Parishes | Schools | Priests | Masses |
More in this section MAIN MENU

La maternidad es una bendición, no un problema

Ministerio de Respeto a la Vida ayuda a las mujeres a valorar la vida, y a sí mismas

Los trabajadores y voluntarios de la Oficina de North Dade de Respeto a la Vida. Desde la izquierda, Maggie Olmedo, consejera del centro, Mary Tate, coordinadora del programa, Teresa Moisés, Zeneida Gedeluz, Mónica Fernández, Edna Zalnaski y Constantino Olivardia.

Fotógrafo: ROCIO GRANADOS | LVC

Los trabajadores y voluntarios de la Oficina de North Dade de Respeto a la Vida. Desde la izquierda, Maggie Olmedo, consejera del centro, Mary Tate, coordinadora del programa, Teresa Moisés, Zeneida Gedeluz, Mónica Fernández, Edna Zalnaski y Constantino Olivardia.

MIAMI LAKES | Patricia Quezada no estaba preparada para su segundo embarazo.

“Yo no estaba preparada para tener ese hijo. Lo iba a tener pero no estaba preparada psicológicamente porque ya tenía uno. Mi esposo no quería tener más hijos”, dijo.

Aunque para Quezada, el aborto nunca fue una opción, también le preocupaba la inestable situación económica por la que pasaba.

Por una amiga conoció el Centro de Ayuda del Embarazo del Ministerio de Respeto a la Vida, de la Arquidiócesis de Miami, y desde enero pasado ha estado asistiendo una vez por semana a las clases de consejería y desarrollo personal ofrecidas en la oficina de North Dade, localizada en Miami Lakes.

El centro ayuda a las mujeres a no pensar en el aborto como única opción. “No les hablamos de religión, estamos para ayudar a que vean la maternidad como una bendición, no como un problema”, dijo Maggie Olmedo, consejera del centro de North Dade.

Olmedo señala que muchas mujeres llegan con la idea de no tener los hijos que están esperando. “Lo que nosotros hacemos es cambiar lo negativo por lo positivo, y que le den el valor a la vida, al bebé y a ellas mismas, como mujeres que dan vida, no que quitan vida”.

En sus clases de consejería en español, Olmedo también imparte lecciones de crecimiento personal, porque  “considero que la mujer debe estar preparada, no sólo para el embarazo, sino para llevar una familia unida y positiva. Y en una familia positiva, no existe el aborto”.

En las clases de dos horas, además de consejería, se presentan videos sobre las etapas y el cuidado del embarazo. También reciben clases de lactancia materna impartidas por especialistas certificados.

Maggie Olmedo, consejera del grupo en español, en la habitación de las donaciones, muestra los biberones que el centro envía a las parroquias durante la Campaña ‘Baby Bottle’.

Fotógrafo: ROCIO GRANADOS | LVC

Maggie Olmedo, consejera del grupo en español, en la habitación de las donaciones, muestra los biberones que el centro envía a las parroquias durante la Campaña ‘Baby Bottle’.

Asistiendo a estas clases acumulan puntos para comprar la cuna, la silla para el carro, ropa para bebé, pañales, leche, juguetes, etc. El centro proporciona esta ayuda durante el embarazo y hasta que el bebé cumpla un año.

“No queremos dar la impresión de que éste es un centro donde se da pañales y leche. Queremos que sean conscientes de que están haciendo algo positivo por sus hijos y no se sientan como que vienen solo a recibir regalos”, dijo Olmedo.

“Me prepara para lo cotidiano”, dijo Quezada, quien recientemente tuvo un varón y espera seguir asistiendo a las clases hasta que regrese a trabajar.

Mensualmente, la oficina de Respeto a la Vida de Miami Lakes recibe un promedio de 100 a 150 personas, dijo Mary Tate, coordinadora del programa en North Dade.

El programa recibe financiamiento del gobierno, pero la mayor cantidad de sus fondos provienen de las donaciones de las parroquias y del trabajo de voluntarios como Olmedo. Ella empezó como voluntaria hace dos años, cuando no pudo ayudar a su hija, que es madre soltera. “Decidí ayudar a las que estuvieran en el mismo caso que mi hija. He recibido bendiciones a través de todas estas muchachas”, dijo.

Ahora su hija está mejor, “pero mi camino es éste, mi hija está en las manos de Dios”, añadió.

“Nuestro mayor recaudador de fondos es la Campaña Baby Bottle (Campaña de Biberones)”, dijo Tate.  Durante esas campañas los voluntarios del centro entregan biberones a los feligreses de las parroquias cercanas, que después las devuelven con dinero, cheques o lo que puedan o deseen enviar.

Además, “tenemos muchas escuelas y colegios en el área que realizan campañas de recolección de pañales, o de ropa para bebé. Preferimos los pañales, porque nunca tenemos suficiente”, agregó Tate.

Una vez al año, la Oficina de North Dade realiza un almuerzo para recaudar fondos.

“Las parroquias han sido muy generosas con nosotros”, indicó Tate. “Esperamos que este año, en el almuerzo el 12 de septiembre, sea igual. Estamos esperando que asistan más de 300 personas.”

La invitada de honor, y conferencista, en este tercer almuerzo anual será la Madre Adela Galindo, fundadora de la comunidad religiosa Siervas de los Corazones Traspasados de Jesús y María.

La idea de un almuerzo surgió después de que se enteraron, en el año 2012, que Hialeah tenía uno de los índices más altos de abortos en todo el país.

“También vi la cantidad de muchachas que acudían al centro y pensé en ayudar”, dijo Graciela Egusquiza, quien se hizo voluntaria después de eso.

Mary Tate, coordinadora del programa, muestra lo que las beneficiarias reciben, además de leche y comida para bebé, también reciben ropa de embarazo. Atrás Maggie Olmedo, consejera.

Fotógrafo: ROCIO GRANADOS | LVC

Mary Tate, coordinadora del programa, muestra lo que las beneficiarias reciben, además de leche y comida para bebé, también reciben ropa de embarazo. Atrás Maggie Olmedo, consejera.

“Aunque los abortos han bajado, en Hialeah hay muchas clínicas que se dedican a eso”, acotó Egusquiza. “Espero que en el futuro se abra un centro de Respeto a la Vida en Hialeah”.

El centro de North Dade también recibe donaciones de ropa, comida y juguetes de algunas personas.

“Muchos lo traen acá, otros los llevan a las parroquias”, dijo Tate. Algunas de las madres retornan la ayuda que recibieron cuando ya no lo necesitan más.

El centro recibe recomendaciones de algunas agencias gubernamentales. No tantas como quisiéramos, pero recibimos bastantes, también de la línea de ayuda 311”, dijo Tate. También las beneficiarias hablan del programa cuando ven a alguien que necesita ayuda.

El Ministerio de Respeto a la Vida empezó hace más de 30 años en la Arquidiócesis de Miami. Durante ese tiempo ha habido muchos logros, como la apertura de cinco centros, dos en Miami Dade y tres en Broward. El centro de North Dade se mudó a Miami Lakes en el 2012. “Antes de esa fecha estuvimos en otra oficina por casi 20 años”, dijoTate.

Además de la asistencia espiritual, consejería y terapia para que las mujeres no consideren el aborto, el centro provee exámenes gratuitos de embarazo y ecografías limitadas. Para las mujeres que ya han pasado por un aborto, el programa tiene Project Rachel. Y también ofrece Project Joseph, un programa para ayudar y educar a los hombres a ser mejores padres de familia.

“Lo más importante para nosotros es la familia. Respetamos todas las religiones, porque lo que nos importa es que tengan a Dios en su vida”, dijo Olmedo.


           Si desea asistir al Almuerzo de Respeto a la Vida, este tendrá lugar el sábado,12 de septiembre, comenzando a las 11 a.m., en el Howard Johnson Plaza Miami Airport, 7707 N.W. 103 St., Hialeah Gardens, FL 33016.
Para boletos llame al 786-452-0266 o 305-653- 2921.

 

Para obtener más información sobre Project Rachel, Project Joseph o los programas que ofrece el Ministerio Respeto a la Vida, puede entrar a: www.respectlifemiami.org o  http://www.miamiarch.org/CatholicDiocese.php?op=Respect_Life.

El Centro de Ayuda del Embarazo de Respeto a la Vida, Oficina de North Dade, está localizado en el 5801 N.W. 151 Street, Suite 302, Miami Lakes, FL 33014. Teléfonos: 305-653-2921, 786-452-0266.


Latest News

Breaking News

Feature News

School News

Sports

Homilies