Parishes | Schools | Priests | Masses |
More in this section MAIN MENU

Un tutor papal de virtud heroica

English Spanish

El 20 de enero, el Papa Francisco autorizó a la Congregación para las Causas de los Santos a publicar decretos que reconocían las "virtudes heroicas" de seis hombres y una mujer: dos sacerdotes diocesanos, tres sacerdotes en órdenes religiosas, la fundadora de una comunidad religiosa italiana y un laico polaco. A la sagrada memoria de los otros seis hombres y mujeres que ahora llevan el título de "venerable" no le perjudica que se sugiera que el laico polaco, Jan Tyranowski, tuviera el mayor impacto en la Iglesia Católica a través del mundo, y por órdenes de magnitud.

A finales de mayo de 1941, la Gestapo había despojado sistemáticamente de su clero a la parroquia de San Estanislao Kostka, en el barrio de Dębniki, en Cracovia. Al final, once de los sacerdotes que una vez sirvieron allí fueron martirizados. Uno de los Padres Salesianos que quedaban le pidió a un laico, un sastre que pasaba horas en oración contemplativa y meditación, que asumiera la responsabilidad de lo que llamaríamos el "ministerio juvenil" con los hombres jóvenes de la parroquia. Dado que el trabajo de la juventud católica organizada estaba prohibido por la ocupación nazi, la solicitud era una invitación a arriesgarse a ser deportado a Auschwitz, o algo peor. Jan Tyranowski, el sastre con una educación de octavo grado, dijo "sí", y comenzó a organizar a los jóvenes de la parroquia en lo que llamó grupos del "Rosario Vivo": 15 adolescentes o adultos jóvenes (por los 15 misterios del rosario, como se componía entonces), cada grupo dirigido por un joven más maduro a quien Tyranowski daba dirección espiritual.

Uno de esos primeros líderes de grupo o "animadores", como los llamó Tyranowski, era un trabajador manual con intensos intereses literarios llamado Karol Wojtyła. En un ensayo conmemorativo escrito después de la muerte de Tyranowski en 1947, Wojtyła recordó la lección más grande de su mentor espiritual: que las "verdades religiosas" no eran "interdicciones [o] limitaciones", sino las guías para formar "una vida que por misericordia se convierte en [una] participación en la vida de Dios. "¿Cómo lo hizo Jan Tyranowski? Al demostrar con su propia vida que, a través de la oración contemplativa, "uno no sólo podía preguntar sobre Dios ... uno podía vivir con Dios".

Hacer esto con adolescentes inquietos no fue un logro pequeño. Hacerlo bajo las presiones de una ocupación homicida nazi fue extraordinario. Hacerlo con un futuro Papa significaba que las lecciones de Jan Tyranowski se extendieron mucho más allá de Dębniki y llegaron al mundo entero.

Jan Tyranowski fue quien introdujo el futuro Papa Juan Pablo II a la teología espiritual de los grandes reformadores carmelitas: santa Teresa de Ávila y san Juan de la Cruz (sobre quien Wojtyła escribiría su primera tesis doctoral). Y fue Tyranowski quien mostró a Wojtyła un camino más allá de la simple piedad mariana con la que había crecido, presentándolo a la teología mariana de san Luis Grignon de Montfort y la idea montfortiana de que toda devoción verdadera a Nuestra Señora es cristocéntrica y trinitaria, porque María nos señala a su Hijo, que nos lleva a la vida del Dios tres veces santo.

No es difícil rastrear la influencia de Jan Tyranowski en la enseñanza papal del joven al que ayudó a discernir una vocación al sacerdocio. Pero cuando llegó la noticia de que el sastre de Dębniki dotado de mística, en cuya tumba he orado con frecuencia, era ahora el "venerable Jan Tyranowski", me pareció que su tutela y la relación Tyranowski-Wojtyla nos recuerda algo importante del papado.           

Juan Pablo II, quien tenía el corazón de un párroco tierno, también era exigente y empecinado. Eso pudo haber causado problemas si no hubiera sido también un hombre de profunda humildad, que admitía lo que no sabía y estaba preparado, como Papa, para aprender de aquellos que tenían algo que enseñarle – como el cardenal Joseph Ratzinger. Ese patrón de humildad y receptividad en su vida papal encuentra una de sus raíces en la relación providencial de Wojtyła con Jan Tyranowski, a quien Juan Pablo II permaneció profundamente agradecido, 60 años después de su primer encuentro.

La disposición a aprender de los demás es una cualidad esencial en cualquier gran líder. Es ciertamente una cualidad esencial en un Papa. Porque el carisma de la infalibilidad papal, que sólo toca materias fundamentales de la fe y la moral bajo circunstancias claramente detalladas, no es un carisma de omnisciencia. Cualquier persona tentada a imaginar lo contrario podría reflexionar sobre la amistad del venerable Jan Tyranowski y el Papa san Juan Pablo II.

Let's Talk Blog

Meet the Bloggers