Parishes | Schools | Priests | Masses |
More in this section MAIN MENU

Una vez más pedimos que la Virgen interceda por el pueblo cubano

Palabras del Arzobispo Wenski al concluir la celebración anual de la Virgen de la Caridad

El Arzobispo Thomas Wenski concluyó con estas palabras de celebración anual de la fiesta de la Virgen de la Caridad, patrona de Cuba, el 8 de septiembre de 2021. Para leer la homilía del Obispo Felipe Estévez, oprima aquí.

Gracias, Monseñor Estévez, por su homilía esta noche. Gracias por esas palabras de aliento y esperanza.

Una vez más pedimos a la Patrona de Cuba que interceda ante su hijo Jesucristo por todo un pueblo que ha decidido reclamar sus derechos y que ha puesto la proa de su destino rumbo a la libertad. Un pueblo que se ha cansado de vivir en cadenas, que es vivir, como nos recuerda el Himno Nacional de Cuba, en afrenta y oprobios sumidos. Un pueblo noble y emprendedor que quiere vivir sin miedos ni vigilancias, en una nación donde no se persiga el pensamiento ni se ahoguen los sueños. Es ese mismo pueblo el que sigue siendo hostigado, reprimido y encarcelado como nunca, por exigir la justicia con valentía, negarse a repetir consignas de muerte, y gritar al mundo con todas sus fuerzas: Libertad; Patria y Vida. 

Hoy recordamos como llegó la Virgen de la Caridad a estas tierras del sur de la Florida como peregrina de Dios, como una exiliada más, en las manos de un refugiado político, justo a tiempo para aquella gran Eucaristía del 8 de septiembre de 1961 junto a más de 30,000 de sus hijos. A lo largo de estos 60 años, aquí se quedó, en la Ermita junto al mar, para prodigar amor y consuelo a todos, para acoger al recién llegado; al que está en problemas, al que sufre la enfermedad o la nostalgia, al que quiere dar gracias por tantas alegrías y regalos

Por la poderosa intercesión de la Virgen Mambisa, queremos pedirle al Señor de la Historia que ayude al pueblo de Cuba que ya ha sufrido demasiado, que merece el derecho a elegir su destino para poder construir, como soñó el Apóstol de su independencia, José Martí, “una patria con todos y para el bien de todos”. Como también recordaba el Papa San Juan Pablo II durante su visita a Cuba en 1998, “los cubanos son y deben ser los protagonistas de su propia historia personal y nacional”.

Recordemos todos las palabras del Padre Félix Varela: “A los jóvenes…Diles que ellos son la dulce esperanza de la patria, y que no hay patria sin virtud, ni virtud con impiedad”.

Que, con esta premisa y la ayuda de Dios, llegue cuanto antes para Cuba la hora de la libertad, del derecho, y de la verdadera reconciliación que brota de la verdad y la justicia.

Latest News

Feature News

Parish News

School News

Columns

Homilies