Parishes | Schools | Priests | Masses |
More in this section MAIN MENU

Para honrar a la familia: Aquí y en la eternidad

Durante todo el año, los cementerios católicos son un hermoso recordatorio de la 'comunión de los santos'

English Spanish

Nota del editor: Estas fotografías muestran solo mosaicos que son parte de las obras de arte en los cementerios católicos de la Arquidiócesis de Miami. Los cementerios también tienen vitrales, estatuas y  lápidas que crean un ambiente tranquilo para la oración y la meditación.

DORAL | Cada noviembre, Mary Jo Frick espera la visita de hasta 3,000 familiares.

Ése era el número que esperaba en los dos cementerios que administra para la Arquidiócesis de Miami, el 2 de noviembre, Día de los Fieles Difuntos.

“Soy madre de dos hijos, y de todas las familias que vienen aquí”, declaró durante una entrevista reciente en Our Lady of Mercy, uno de los cementerios. “Cuando puedes brindar atención a las personas en el peor momento posible, sale a relucir el instinto maternal”.

Jesús resucitado se le aparece a María Magdalena en este mosaico de la Capilla Lakeside, parte del cementerio Our Lady of Mercy, en Doral.

Fotógrafo: JIM DAVIS | FC

Jesús resucitado se le aparece a María Magdalena en este mosaico de la Capilla Lakeside, parte del cementerio Our Lady of Mercy, en Doral.

El personal de Frick envió 2,700 invitaciones para las Misas conmemorativas en Our Lady of Mercy (Nuestra Señora de la Misericordia), en El Doral, y en el cementerio de Our Lady Queen of Heaven (Nuestra Señora Reina del Cielo), en North Lauderdale. Los deudos asistieron ese día para escuchar a los dos pastores principales de la Arquidiócesis.

“Sus homilías siempre son especiales en ese día”, expresó Frick. “Nos recuerdan lo que creemos sobre la muerte y la resurrección”.

El Obispo Auxiliar Enrique Delgado celebró la Misa en Our Lady Queen of Heaven, en 1500 S. State Road 7, North Lauderdale. El Arzobispo Thomas Wenski celebró la Misa en Our Lady of Mercy. Pero cuando el Día de Todos los Difuntos cae en sábado, como sucedió este año, la multitud desborda el cementerio, que no tiene una capilla con capacidad mayor de 300 asientos. Por lo tanto, la Misa se celebró en la iglesia de Our Lady of Guadalupe, 11691 N.W. 25th Street, en El Doral, que tiene capacidad para 1,190 personas.

Entre esos eventos, los 151 empleados de Frick cuidan meticulosamente los cementerios, parecidos a parques, que cubren 120 acres cada uno. Los terrenos no sólo incluyen céspedes, sino también estanques y una variedad de árboles, como roble, caoba y palmas reales, y otros de flores brillantes, como el flamboyán, el árbol de Júpiter y la orquídea de Hong Kong.

 

Esperanza de vida eterna

Pero los cementerios son más que hierba, árboles y tumbas. También exhiben obras de arte (estatuas, mosaicos, bajorrelieves, vitrales) que ofrecen imágenes de la esperanza de vida eterna.

Las obras de arte incluyen:

  • Una estatua en bronce de Jesús, de ocho pies de alto, que invita al creyente: “Ven y sígueme”. En cada cementerio hay una copia de la imagen.
  • Bajorrelieves de María en cuatro roles: como reina de los apóstoles, de los profetas, de los santos y de Jesús.
  • Mosaicos dramáticos de Jesús Resucitado apareciendo a los apóstoles y a María Magdalena.
  • Un tríptico en vitrales en el que Jesús flota sobre la tumba, escoltado por ángeles.
  • Una sencilla escultura abstracta en piedra de la Virgen y el Niño, monumento a los niños asesinados por el aborto.
  • Una ventana que muestra al arcángel Miguel empujando a Satanás a punta de lanza hacia el abismo.

En este mosaico, en Our Lady Queen of Heaven, en North Lauderdale, el Apóstol Tomás se postra cuando el Cristo resucitado le muestra las heridas sufridas en el Calvario. La Biblia afirma que Tomás exclamó: “Mi Señor y mi Dios”.

Fotógrafo: JIM DAVIS | FC

En este mosaico, en Our Lady Queen of Heaven, en North Lauderdale, el Apóstol Tomás se postra cuando el Cristo resucitado le muestra las heridas sufridas en el Calvario. La Biblia afirma que Tomás exclamó: “Mi Señor y mi Dios”.

Frick incluso supervisa a 21 trabajadores que cortan el césped y mantienen los jardines de las iglesias y las escuelas arquidiocesanas. Las tareas adicionales pueden sorprender a algunos, pero ella dijo que es algo que encaja con naturalidad. “¿Quiénes mejor que nosotros para cuidar el césped y los árboles?”.

El Día de los Fieles Difuntos tiene un enfoque distinto al del Día de Todos los Santos, el 1º de noviembre, que honra a aquellos que han alcanzado el cielo. En el Día de los Fieles Difuntos, los fieles oran para que Dios tenga misericordia con las almas de los seres queridos fallecidos, para que su tiempo en el purgatorio se acorte y también puedan purificarse y llegar al cielo.

 

Honrar a los difuntos

Hay una larga historia de honrar a los difuntos entre cristianos y otros. Los monasterios benedictinos lo hicieron en el siglo VI. San Isidoro hizo lo mismo en el siglo VII.

La primera diócesis en adoptar la costumbre fue la de Lieja, Bélgica, a comienzos del primer milenio. Durante el mismo período, San Odilón de Cluny estableció el 2 de noviembre como el día principal para honrar a los difuntos en sus monasterios.

Algunos fieles no católicos, incluyendo los de las iglesias anglicanas y ortodoxas orientales, también realizan oraciones por los difuntos. Y algunas sociedades han convertido la celebración en un evento cultural, como el Festival de Obon japonés, el Festival de los Fantasmas chino y el Día de los Muertos en los países de habla hispana.

La Iglesia honra esta larga tradición al hacer que los obispos consagren terrenos especialmente para entierros católicos. Cuando un feligrés elige ser enterrado allí, “es un signo externo de fe, aun en la muerte”, dijo Frick.

Agregó que un cementerio católico es uno de los pocos lugares, además de una Iglesia católica, donde se puede celebrar una Misa. Aunque la Misa del Día de los Fieles Difuntos es la que más se da a conocer, ambos cementerios arquidiocesanos patrocinan Misas conmemorativas mensuales.

En Our Lady of Mercy, la Misa se celebra en el primer y tercer sábado de cada mes, y en Our Lady Queen of Heaven el tercer sábado, ambas a las 10 de la mañana.

Los cementerios pueden no ser la elección de todos como lugar de trabajo, pero Frick dice que lo encuentra gratificante. Señaló que enterrar a los muertos es una de las principales obras de misericordia corporales, equivalente a alimentar a los hambrientos, visitar a los enfermos y dar a los pobres. Se puede comparar con su empleo anterior como vicepresidenta de finanzas de Catholic Health Services (Servicios Católicos de Salud), donde trabajó durante 25 años.

Incluso considera que una Misa conmemorativa es parte de una comunidad que se extiende más allá de la sepultura. “Recordemos que el Credo de los Apóstoles menciona la Comunión de los Santos”.

Frick señaló que, con frecuencia, los familiares no sólo hablan con algunos de los 19 consejeros en los cementerios, sino que eligen los mismos consejeros cada vez que visitan.

“Tratamos el cementerio como un hogar”, afirmó con claridad. “Y tratamos a los que vienen aquí como familia”.

La entrada al cementerio Our Lady Queen of Heaven, en North Lauderdale incluye un ícono griego de la Virgen María.

Fotógrafo: JIM DAVIS | FC

La entrada al cementerio Our Lady Queen of Heaven, en North Lauderdale incluye un ícono griego de la Virgen María.


Latest News

Breaking News

Feature News

Parish News

School News

Sports

Columns

Press Release

Statements