Parishes | Schools | Priests | Masses |
More in this section MAIN MENU

Proyecto Puente de Caridad ofrece ayuda a los cubanos

A entender los cambios en las leyes de inmigración

El P. José Álvarez, párroco de Our Lady of the Lakes, en Miami Lakes y uno de los organizadores de la charla informativa sobre aspectos legales para cubanos después de la suspensión de la ley

Fotógrafo: ROCIO GRANADOS | LVC

El P. José Álvarez, párroco de Our Lady of the Lakes, en Miami Lakes y uno de los organizadores de la charla informativa sobre aspectos legales para cubanos después de la suspensión de la ley "Pies secos, pies mojados", en la parroquia Immaculate Conception, en Hialeah, explica a los asistentes los servicios de la Iglesia Católica en Miami para toda la comunidad de inmigrantes. A la derecha los presentadores del evento, Oasis Peña, representante de International Rescue Committee, los representantes de los Servicios Legales de Caridades Catolicas de la Arquidiocesis de Miami, Randolph McGrorty, director ejecutivo, y Emilio Garcia, representante de la oficina de Doral.

El director ejecutivo de los Servicios Legales de Caridades Católicas de la Arquidiócesis de Miami Randolph McGrorty, (izquierda) y Emilio Garcia, representante de la oficina de Doral escuchan la pregunta de un asistente durante una charla informativa sobre los aspectos legales de inmigración para cubanos recién llegados, en la iglesia Immaculate Conception, en Hialeah.

Fotógrafo: ROCIO GRANADOS | LVC

El director ejecutivo de los Servicios Legales de Caridades Católicas de la Arquidiócesis de Miami Randolph McGrorty, (izquierda) y Emilio Garcia, representante de la oficina de Doral escuchan la pregunta de un asistente durante una charla informativa sobre los aspectos legales de inmigración para cubanos recién llegados, en la iglesia Immaculate Conception, en Hialeah.

MIAMI | Poco antes de que llegara a su fin la política “pies secos pies mojados”, el 12 de enero pasado, Santiago Figueroa, de origen cubano, llegó a Estados Unidos. Ahora le preocupa que su hijo, quien se encuentra en Guatemala, no pueda entrar legalmente al país.

En este momento las opciones de poder legalizarse en los Estados Unidos para los cubanos que están en la Isla o en otros países, como es el caso del hijo de Figueroa, son pocas si entran de forma irregular a territorio estadounidense.

“Pueden pedir asilo político, pero se debe probar el miedo creíble de regresar a la Isla; si no, son elegibles para la deportación”, dijo Randolph McGrorty, director ejecutivo de los Servicios Legales de Caridades Católicas de la Arquidiócesis de Miami.

Debido a que su hijo no está en Cuba, sino en Guatemala, los Figueroa no califican para el Programa de Permiso para Reunificación de Familias Cubanas, que permanece en efecto.

“La opción es que su hijo regrese a Cuba y lo pueda reclamar por reunificación familiar. De momento no hay otra solución”, indicó McGrorty durante una charla informativa sobre los servicios legales y sociales para inmigrantes cubanos que están llegando recientemente al país. El evento, Proyecto Puente de Caridad, tuvo lugar el 5 de abril, en la parroquia Immaculate Conception, en Hialeah.

La Iglesia organizó este evento para “brindar información sobre servicios que ya existen en la comunidad y se aprovecha y se orienta también sobre los servicios eclesiales, en este caso en el área de Hialeah, donde se encuentra el 70 por ciento de los cubanos recién llegados”, dijo el P. José Álvarez, párroco de la iglesia Our Lady of the Lakes, en Miami Lakes, y organizador del evento.

“Los estamos animando y orientando a encontrar esas fuentes de ayuda, y así dar testimonio de que la Iglesia los quiere, los apoya, y que camina con ellos: de eso se trata”, acotó el P. Álvarez.

Santiago Figueroa, de origen cubano, pregunta sobre las posibilidades que su hijo, que vive en Guatemala, tiene de poder llegar a los Estados Unidos durante la presentación en la
parroquia Immaculate Conception, en Hialeah, sobre los aspectos legales de inmigración de cubanos después de la eliminación de la política “Pies secos, pies mojados”, el pasado 12 de enero.

Fotógrafo: ROCIO GRANADOS | LVC

Santiago Figueroa, de origen cubano, pregunta sobre las posibilidades que su hijo, que vive en Guatemala, tiene de poder llegar a los Estados Unidos durante la presentación en la parroquia Immaculate Conception, en Hialeah, sobre los aspectos legales de inmigración de cubanos después de la eliminación de la política “Pies secos, pies mojados”, el pasado 12 de enero.

“Nuestra Arquidiócesis de Miami tiene una larga tradición de acompañar y ayudar al pueblo cubano que emigra a esta tierra de libertad y oportunidad. Como tal, nuestra Iglesia local celebra el ser puente de caridad para ayudarles a encontrar la estabilidad y dignidad debida que anhelan y se merecen”, dijo en un mensaje de video el Arzobispo de Miami, Thomas Wenski, con lo que comenzó la charla informativa.

“La Iglesia de Miami alegremente los recibe con mucho cariño y les recuerda que nuestra casa es su casa; que nuestra querida Madre Cachita, Nuestra Señora de la Caridad del Cobre, siga ayudando a todos los cubanos y abriéndoles paso en sus vidas”, agregó el Arzobispo Wenski.

En su presentación, que fue traducida al español, McGrorty dijo que antes del 12 de enero de este año, los cubanos que llegaban en balsa o por la frontera podían recibir beneficios iniciales, obtener un permiso de trabajo y, después de haber permanecido un año y un día en el país, podían solicitar su residencia permanente. “Ahora las personas que llegan en balsas se convierten en ilegales”.

Se sabe que hay mucha desinformación sobre este tema, por lo que “nuestra intención es informar a la comunidad sobre los cambios que han ocurrido”, indicó McGrorty.

“La Ley de Ajuste Cubano (de 1966) no se va a eliminar. El cubano que entra a este país, ya sea de visita o por reclamaciones familiares, mientras sea admitido de forma legal o tenga un parole, puede acogerse a esta ley”, enfatizó el experto legal.

“Cuba no va aceptar a las personas que entraron a Estados Unidos hasta el mismo 12 de enero y enfrenten deportación”, agregó.

El P. Manny Álvarez, párroco de Immaculate Conception, en Hialeah, dijo que su parroquia tiene una larga tradición de acoger a los inmigrantes cubanos por estar en el corazón de Hialeah, durante la charla informativa sobre aspectos legales y servicios sociales de los inmigrantes cubanos recién llegados. A su izquierda el P. José Álvarez, párroco de Our Lady of the Lakes, en Miami Lakes y organzador del evento lo escucha.

Fotógrafo: ROCIO GRANADOS | LVC

El P. Manny Álvarez, párroco de Immaculate Conception, en Hialeah, dijo que su parroquia tiene una larga tradición de acoger a los inmigrantes cubanos por estar en el corazón de Hialeah, durante la charla informativa sobre aspectos legales y servicios sociales de los inmigrantes cubanos recién llegados. A su izquierda el P. José Álvarez, párroco de Our Lady of the Lakes, en Miami Lakes y organzador del evento lo escucha.

El acuerdo al que se llegó con Cuba al finalizar la política de “pies secos, pies mojados”, que estuvo en vigencia desde 1995, es que la Isla va a recibir a sus ciudadanos que no hayan sido admitidos o que hayan llegado de manera irregular y hayan sido aprehendidos y enfrenten la deportación.
Para evitar una deportación se puede pedir asilo político, pero se debe probar un temor creíble, es decir, se debe probar que sus vidas corren peligro si regresan a su país de origen; esto es también válido para ciudadanos de otras nacionalidades.

En los últimos tres años llegaron alrededor de 125 mil cubanos a través de la frontera y en balsas, según la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de los Estados Unidos. “Por lo que ya se sabía que iba haber un cambio”, dijo Oasis Peña, representante de International Rescue Committee, quien explicó los beneficios que tienen los cubanos que entran al país de manera legal.

Aunque no hay datos exactos sobre la cantidad de cubanos que están llegando recientemente, “se sabe que muchos están siendo encarcelados en los centros de detención”, indicó McGrorty.

La Ley de Ajuste Cubano no va a cambiar, al menos próximamente, porque no es una prioridad para el Congreso, que es la única entidad que puede cambiar leyes es este país.

Sólo para recordarles, dijo McGrorty, “los acuerdos pueden cambiar; puede ser que mañana pueda haber otro tipo de acuerdo, y la única forma de protegerse es hacerse ciudadano. Los cubanos tienden a dilatar este paso; deben de hacerlo apenas cumplan los tres meses antes de los cinco años de residencia”.

Al entrar la nueva administración del presidente Donald Trump se ha recrudecido la deportación de personas en situación ilegal. “Pero la ley no ha cambiado; bajo la ley no puedes ser deportado inmediatamente: tienes derecho a ver a un juez”, indicó McGrorty.

Desde la izquierda Oasis Peña, representante de International Rescue Committee, Randolph McGrorty, director ejecutivo de los Servicios Legales de Caridades Católicas de la Arquidiócesis de Miami y Emilio Garcia, representante de la oficina de Doral de los Servicios Legales de Caridades Católicas brindaron información y respondieron preguntas sobre los aspectos legales de inmigración para cubanos después de la suspensión de la ley

Fotógrafo: ROCIO GRANADOS | LVC

Desde la izquierda Oasis Peña, representante de International Rescue Committee, Randolph McGrorty, director ejecutivo de los Servicios Legales de Caridades Católicas de la Arquidiócesis de Miami y Emilio Garcia, representante de la oficina de Doral de los Servicios Legales de Caridades Católicas brindaron información y respondieron preguntas sobre los aspectos legales de inmigración para cubanos después de la suspensión de la ley "Pies secos, pies mojados", en la parroquia Immaculate Conception, en Hialeah y organizado por el equipo del Encuentro Eclesial Cuba Diáspora.

Al eliminarse la política de “pies secos, pies mojados”, no se han eliminado los beneficios sociales a los que tienen derecho los cubanos que son admitidos legalmente. “Los beneficios que tienen las personas cuando entran aquí consisten en acogerse al programa Match Grant”, dijo Peña.

Match Grant es un programa que les permite solicitar ayuda federal como sellos de alimentos, servicios médicos; les ayudan a buscar trabajo y cuando los consiguen, les pagan.

Otro de los beneficios son “las 20 mil visas que están adjudicadas al pueblo cubano y pueden ser utilizadas por familiares de ciudadanos estadounidenses a través del programa de reunificación familiar”, indicó Emilio García, representante de la Oficina de El Doral de los Servicios Legales de las Caridades Católicas.

“Las leyes cambian, las circunstancias cambian; lo que no cambia nunca es Dios y nuestra familia”, dijo el P. Álvarez, quien invitó a los asistentes a participar de los diferentes programas, movimientos y ministerios de las parroquias de la Arquidiócesis y a visitar la Ermita de la Caridad, donde además, próximamente, se desarrollará el programa Hermanos en Caridad, fruto de los Encuentros Eclesiales Cuba-Diáspora, para acoger a cubanos recién llegados que participaban activamente en la Iglesia de la Isla.

“Muchas parroquias y la Immaculata tienen historia de acoger a los inmigrantes cubanos. Aquí estamos abiertos para brindarles refugio y un lugar de paz y, como decía el P. Álvarez, es un lugar donde uno se siente que está en casa”, dijo el P. Manny Álvarez, párroco de Immaculate Conception, en Hialeah.

Ésta es la primera charla de este tipo; se está explorando la posibilidad de realizar otra en el otoño, nuevamente en Hialeah, y también con otros grupos migratorios como los venezolanos, en la parroquia Our Lady of Guadalupe, en El Doral.

Para obtener más información:



 

Latest News

Feature News

School News

Columns

Homilies

Statements