USDA como especialista en horticultura, y ahí fue donde se dio cuenta de su verdadera vocación como agricultor.

En julio, comenzó a preparar los campos del Marian Center. Mientras trabajó con tres o cuatro estudiantes del Centro a la vez, aprovechando sus buenas manos para cultivar plantas.

"Son muy agradables. Hasta ahora me he divertido", dijo.

El contrato con la Arquidiócesis requiere que una parte de los productos vaya al Marian Center, así como la capacitación y supervisión de los integrantes y voluntarios de la agricultura. De hecho, después de enseñarles las habilidades necesarias, Kashem tiene la intención de emplear a integrantes del Marian Center, y convertirse en la única granja de su tipo en el Sur de La Florida, que contrata a adultos con discapacidades intelectuales.

"La meta fue siempre tener un trabajo significativo para nuestros adultos", dijo la Hna. Lidia Valli, directora ejecutiva del Marian Center. "Queremos involucrar a nuestros adultos en la cosecha, en el lavado de los vegetales. Estamos comenzando una nueva aventura y estamos muy emocionados".

La Hna. Lidia Valli (izquierda) y la Hna. Filomena Mastrangelo, junto con el personal del Marian Center, ayudan a la estudiante, Ariana Fortuna a sostener la canasta de verduras cultivadas en la granja urbana que se le presentó al Arzobispo Thomas Wenski.

Fotógrafo: COURTESY | Sr. Elizabeth Worley

La Hna. Lidia Valli (izquierda) y la Hna. Filomena Mastrangelo, junto con el personal del Marian Center, ayudan a la estudiante, Ariana Fortuna a sostener la canasta de verduras cultivadas en la granja urbana que se le presentó al Arzobispo Thomas Wenski.


Latest News

Feature News

Parish News

School News

Columns

Homilies