Parishes | Schools | Priests | Masses |
More in this section MAIN MENU

Inmigración y latidos del corazón en la agenda del Congreso Pro Vida

La Arquidiócesis organiza un evento nacional con ponentes que cubren toda la gama de temas provida

English Spanish

ORLANDO | “Ser católico practicante es sinónimo de ser provida”.

Esas son las palabras de Marcela Villegas, una de las oradoras de la próxima conferencia provida, que resume los valores de la Iglesia y sus posturas sobre la santidad de la vida.

Fotógrafo:

Del 29 al 31 de octubre, la Arquidiócesis de Miami será cede del sexto Congreso Pro Vida nacional, un evento que destaca una multitud de temas provida importantes para la Iglesia, desde la protección de la vida en el vientre materno hasta la abolición de la pena de muerte, pasando por el tráfico de personas, la inmigración y la drogadicción. Organizado por el Arzobispo Thomas Wenski, el congreso durará tres días y contará con varios oradores de diversos ámbitos profesionales, como la tecnología y los servicios legales.

El Congreso Pro Vida es un evento nacional, y se celebrará en lugar de la Conferencia anual de Respeto a la Vida de La Florida, que por lo general se realiza cada mes de octubre y es organizada cada año por una diócesis distinta del Estado. Se puede asistir al evento de forma presencial o virtual, e incluirá sesiones en inglés y español. Las sesiones presenciales se realizarán en la Universidad St. Thomas, en Miami Gardens.

Entre los oradores estarán el Arzobispo Joseph Naumann, presidente del Comité de Actividades Pro-Vida de la Conferencias de Obispos de Estados Unidos; el Obispo Felipe Estévez de St. Augustine; la Madre Adela Galindo, fundadora del Instituto Religioso de las Siervas de los Corazones Traspasados de Jesús y María; Mari Pablo, de la pastoral universitaria y profesora de moral en la Escuela Secundaria St. Brendan en Miami; Jim Wahlberg, director ejecutivo de Mark Wahlberg Youth Foundation; y Clemente Aguirre, ex condenado a muerte.

Con motivo del congreso nacional, el periódico Florida Catholic entrevistó a dos conferencistas sobre sus funciones en el próximo evento de Miami, y sobre cómo incorporaron su fe en las discusiones de la conferencia.

Con las campañas que actualmente se realizan en todo el país para mostrar los beneficios de estar a favor de la elección ante el embarazo, Villegas tiene una profesión importante a favor de la vida: técnica de ultrasonido.

“Dios nos crea con tanto amor que puede ser visible en cada bebé”, manifestó. “Es impresionante ver a un bebé de nueve semanas, de tan sólo dos centímetros (0.7 pulgadas), mover las piernas y los brazos. O el sonido del corazón de un bebé de seis semanas. Es, sin duda, un milagro del que sólo Dios es capaz”.

Villegas, dentista de origen colombiano, decidió que sus valores católicos serían más beneficiosos al informar a los demás sobre la importancia de la vida en el vientre materno. Lleva ocho años en el movimiento provida local, y trabaja para South Pregnancy Help Center (Centro de Ayuda para el Embarazo) del Ministerio de Respeto a la Vida de la Arquidiócesis de Miami.

Fotógrafo:

“Tener el privilegio y la responsabilidad de ver la vida de primera mano ha aumentado mucho mi fe católica”, afirmó. “He dedicado más tiempo a estudiar nuestras creencias e historia católica”.

 

EL DEBER DE PRESERVAR LA UNIDAD DE LAS FAMILIAS

Myriam Mezadieu, directora de operaciones de Servicios Legales Católicos de Miami, comparte una historia similar sobre la protección de la vida. La principal preocupación de Mezadieu es subrayar la importancia del núcleo familiar a través del progreso de la inmigración en los Estados Unidos. Citó Marcos 3,25: “’Si una casa está dividida contra sí misma, esa casa no podrá subsistir’. Lo mismo sucede si una familia está dividida. No podrá sobrevivir”.

Su presencia en la conferencia manifestará el repudio por “lo que hemos visto a lo largo de los años, cómo se ha separado a las familias migrantes e inmigrantes en la frontera, y cómo la separación afecta a los niños”.

Mantener y proteger la vida en todas las etapas y a cualquier precio es un asunto apremiante para Mezadieu. Su objetivo de toda la vida es defender lo que considera fundamental para sus valores católicos, “al reunir y mantener unidas a las familias, al darle dignidad a nuestras hermanas y hermanos migrantes, refugiados e inmigrantes”.

El incidente ocurrido recientemente en la frontera estadounidense de Del Río (Texas), en el que se vieron implicados sobre todo refugiados haitianos que salieron de su patria devastada por la guerra, es un ejemplo perfecto, dijo Mezadieu.

“Hemos visto la crisis humanitaria en la frontera de Del Río, y cómo se selecciona a los haitianos y las familias haitianas en virtud del Título 42, y se les coloca en vuelos de regreso a Haití, un país que se tambalea a causa de la criminalidad, los trastornos políticos, la calamidad económica, y el devastador terremoto del 14 de agosto de este año. Esto no solo causa malestar y angustia; también produce estrés psicológico en estas familias, y a la larga lleva a los niños a la depresión y otros trastornos psicológicos. Es inhumano”.

Sin embargo, es difícil hacer cambiar de opinión a una persona. No basta con hablar sobre los horrores en la frontera, o de cómo el aborto destruirá no solo la vida del bebé por nacer, sino también la de los futuros padres. Se requiere un diálogo adecuado sobre estos asuntos humanitarios, así como una mente abierta para evaluar los argumentos de la otra parte. Eso es lo que ambas ponentes esperan que tengan los detractores de sus causas cuando se presenten en octubre.

Mezadieu sabe que la inmigración es un tema candente en los Estados Unidos. También sabe lo importante que es tratar de ver la perspectiva del otro cuando se discuten temas delicados.

Fotógrafo:

“Me coloco en el lugar de esa persona para poder entender o sentir empatía consu punto de vista, en vez de juzgar de inmediato”, explicó, “y utilizaré lo que me ha enseñado la Iglesia para ayudar”.

Según Mezadieu, la clave para empatizar con el otro es “la capacidad de escuchar y comprender su situación, ya que cada uno de nosotros tiene una historia o ha experimentado desafíos”.

 

MENTES ABIERTAS

El método de Villegas cuando se encuentra con una persona que está a favor de la elección ante el embarazo es simplemente mostrarle la maravilla en la pantalla. “Como técnica de ultrasonido, tengo el privilegio de ver y escuchar el milagro de la vida a diario”, dijo. “Por lo general, no es necesario que hable mucho con los pacientes. La mayoría de las veces, para hacerles cambiar de opinión, basta con mostrar en la pantalla el movimiento del bebé y el sonido de su corazón. Después de solo unos segundos de ver y oír a su bebé, una persona que está a favor de la elección puede cambiar de opinión al ver la belleza de la vida, y decidir quedarse con su bebé”.

La lucha por las familias inmigrantes es la razón por la que Mezadieu se presentará en la conferencia Pro Vida. Ella sabe que sin una familia estable que se ayude mutuamente, la gente fracasará. Para expresar su mensaje, utiliza su pasaje bíblico favorito, el Salmo 100,3: “Sepan que el Señor es Dios, Él nos hizo y nosotros somos suyos, su pueblo y el rebaño de su pradera”. Reconoce que los hombres y las mujeres son unos con Dios y el significado de esa conexión nunca se debe romper. “¿Quién soy yo para oponerme a la vida u obligar a las familias a separarse?”.

En el Centro de Ayuda para el Embarazo, Villegas sabe que “nuestro mensaje provida se trasmite cada vez que una mujer o un hombre pasa por nuestras puertas con dudas sobre si es una buena idea o no quedarse con su bebé. Ofrecemos atención, compasión, respeto, amor y conocimiento sobre el desarrollo de una vida humana. Hacemos todo lo posible para que nuestros visitantes salgan de nuestro centro con un verdadero conocimiento sobre la vida”.

“Es esencial entender que ser provida es ser profamilia”, dijo Mezadieu.

“Una vez que una parte del cuerpo sufre, todo el cuerpo se debilita. No es solo una cuestión de traer un niño al mundo. También es mantener la familia unida. Mantenemos a las familias unidas, y/o reunimos a las familias al ayudar a quienes llegan al Sur de La Florida desde tierras extranjeras y carecen de medios suficientes para obtener ayuda legal, y al prestar servicios de calidad sin tener en cuenta la fe, la raza, la nacionalidad o cualquier otra característica distintiva”.

“La Iglesia Católica nos enseña que toda vida humana es sagrada”, añadió Villegas. “Es decir, desde el momento de la concepción hasta el momento de nuestra muerte natural. Nuestra fe nos permite conocer y comprender este concepto”.

Visite https://congresoprovida.com para más detalles.



Latest News

Breaking News

Feature News

Sports

Columns

Homilies

Press Release

Statements