Parishes | Schools | Priests | Masses |
More in this section MAIN MENU

Sacerdote bailarín gana corazones

El baile del profesor de teología de la escuela Cardinal Gibbons causó sensación en los medios sociales

English Spanish
El P. Ricardo Rivera efectúa algunos movimientos de baile con el equipo de danza de la escuela Cardinal Gibbons.

Fotógrafo: LINDA REEVES | FC

El P. Ricardo Rivera efectúa algunos movimientos de baile con el equipo de danza de la escuela Cardinal Gibbons.

FORT LAUDERDALE | Vistiendo una sotana negra, el P. Ricardo Rivera, de seis pies y cuatro pulgadas de estatura, caminó elegantemente por el piso del gimnasio de la escuela secundaria Cardinal Gibbons. Lo que sucedió después, algunos lo llaman un “milagro” que abrió un nuevo reino para el recién ordenado sacerdote.

El P. Rivera, un maestro de teología en la escuela Gibbons, se unió sorprendentemente al equipo de baile de la escuela al final de su presentación, que incluyó patadas al aire, giros y saltos. Entonces, sus pies comenzaron a moverse. Sus caderas comenzaron a balancearse.

“Nos asombró”, dijo Kristin García, la entrenadora del equipo de baile de Cardinal Gibbons y responsable de invitar al sacerdote a unirse a la presentación, aunque no estaba segura de sus habilidades como bailarín. García pensó que la participación del sacerdote en el baile, con el tema “Star Wars”, agregaría un toque especial al final, pero no que haría saltar de alegría a todos los asistentes.

Los 15 segundos del P. Rivera frente a los reflectores se robaron el espectáculo y los corazones de los estudiantes, profesores y personal de la escuela.

“Salió, y dije wow”, dijo Amanda Lapadura, de 17 años. “Su energía era contagiosa. No sabía que un sacerdote pudiera bailar así. Cuando piensas en un sacerdote, piensas en Dios y en rezar. Es tan talentoso. Es un gran sacerdote. Quisiera que fuera mi maestro”.

El P. Ricardo Rivera durante una clase de teología con estudiantes del último año de la escuela Cardinal Gibbons High, en Fort Lauderdale.

Fotógrafo: LINDA REEVES | FC

El P. Ricardo Rivera durante una clase de teología con estudiantes del último año de la escuela Cardinal Gibbons High, en Fort Lauderdale.

Desde que llegó a Gibbons este año escolar, el P. Rivera, de 31 años, oriundo de Adjuntas, en Puerto Rico, ha impresionado y entusiasmado a los estudiantes dentro y fuera de las aulas de clases con su notable personalidad y su carisma dinámico. Miembro de la orden educativa Escolapia, sigue los pasos de su fundador, José Calasanz, patrón de las escuelas públicas cristianas.

Dijo que el evento fue una oportunidad para llegar a sus alumnos, lo cual es parte de su misión, pero de una manera más impactante. Dio un salto de fe ante todo el cuerpo estudiantil.

“Tienes que hacer cualquier cosa para estar más cerca de los jóvenes”, dijo. “Fue una buena experiencia. Sé que el Señor estaba trabajando”.

El P. Rivera ejecutó todos los difíciles pasos de baile sin ningún entrenamiento y sin practicar con el equipo, lo cual es un milagro en sí. Previamente, la entrenadora grabó a los 17 bailarines del equipo ejecutando el paso de ritmo rápido que ella y un amigo coreografiaron. Le dio el video al P. Rivera tres días antes del evento.

“Le dije que hiciera sólo lo que sintiera cómodo hacerlo”, explicó. “Aprendió todo por su cuenta. Nunca practicó con el equipo”.

 

SENSACIÓN MEDIÁTICA

Y desde entonces, los teléfonos de la escuela Cardinal Gibbons no han dejado de sonar. El evento del 25 de octubre captó la atención de gente de todo el mundo —incluso del provincial del sacerdote, que estaba en Hungría en ese momento, y de sus hermanos sacerdotes en 40 países diferentes.

“Me dijo que estaba muy contento”, dijo el P. Rivera, quien pidió la aprobación de su orden antes de su gran actuación.

La Semana de las Escuelas Católicas se celebra este año desde el 26 de enero al 1 de febrero.

Fotógrafo:

La Semana de las Escuelas Católicas se celebra este año desde el 26 de enero al 1 de febrero.

La escuela Cardinal Gibbons publicó el video del evento en su sitio web, en sus páginas de Facebook y Twitter, y desde allí se difundió por todo el mundo cibernético. Hasta ahora, la escuela ha sido contactada por la cadena de televisión ABC y el programa “Today” de NBC, cuya anï¬ triona, Hoda Kotb, le otorgó uno de sus Boostie Awards como uno de los más conmovedores Morning Boosts del 2019. Las cadenas de noticias alemanas e inglesas también han estado en contacto con la escuela, junto con AOL y Yahoo. CBS, Fox y CNN presentaron el vídeo en sus plataformas, y la publicación de Gibbons en Facebook ha sido vista alrededor de 439,000 veces.

“Hoy hemos recibido una llamada de un medio de comunicación de Tokio”, dijo Erin Herbert, de la oficina de comunicaciones de Gibbons. “No sabemos cuántos han visto realmente el vídeo. He perdido la cuenta”.

El sacerdote, ahora llamado “el sacerdote bailarín”, ha sido bien recibido por la gente de todo el mundo, que ha publicado y twiteado buenos deseos y palabras de aliento.

Amanda Phillips escribió: “Ésta es una noticia genial. Éstos son los titulares que se deben leer sobre los sacerdotes. Me encanta cómo todos sonríen. Puedes sentir la buena ‘vibra’ y la felicidad”.

La escuela Cardinal Gibbons concedió a The Florida Catholic una entrevista exclusiva con el P. Rivera, quien nos dijo que escuchó por primera vez el susurro del llamado de Dios al sacerdocio a los 18 años. Asistió a la Universidad de Río Piedras, en Puerto Rico, y obtuvo una licenciatura en bellas artes con la idea de ser cantante. Su amor por el canto creció a lo largo de los años a través de su participación en los coros de su escuela secundaria y de la universidad.

“La vocación al sacerdocio fue más fuerte”, dijo. “Sabía que el Señor quería que hiciera algo para reflejar el rostro de Jesucristo”.

Entró en la Comunidad Escolapia de Miami en 2011 y comenzó sus estudios en el seminario de St. John Vianney aquí, obteniendo una licenciatura en filosofía. En el Seminario y Colegio St. Joseph, en Yonkers, Nueva York, obtuvo maestrías en teología. Fue ordenado diácono transicional el 8 de diciembre de 2018, en la Capilla de San Martín de Porres, en Ponce, Puerto Rico. Cinco meses después, fue ordenado al sacerdocio el 17 de mayo, en la iglesia Annunciation, en Nueva York.

Actualmente, vive en la Comunidad Escolapia de Fort Lauderdale, en la Arquidiócesis de Miami. En agosto de este año comenzó su ministerio sacerdotal al unirse al profesorado de la escuela Cardinal Gibbons, con 1,200 estudiantes. Enseña teología a estudiantes de primer y último año, y los fines de semana trabaja en la iglesia Assumption, en Lauderdale-by-the-Sea.

 

El P. Ricardo Rivera conversa con el periódico arquidiocesano.

Fotógrafo: LINDA REEVES | FC

El P. Ricardo Rivera conversa con el periódico arquidiocesano.

"UN PUEBLO QUE BAILA"

Cuando se le preguntó sobre sus habilidades para el baile, el sacerdote dijo: “He bailado desde que era un niño. El pueblo puertorriqueño es un pueblo que baila”.

Explicó que su madre y su padre, sus dos hermanas y su hermano disfrutan tanto del baile como del canto, y éstos son parte tradicional de las celebraciones de su familia.

También confesó que fue parte de un pequeño grupo de baile competitivo cuando era adolescente. El grupo se presentó en eventos y actividades, e incluso coreografió sus movimientos de baile únicos, dándoles su propio giro.

Ahora, en su nueva e interesante fase como sacerdote, continúa bailando en los corazones de aquellos que conoce.

Mientras caminábamos por el campus de la escuela, era evidente que se ha ganado a los estudiantes. Gran cantidad de ellos acudieron a él. Uno incluso se tomó un “selfie” con él mostrando una gran sonrisa.

“Me encanta ser sacerdote desde el primer día”, dijo cuando se le preguntó sobre el sacerdocio. “Es una vocación hermosa”, agregó.

“Quiero decirles a todos que ésta es una ocupación que pueden disfrutar y realizar. Es tan hermoso celebrar la Misa y escuchar confesiones. Me encanta enseñar. Siento que quiero hacer mucho más por la Iglesia y la gente”.

García espera que el P. Rivera vuelva a unirse a su equipo de baile competitivo en el futuro. Está convencida de que el sacerdote bailarín ha tendido un puente entre las generaciones y ha conmovido a miles de personas, cambiando las ideas erróneas de muchos sobre los sacerdotes que hoy en día a veces son etiquetados como reservados, distantes o malos.

“Dijo tanto sin decir nada en absoluto”, dijo García sobre la alegre actuación del P. Rivera, aparentemente inspirada por el Espíritu Santo. “Todo estaba destinado a ser. Todos estábamos asombrados, pero los niños estaban definitivamente estupefactos”.

Maggie Guidry, de 17 años, compartió un video del evento en YouTube. “He tenido 121,000 visitas”, dijo. “Según los comentarios, todos están impresionados. Esto es importante, porque está llevando a la gente a la religión y a la Fe. Fue totalmente inesperado. Es un gran sacerdote”.

El P. Ricardo Rivera con el equipo de danza de la escuela Cardinal Gibbons.

Fotógrafo: LINDA REEVES | FC

El P. Ricardo Rivera con el equipo de danza de la escuela Cardinal Gibbons.


Comments from readers

Patricia Scola - 01/29/2020 06:08 PM
Dancing is a great way to show that being a priest is real and you maintain your personality in all you do. One important part of a priest's life is to remember he is another Christ. All the sacraments he performs Jesus is working through him. We must remember that as lay people and the priest must also. Let us pray that each of us respect the priesthood of Christ and honor it every day of our lives. Seeing priests play sports is great also.

Latest News

Breaking News

Feature News

School News

Columns

Homilies