Parishes | Schools | Priests | Masses |
More in this section MAIN MENU

Catholic Charities: Aquí para estar por largo tiempo

Afectados por el derrumbe de Surfside necesitarán ayuda para encontrar una vivienda permanente, dice director ejecutivo

English Spanish

El Arzobispo Thomas Wenski camina con Peter Routsis-Arroyo, director ejecutivo de Catholic Charities (derecha), y el P. Christopher Marino (centro), rector de la Catedral de St. Mary y capellán del Cuerpo de Bomberos de la Ciudad de Miami después de visitar el sitio del derrumbe de Champlain Towers South, el 2 de julio.

Fotógrafo: ROCIO GRANADOS | LVC

El Arzobispo Thomas Wenski camina con Peter Routsis-Arroyo, director ejecutivo de Catholic Charities (derecha), y el P. Christopher Marino (centro), rector de la Catedral de St. Mary y capellán del Cuerpo de Bomberos de la Ciudad de Miami después de visitar el sitio del derrumbe de Champlain Towers South, el 2 de julio.

SURFSIDE | Hay un dicho entre los profesionales de ayuda en caso de desastres, dijo Peter Routsis-Arroyo: “Si has visto un desastre... has visto un desastre”.

“Porque ningún desastre es igual (a otro)”, dijo el director ejecutivo de Catholic Charities de Miami, que ha sido testigo de la destrucción causada por los huracanes Katrina, Sandy, María y Hugo, así como del terremoto de Haití, y ahora del colapso del condominio en Surfside.

Todos fueron diferentes en cuanto a la zona afectada y el número de personas que murieron o se quedaron sin hogar. La tragedia de Surfside se limitó a un solo edificio, en una zona de una manzana, pero ha sido noticia en todo el mundo.

“Todos los ojos y oídos se centran específicamente en este lugar”, al menos hasta que alguna otra catástrofe sea noticia, señaló Routsis-Arroyo, el 2 de julio, nueve días después del derrumbe de Champlain Towers South. “Todo el mundo quiere ver cómo puede ayudar”.

Peter Routsis-Arroyo, director ejecutivo de Catholic Charities de la Arquidiócesis de Miami, dijo que los afectados por el derrumbe de Surfside necesitarán ayuda para encontrar una vivienda permanente y serán apoyados por Catholic Charities.

Fotógrafo: ROCIO GRANADOS | LVC

Peter Routsis-Arroyo, director ejecutivo de Catholic Charities de la Arquidiócesis de Miami, dijo que los afectados por el derrumbe de Surfside necesitarán ayuda para encontrar una vivienda permanente y serán apoyados por Catholic Charities.

Catholic Charities ha estado en el lugar desde el primer día, como parte de un gran grupo de agencias —judías, católicas, protestantes y sin denominación religiosa— que trabajan en el Centro de Asistencia Familiar, creado apresuradamente para ayudar a los sobrevivientes y a las familias de las víctimas a enfrentar sus pérdidas, tanto materiales como espirituales.

Situado en el Hotel Sea View de Bal Harbour, el centro está administrado por la División de Servicios Humanos de la Agencia de Acción Comunitaria del Condado de Miami-Dade, con el apoyo de la Cruz Roja.

“Ahí es donde entra la reputación de la Iglesia Católica y de Catholic Charities, y nuestra larga colaboración con la gestión de emergencias”, dijo Routsis-Arroyo. “Han invitado a las agencias que saben que realmente tienen el pulso sobre el terreno”.

Desde el 28 de junio, en el centro hay diariamente, de 11 a.m. a 5 p.m., un consejero y un trabajador del albergue New Family Life de Catholic Charities.

“Estamos proporcionando tarjetas de alimentos de Publix, consejería, realojamiento rápido y servicios de refugio”, dijo Jackie Carrión, directora de Servicios Comunitarios de Catholic Charities.

Eso es lo que se hace en las primeras etapas del desastre, especialmente cuando muchos de los afectados, y los familiares que esperan noticias de sus seres queridos, “vienen de todo el mundo”, dijo Routsis-Arroyo.

Pero, en última instancia, la mayor necesidad será la de un alojamiento permanente, ya que incluso los que sobrevivieron perdieron sus casas cuando la parte restante del edificio fue demolida el 4 de julio.

“Además de los sobrevivientes, los que no estaban allí cuando ocurrió (el colapso) y no tienen un lugar donde vivir, hay otras familias que han sido evacuadas del edificio de al lado”, dijo Routsis-Arroyo. “Cuando pierdes tu casa, el trauma que eso conlleva es tremendo, independientemente de tu situación económica”.

Encontrar una vivienda permanente es “una necesidad a largo plazo”, añadió. “Eso no ocurre el mes siguiente”.

Y es cuando Catholic Charities toma el relevo. El personal del albergue New Life Family puede ayudar a esas familias a encontrar un apartamento que puedan pagar, y ayudarles a pagar el alquiler por seis o doce meses.

“Todo lo que el gobierno no paga, nosotros lo suplimos. Ya sea vivienda, muebles, seguro, transporte, ayuda para el traslado, ayuda para encontrar un nuevo trabajo. Todo eso es lo que hacemos”, dijo Routsis-Arroyo.

Y los fondos para todo eso provienen de donaciones hechas directamente a Catholic Charities (Para donar, puede entrar a ccadm.org).

En cuanto a consejería por duelo, la agencia también lo ofrece, aunque quizás sea demasiado pronto, dijo Routsis-Arroyo. “Todavía estamos en búsqueda y rescate. Todavía tenemos familias esperando. Se está empezando a comprender que no hay más sobrevivientes”.

Cuando se recuperen los cuerpos de sus familiares, señaló, “van a pasar por ese mismo proceso (de duelo) de nuevo”.

El 7 de julio, día 14 desde el derrumbe, las autoridades anunciaron el fin de las labores de búsqueda y rescate y el comienzo de la recuperación de cuerpos; el 17 de julio, la cifra oficial era de 95 muertos  identificados, de un total de 97 personas reportadas desaparecidas.

Este artículo apareció por primera vez en la edición de julio de 2021 de La Voz Católica, que se imprimió el 12 de julio. El número de muertos y desaparecidos se actualizó cuando se publicó en línea.

Latest News

Feature News

Parish News

School News

Columns

Homilies