Parishes | Schools | Priests | Masses |
More in this section MAIN MENU

Música, tareas, oración: Consejos para cuando la escuela se refugia en el hogar

Sabiduría y recomendaciones de madres que educan en su hogar para quienes ayudan a sus hijos a educarse en línea

English Spanish

Joshua Piñero, de 12 años, estudia latín en línea por medio de Queen of Heaven Academy.

Fotógrafo: COURTESY

Joshua Piñero, de 12 años, estudia latín en línea por medio de Queen of Heaven Academy.

Ava Piñero, de 7 años, trabaja en su tarea de ortografía desde su escritorio.

Fotógrafo: COURTESY

Ava Piñero, de 7 años, trabaja en su tarea de ortografía desde su escritorio.

MIAMI | Los padres que se preguntaban cómo era la educación en casa tienen ahora la oportunidad de experimentarla de primera mano. Debido a la pandemia del coronavirus, todas las escuelas del área han cerrado, aunque la mayoría, incluyendo las escuelas católicas, continúan educando a los estudiantes con lecciones virtuales (en línea) o tareas en casa.

Como es comprensible que algunos padres estén preocupados por equilibrar su propio trabajo y guiar a sus hijos con el suyo, padres locales que durante años han educado a sus hijos en el hogar pueden ofrecer su experiencia y consejos para ayudar a sus compañeros a desempeñarse en esta nueva realidad.

Una madre sugiere comenzar el día con música para levantar el ánimo.

“Los expongo a una variedad musical: una combinación de cantos clásicos o gregorianos, Taizé y también música popular cristiana”, dijo Claudia V. Fraga, terapeuta familiar y madre de tres hijos, que actualmente educa en su hogar a su hija de 13 años. “Todos estos son buenos mensajes que reciben. Tienen un elemento educativo y, en términos psicológicos, existe mucha investigación sobre la terapia musical. La música estimula el cerebro”.

 

ESTABLECER UN HORARIO FLEXIBLE

Para los padres que hacen malabares con su trabajo y las sesiones de aprendizaje virtual para sus hijos, es importante planear un horario, aunque no parezca ser tan estructurado como al que los niños —o los adultos— están acostumbrados.

Emma y Ava Piñero utilizan Osmo para jugar juegos educativos.

Fotógrafo: COURTESY

Emma y Ava Piñero utilizan Osmo para jugar juegos educativos.

Brianna Piñero, de 11 años, trabaja en una tarea de Idiomas.

Fotógrafo: COURTESY

Brianna Piñero, de 11 años, trabaja en una tarea de Idiomas.

“El aprendizaje virtual es un poco distinto al de la educación en casa. Hay que seguir lo que la escuela pide que se haga. Pero yo sugiero que se intente mantener un horario, asegurándose de dejar tiempo para la oración y las actividades al aire libre o los descansos”, dijo Margarita Cooper, que tiene seis hijos entre las edades de 8 y 31 años y ha educado en su hogar durante 24 años. “Si sus hijos no tienen un aula de tipo virtual, no intenten necesariamente hacer todas las clases entre las 8 a. m. y las 2 p. m. Está bien tener clases en la noche, los sábados, etcétera. Digamos que se les da un conjunto de paquetes. Distribúyanlos, para aliviar el agotamiento y la fatiga”.

Las familias que ya han empezado a aprender a distancia también se han dado cuenta de que a veces el horario no resulta como se había planeado.

“Algunos días se puede mantener bien un horario, pero hay días en que los niños están de mal humor, cansados o estresados”, señaló Cooper. Ella sugiere que los padres se den a sí mismos y a sus hijos permiso para adaptarse, y que acepten que a veces el horario se va por la borda.

“Necesitamos abandonarnos al plan de Dios”, manifestó Cooper. “Hice este horario, pero el día en realidad no me pertenece. Lo que había programado puede que no sea lo que Dios ha planeado. Cuando lo acepte, sentiré menos frustración”.

 

ENSEÑAR DESTREZAS PARA LA VIDA

Las madres que educan en el hogar dijeron que la flexibilidad en los horarios permite a los padres enseñar a sus hijos destrezas importantes para la vida, como cocinar y mantener el hogar.

“Háganlos cocinar, lavar la ropa y doblarla. Estas son destrezas para la vida que a veces olvidamos enseñar a nuestros hijos”, dijo Cooper. “La cocina es un gran lugar para hacer matemáticas culinarias. Haga que los niños sigan una receta; los más pequeños pueden medir una taza y los mayores pueden aprender a duplicar o triplicar la receta. Las matemáticas de la vida real son las que las hacen relevantes para ellos”.

Ángela Amaro, de 5 años, y Jorge, de 2, vacían el lavavajillas y guardan los utensilios en el cajón.

Fotógrafo: COURTESY

Ángela Amaro, de 5 años, y Jorge, de 2, vacían el lavavajillas y guardan los utensilios en el cajón.

Anabel Amaro, de 10 años, cuida de sus pollitos y enseña a Jorge, de 2 años, a acariciarlos y cogerlos.

Fotógrafo: COURTESY

Anabel Amaro, de 10 años, cuida de sus pollitos y enseña a Jorge, de 2 años, a acariciarlos y cogerlos.

Para Ondina Amaro, una madre de cinco hijos que anteriormente educaba en su hogar, el primer día que sus hijos estuvieron en casa debido al cierre de las escuelas fue una señal de advertencia.

“Estaba exhausta, y sólo era el primer día”, aseguró Amaro. “Me di cuenta de que estaba haciendo toda la limpieza y las tareas. Hicimos una lista de todos los quehaceres, y los sentamos. Les dijimos que necesitábamos un encargado para el área de juegos, un encargado para el comedor, un encargado para el área de la TV, y así sucesivamente. Los niños entonces eligieron lo que querían hacer. Los viernes cambiamos a los encargados de cada área. En realidad, ha hecho una diferencia, y ellos se encargan”.

Odalys Caballero, madre de cuatro niños de 10 meses a 8 años, está de acuerdo. Este es su segundo año educando en casa a su hijo mayor, mientras que su segundo hijo va a la escuela y los dos más pequeños se quedan con ella.

“Una de mis mayores lamentos sobre la escuela es que no tengo tiempo con mi (segundo) hijo para la formación del carácter”, explicó Caballero. “Ahora es parte de la rutina, ya que todos hemos estado en la casa. No tenemos tiempo para estar limpiando todo el día lo que ensucian. Para nuestros hijos, para sus espíritus, no es bueno ser así de desconsiderados. Por eso les damos tantas tareas domésticas como sea posible. Es para formar su carácter, porque algún día serán esposas y esposos, y necesitan aprender estas cosas. Todos necesitan saber cómo vivir”.

Caballero dijo que sus hijos separan la ropa sucia mientras escuchan un audiolibro o lo que los niños llaman su “Biblecast”, un podcast de historias bíblicas para niños. “Me los quita de encima, se lava la ropa, y escuchan buenos libros mientras separan el lavado”, añadió.

“Por alguna razón que desconocemos, el Señor ha permitido esto, y tenemos que abandonarnos a su plan”, dijo Cooper. “Si no aprenden toda la multiplicación este año, aprenderán otras cosas — cómo cocinar, cómo limpiar, cómo trabajar en equipo, cómo ayudar en la casa. Al final, esto puede ser más importante”.

 

PRIORIZAR EL TIEMPO EN FAMILIA

A pesar de todo el tiempo que las familias ahora pasan juntas, no siempre es fácil asegurarse de que sea bien utilizado. Fraga enfatizó, sobre todo, que los padres deben “estar presentes”.

“No es que tenga que estar presente todo el día, porque todos tenemos responsabilidades. Pero no deben verte distraído cuando estás con ellos. Ni teléfonos, ni nada; sólo estar ahí para que cuando ellos estén hablando, estés prestándoles atención, porque la parte más importante es la relación”.

Edificar la relación padre-hijo tendrá los efectos más duraderos, garantizó una madre.

La familia Caballero disfruta creando recuerdos felices con un picnic con nachos durante la cuarentena. "Fue increíble porque era un gran plato de nachos y ni siquiera lavamos los platos. La limpieza fue el único plato, algunas tazas y el mantel", dijo Odalys Caballero. "Los niños se llevaron un lindo recuerdo de lo divertido que fue tener a papá cerca y una cena tranquila, divertida y diferente". Desde la izquierda: Matthew Caballero; Samson, de 8 años; Jorge, de 6; Mateo, de 3; Serafina, de 10 meses, y Odalys Caballero.

Fotógrafo: COURTESY

La familia Caballero disfruta creando recuerdos felices con un picnic con nachos durante la cuarentena. "Fue increíble porque era un gran plato de nachos y ni siquiera lavamos los platos. La limpieza fue el único plato, algunas tazas y el mantel", dijo Odalys Caballero. "Los niños se llevaron un lindo recuerdo de lo divertido que fue tener a papá cerca y una cena tranquila, divertida y diferente". Desde la izquierda: Matthew Caballero; Samson, de 8 años; Jorge, de 6; Mateo, de 3; Serafina, de 10 meses, y Odalys Caballero.

“Hagan de este un momento increíble como familia”, declaró Isis Piñero, una madre de cinco hijos que ha estado educando en el hogar durante 10 años. “Los niños mirarán hacia atrás y recordarán que tuvieron la oportunidad de andar en bicicleta con mamá y papá alrededor de la cuadra. Reconozcamos la oportunidad que se nos ha dado de centrarnos en nuestras prioridades. Los tenemos así de jóvenes solo por un cierto tiempo y para disfrutarlos. Ese es el mejor mensaje ahora mismo: pasen tiempo juntos”.

 

ENFOQUE EN LA FE

Una de las mejores maneras de pasar tiempo juntos es al compartir la fe, dijeron las madres que educan en sus hogares. Una madre dijo que ella y sus hijos comienzan el día con una consagración a Nuestra Señora. Otra hace que sus hijos se turnen en la lectura de libros sobre los santos.

“Incorporamos mucho tiempo de oración —oración matutina, ver la misa, la Coronilla de la Divina Misericordia”, dijo Caballero. “Ofrece buenas oportunidades en el día para un descanso”.

Las madres coincidieron en que alimentar la propia fe como padres es de igual importancia.

“La oración también ayuda a mamá y papá a tener fuerzas para seguir adelante, especialmente rezar el rosario”, afirmó Caballero. “Piensa en Nuestra Señora: ¡dio a luz en un pesebre! Eso es muy fuerte. Si ella pudo superarlo, yo puedo superarlo”.

Algunas madres sugirieron que tal vez las lecciones espirituales son la mejor educación en estos tiempos inciertos.

“Creo que a veces una simple oración es lo mejor que podemos enseñar a nuestros hijos”, opinó Fraga.

‘“Jesús, confío en Ti’. Podemos confiar en la Divina Misericordia de Dios. Hay tantas incógnitas, pero Dios está a cargo. Es lo más importante que podemos enseñarles”.


Comments from readers

Anais - 04/02/2020 01:51 PM
I really enjoyed reading this article. As a homeschooling mom myself, I think it is very well written, and the suggestions are excellent!

Latest News

Breaking News

Feature News

School News

Columns

Homilies