Parishes | Schools | Priests | Masses |
More in this section MAIN MENU

61 años celebrando a la Virgen de la Caridad

Bajo la lluvia, cientos de devotos le piden que le devuelva la libertad a Cuba

Cientos de devotos de la Virgen de la Caridad en el día de su fiesta, el 8 de septiembre, esperaron bajo la lluvia intermitente el inicio de su celebración, que se retrasó e impidió realizar todo el programa, en el Santuario Nacional de la Ermita de la Caridad, en Miami.

Fotógrafo: ROCIO GRANADOS | LVC

Cientos de devotos de la Virgen de la Caridad en el día de su fiesta, el 8 de septiembre, esperaron bajo la lluvia intermitente el inicio de su celebración, que se retrasó e impidió realizar todo el programa, en el Santuario Nacional de la Ermita de la Caridad, en Miami.

Jóvenes del movimiento Encuentros Juveniles custodian la imagen de la Virgen de la Caridad, el 8 de septiembre, al inicio de la celebración en honor a la patrona de Cuba.

Fotógrafo: ROCIO GRANADOS | LVC

Jóvenes del movimiento Encuentros Juveniles custodian la imagen de la Virgen de la Caridad, el 8 de septiembre, al inicio de la celebración en honor a la patrona de Cuba.

Devotos de la Virgen de la Caridad esperan bajo la lluvia intermitente el inicio de su celebración, en el día de su fiesta, el 8 de septiembre, en el Santuario Nacional de la Ermita de la Caridad, en Miami.

Fotógrafo: ROCIO GRANADOS | LVC

Devotos de la Virgen de la Caridad esperan bajo la lluvia intermitente el inicio de su celebración, en el día de su fiesta, el 8 de septiembre, en el Santuario Nacional de la Ermita de la Caridad, en Miami.

MIAMI | A pesar de la intermitente lluvia, habitual en esta época del año, cientos de devotos de la Virgen de la Caridad celebraron a las afueras del Santuario de Nuestra Señora de la Caridad, conocido como la Ermita de Miami, a la Patrona de Cuba en su día, el 8 de septiembre.

La lluvia retrasó el inicio de la celebración, e interrumpió el rezo del rosario, pero no la Misa que anualmente es presidida por el Arzobispo Thomas Wenski y por varios sacerdotes arquidiocesanos.

“La Virgen de la Caridad del Cobre ha sido nuestra patrona toda la vida en Cuba. La amamos muchísimo, la veneramos con todo el corazón”, dijo Roberto Gesni, quien junto con su esposa, María Clara, soportaron la lluvia por más de una hora esperando el inicio de la celebración.

“No podíamos faltar ni a esta ni ninguna otra celebración de la Virgen de la Caridad porque tenemos que siempre pedirle con todo nuestro corazón que salve a Cuba”, dijo Gesni, quien fue preso político en Cuba por 18 años y medio. “Por defender la fe, por amar a Dios y a la Virgen de la Caridad”.

Desde que salió de la isla hace 42 años siempre asiste a esta celebración. Añadió que “casi me atrevo a asegurar que esta es la última vez que lo vamos a celebrar aquí en Estados Unidos. El próximo año si Dios quiere y la Virgen así lo va a querer, vamos a estar en Cuba celebrando la libertad de nuestra patria”.

El lema de la celebración de este año fue “No hay patria sin caridad”, dijo el P. José Espino, rector de la Ermita, al iniciar su homilía, en la que a grandes rasgos contó la historia del santuario donde se realizó la celebración. Era solo la segunda vez, en los 61 años que se lleva celebrando, que esta tuvo lugar en la misma Ermita, al aire libre.

Refugiándose de la fuerte lluvia durante el rezo del rosario en la celebración de la Virgen de la Caridad, desde la izquierda, la Hna. Karla M. Icaza, SCTJM, asistente ejecutiva del Arzobispo Thomas Wenski, y algunas feligresas de la parroquia St. Michael the Archagel: Angela Gregorio, Somnia Rojaivi, Ana Chiu, María Laura Traslaviña, el 8 de septiembre de 2022, en la Ermita de la Caridad.

Fotógrafo: ROCIO GRANADOS | LVC

Refugiándose de la fuerte lluvia durante el rezo del rosario en la celebración de la Virgen de la Caridad, desde la izquierda, la Hna. Karla M. Icaza, SCTJM, asistente ejecutiva del Arzobispo Thomas Wenski, y algunas feligresas de la parroquia St. Michael the Archagel: Angela Gregorio, Somnia Rojaivi, Ana Chiu, María Laura Traslaviña, el 8 de septiembre de 2022, en la Ermita de la Caridad.

Utilizando paraguas el Arzobispo Thomas Wenski celebró la Misa anual de la Virgen de la Caridad en su santuario, al aire libre, por segunda vez en sus 61 años que se lleva celebrando, el 8 de septiembre de 2022.

Fotógrafo: ROCIO GRANADOS | LVC

Utilizando paraguas el Arzobispo Thomas Wenski celebró la Misa anual de la Virgen de la Caridad en su santuario, al aire libre, por segunda vez en sus 61 años que se lleva celebrando, el 8 de septiembre de 2022.

Roberto Gesni y su esposa María Clara posan para la foto después de la Misa de celebración de la Virgen de la Caridad. Ellos soportaron la lluvia por más de una hora esperando el inicio de la celebración que este año por segunda vez se realizó en el Santuario de la Ermita, al aire libre, el 8 de septiembre.

Fotógrafo: ROCIO GRANADOS | LVC

Roberto Gesni y su esposa María Clara posan para la foto después de la Misa de celebración de la Virgen de la Caridad. Ellos soportaron la lluvia por más de una hora esperando el inicio de la celebración que este año por segunda vez se realizó en el Santuario de la Ermita, al aire libre, el 8 de septiembre.

El P. Espino dijo que gracias a la visión de un obispo que compró el terreno, la misión de unas religiosas de servir a los enfermos, y de otras de formar a los jóvenes, los fieles de la Arquidiócesis gozan del cuidado y la sanación en el Mercy Hospital, y muchos jóvenes reciben formación en la escuela secundaria Immaculata-La Salle.

“Gracias también a la generosidad del Arzobispo que nos recibió, Coleman Carroll, y del Padre Bryan Walsh, y de un sin fin de personas que acogieron a un pueblo lleno de dolor porque decidieron vivir la caridad. Y es la caridad que forja el lugar, el fundamento de la patria”, dijo el P. Espino.

También recordó el legado de Félix Varela, San Antonio María Claret, José Martí y Mons. Agustín Román, cuyas imágenes y estatuas están en el santuario. Señaló que ellos “forjaron una unidad que ayudó a formar no solamente la Iglesia de Miami, sino la Iglesia en muchos países porque buscaron a Cristo y vivieron la caridad”.

Al finalizar, el P. Espino dijo que cuando se acude a los pies de la Virgen con dolor, en medio de tormentas, “ella siempre nos dice lo mismo: no están solos, no miren hacia sí mismos, miren hacia el otro. Busquen esa acción que transforma: el amor, la caridad”.

Por su parte, el Arzobispo Wenski, al finalizar la Misa, dijo que muchos cubanos con el pasar de los años sienten desesperanza y piensan que las plegarias por la libertad de la patria parece que no encuentran respuesta. Mons. Román y tantos otros, obispos, sacerdotes, religiosas y laicos, han partido hacia la casa del Padre sin haber visto cumplido el sueño de una Cuba libre.

“El pueblo cubano anhela la libertad de su patria, y jamás deberá perder la esperanza de que ese anhelado momento pronto llegará”, dijo el Arzobispo.

Pidió no olvidar a los presos políticos, a los jóvenes que están encarcelados por salir a las calles el 11 de julio del año pasado “para reclamar libertad, y exigir Patria y Vida”; y a los tantos jóvenes que salen de Cuba y recorren a pie Centroamérica o cruzan los mares del estrecho de La Florida “en busca de un horizonte que les ofrece esperanza”.

El Arzobispo le pidió a la Virgen de la Caridad que ilumine a sus hijos para que caminen a la luz de Cristo, a la luz de la verdad y “así salgamos de esos apagones espirituales y materiales que quieren hundir al pueblo cubano”.

Pidió que “Cuba sea la casa de todos y para todos los cubanos, donde convivan la justicia y la libertad en un clima de serena fraternidad.”

Alrededor de 30 sacerdotes arquidiocesanos concelebraron junto con el Arzobispo Thomas Wenski la Misa en honor a la Virgen de la Caridad, el 8 de septiembre, en la Ermita de la Caridad de Miami.

Fotógrafo: ROCIO GRANADOS | LVC

Alrededor de 30 sacerdotes arquidiocesanos concelebraron junto con el Arzobispo Thomas Wenski la Misa en honor a la Virgen de la Caridad, el 8 de septiembre, en la Ermita de la Caridad de Miami.