Parishes | Schools | Priests | Masses |
More in this section MAIN MENU

‘Por los más pequeños’

English Spanish

Recientemente, un médico irlandés que se presentó en una actividad llamada The Citizens' Assembly, informó: "En Islandia, ningún bebé ha nacido con el síndrome de Down en los últimos cuatro o cinco años".

Es un ejemplo que muchas naciones europeas buscan seguir. En América del Norte también, algunos informes indican que el 90 por ciento de los bebés diagnosticados en el útero con el síndrome de Down son abortados.

Los días 20 y 21 de octubre de este año, el Ministerio del Respeto a la Vida, de la Arquidiócesis de Miami, será el anfitrión de la 31ra Conferencia Anual del Respeto a la Vida, en el Centro de Convenciones Bonaventure, en Weston. En el evento se rendirá homenaje al fallecido Dr. Jerome Lejeune (1926-1994), un pediatra y genetista francés que descubrió la causa del síndrome de Down.

El Dr. Lejeune era un científico brillante y un católico dedicado. Su trabajo innovador sobre las causas genéticas de las discapacidades intelectuales sindrómicas le ganó la aclamación internacional de académicos y líderes mundiales por igual. Lejeune estableció en París la primera clínica del mundo dedicada exclusivamente al cuidado de infantes y niños con el síndrome de Down. Se caracterizó por el dicho: "Odiar la enfermedad, amar al paciente: esa es la práctica de la medicina".

Trágicamente, la investigación del Dr. Lejeune se utilizó para desarrollar exámenes prenatales con el fin de detectar estos síndromes en niños no nacidos, lo que promovió con eficacia su aborto. Al ser siempre un católico devoto, este giro en los acontecimientos llevó al Dr. Lejeune a convertirse en un gran defensor de los bebés por nacer y los niños con el síndrome de Down y otras enfermedades genéticas.

En 1969, recibió de la Sociedad Americana de Genética Humana el premio William Allan, máximo reconocimiento en el campo de la genética. Aprovechó la oportunidad para denunciar públicamente el aborto ante sus colegas científicos. Ese día, como más tarde le dijo a su esposa, "perdí mi Premio Nobel de Medicina". Tanto el mundo académico como la prensa tomaron represalias. Su carrera se detuvo; las subvenciones fueron descontinuadas, y sus antiguos colegas lo rechazaron.

En 1981, testificó ante a un subcomité del Senado estadounidense sobre la abrumadora evidencia científica que demuestra que la vida humana comienza en la concepción. En 1992 testificó en el caso de Davis contra Davis – sobre los “embriones congelados”, también en los Estados Unidos – que estos son seres humanos y no mercancías.

En 1994, Juan Pablo II lo nombró jefe de la Pontificia Academia para la Vida, pero como sufría de cáncer, no ocupó el cargo por más de unas semanas. Falleció el Domingo de Pascua del mismo año.

En abril de 2012, la Arquidiócesis de París inició la causa para la canonización de Jerome Lejeune, y esta fue sometida formalmente a las autoridades romanas, momento en el que recibió el título de "siervo de Dios".

Jerome Lejeune colocó humildemente su inmensa inteligencia y profunda fe al servicio de la defensa de la vida humana, sobre todo de la vida por nacer, y siempre procuraba tratar y curar a los necesitados.

Apasionado defensor de la verdad y de la caridad, dio testimonio elocuente ante el mundo contemporáneo sobre la armonía entre la fe y la razón.

La filosofía de Lejeune era: "Una frase, sólo una, dicta nuestra conducta, la expresión del mismo Jesús: ‘Todo lo que hiciste a uno de los más pequeños de mis hermanos, me lo hiciste a Mí’”.

Pedimos su intercesión por el éxito de nuestra conferencia, que muchas mentes y corazones sean iluminados al gran valor de toda la vida humana desde el vientre hasta la tumba.

MÁS INFORMACIÓN

Para obtener más información sobre la 31ª Conferencia Anual Estatal de Respect Life a realizarse los días 20 y 21 de octubre en el Centro de Convenciones Bonaventure en Weston, visite http://bit.ly/rlconf2017 o llame al 954-981-2922.


  

Comments from readers

Deacon Michael Plummer - 05/22/2017 11:22 AM
This is a great story that needs to be told - over and over again. Faith, science, and human intelligence working hand-in-hand in the service of life, in the service of humanity, and in the service of God. It stands in stark contrast to the story that is out this morning about students attending the Commencement Speech at Notre Dame University walking out on the speech by the Vice President of the United States, a strong supporter of life. We need to find ways for this story and others like it to break through the media fog. Our Culture of Life message is too precious and too important to get buried by the many negative stories that are out there. Keep telling the story.

Let's Talk Blog

Meet the Bloggers