Parishes | Schools | Priests | Masses |
More in this section MAIN MENU

Todos somos extranjeros

En la portada de la edición de febrero: El Ángel de los Migrantes, de Noris Capín, es una expresión pictórica de solidaridad y compasión hacia todos los pueblos de la tierra que convergen en los Estados unidos con sus colores, sus frutos, sus tradiciones y su cultura, no para dañar al país en que ahora viven, sino para enriquecerlo con sus esfuerzos por alcanzar una vida mejor.

Fotógrafo:

En la portada de la edición de febrero: El Ángel de los Migrantes, de Noris Capín, es una expresión pictórica de solidaridad y compasión hacia todos los pueblos de la tierra que convergen en los Estados unidos con sus colores, sus frutos, sus tradiciones y su cultura, no para dañar al país en que ahora viven, sino para enriquecerlo con sus esfuerzos por alcanzar una vida mejor.

No podemos ignorar la penosa situación que están sufriendo los inmigrantes en el país. Así como existen muchos que los consideran personas de segunda clase, yo los clasifico como habitantes valientes, arrinconados y maltratados por el sólo hecho de no haber nacido en esta nación.

Es un pecado terrible perpetrado por los hombres, que no conciben que todos somos iguales, que el ser humano está vinculado fuertemente mediante la ley de Dios. Ley que no se cumple para ellos en la sociedad en que vivimos, por la simple razón de que son indocumentados.

Estas personas carecen de documentos de residencia no porque no deseen hacer las gestiones de inmigración correspondientes, sino porque se les dificulta la posibilidad de legalizarse por el exceso de impedimentos que se les presentan.

Hay que tener en cuenta que no estamos hablando de delincuentes o bandoleros, sino de familias; familias completas: padre, madre e hijos que trabajan y estudian esforzándose día a día por salir adelante en este país de numerosas oportunidades. Sin embargo, hay inmigrantes en esta tierra que no tienen oportunidades, ni fechas programadas para salvarse. Viven en la esclavitud de sus temores, como los judíos en los tiempos de Egipto.

Yo conozco a muchas personas en esa posición social precaria; las veo todos los días, las escucho llorar sus derrotas y les hago preguntas, sin comprometerlas, para apoyarlas aunque sea con unas palabras de esperanza. Las observo desde mis ojos de inmigrante, desde mi pasado de pobreza y desconcierto, al venir a los Estados Unidos de América con sólo quince años.

Todos somos extranjeros de generación en generación; personas que hemos venido a buscar refugio y mejoras en otro lugar, de manera que tenemos derechos y responsabilidades en la nación que nos acogió. “Todos venimos del desierto a buscar la hierba fresca del huerto”, y no hay ley que supere la Ley inmaculada de Dios, en cuya Palabra imborrable reinará la misericordia por los siglos de los siglos para todos los inmigrantes del Universo.


Comments from readers

Ed Infante - 02/22/2017 04:12 PM
Is the U.S. the culprit for the lack of humanity and greed of those who "govern" our Latin American countries, MANY oF which, like MEXICO, are VERY, VERY, VERY rich; probably as reach as the U.S. and keep their citizens in such situations that they prefer the risks to leave their countries and go where??????? Al pais de los "Gringos". Hundreds of thousands of crimes in this country are committed by people who are in the country ILLEGALY!. A great percent of women coming through the border ARE RAPED, the drugs get into our country through the border ... People, WAKE UP! or tell the whole world to come to the U.S. We will get: Africa, Asia, Latin America ... By the way, where is the Church doing her PRIMARY reason to exist: EVANGELIZATION? For many, this is secondary!

Latest News

Feature News

School News

Columns